Categoría Cómo expresar emociones a través de la escritura

1
3 consejos para escribir sobre la depresión
2
Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte 3
3
Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte II
4
Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte I

3 consejos para escribir sobre la depresión

Últimamente he estado pensando que debería dar una explicación por mis ausencias. Estaba dándole larga al asunto porque el motivo me avergüenza y, debido a esto, intentaba convencerme de que no estaba obligada a hacerlo. ¿Cuántas personas abandonan sus blogs y se olvidan por completo de sus lectores, sin siquiera decir adiós? La gran mayoría, y yo no hago eso. Yo sencillamente desaparezco por unas semanas o meses. Encima, hablar por hablar me haría más mal que bien. Sería aburrido.

Cambié de opinión cuando entré a Google Analytics para revisar los términos que usaba la gente para llegar a mi blog y encontré esto:

Cómo expresar la depresión en una novela

Cómo expresar la depresión en una novela… La Fuerza debe de existir.

Me dije: «Bueno, a la mierda. Si puedo convertir esto en una entrada sobre cómo escribir sobre la depresión, sirve. Así mato dos pájaros de un tiro». Me pareció hasta razonable, dada mi experiencia. Las enfermedades mentales y los desórdenes cognitivos son a mi familia lo que un eslogan es para una empresa: es parte de nuestra identidad. Piensa en una enfermedad o trastorno mental y te aseguro que alguien en mi familia lo tiene: depresión, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar, esquizofrenia, alzheimer, etc.

En mi caso particular, sufro de episodios depresivos desde la adolescencia. El primero ocurrió a los trece años y en este momento estoy atravesando otro, menos grave. Ese es mi currículo. Quiero hablar un poco sobre lo que sé y lo que he experimentado con la esperanza de que a alguien le sirva para escribir sobre la depresión sin caer en estereotipos no fundamentados.

Me gustaría empezar por un concepto básico:

Leer más

Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte 3

En las primeras dos entradas, exploramos las diversas formas en que se manifiestan las emociones y además explicamos cómo evitar quedarnos cortos o crear un melodrama digno de una telenovela. Hay algo más de lo que debemos cuidarnos: los clichés. Pero espera, ¿se puede caer en clichés cuando escribimos una escena emocional? Definición de cliché según la RAE:

Cliché

Lugar común, idea o expresión demasiado repetida o formularia”

Un cliché puede ser cualquier cosa. En lo que a escenas emotivas respecta, pueden presentarse a través de situaciones que ya hemos visto una y otra vez, como el protagonista que ve a su familia morir a manos de una horda de orcos y jura venganza. A un nivel menos perceptible, los clichés pueden ser también frases prefabricadas como “sonrió de oreja a oreja” y “derramó una lágrima solitaria”. Para ser honesta, no creo que estas frases sean malas de por sí; es solo que las hemos leído (y oído) tantas veces que son casi invisibles. No destacan.
Leer más

Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte II

En la entrada anterior, exploramos las diferentes formas en las que se manifiestan las emociones. Y ahora que sabes que dispones de un auténtico arsenal, puedes caer en el error de usarlo todo. Y ahora que sabes que puedes cometer esa imprudencia, puede que te veas tentado a limitarte cuando no es necesario.

El segundo problema consiste justamente en cómo alcanzar el equilibro emotivo en una escena. Si se describe muy poco, la escena nos queda corta y el lector mostrará la misma reacción que una roca muy impresionable. Por otro lado, si mezclamos demasiados efectos y los exageramos, la escena nos queda melodramática y al lector le dará un dolor de cabeza de tanto poner los ojos en blanco.

Así que en esta entrada evaluaremos cómo alcanzar un equilibro. Para ello, debemos estudiar dos cosas: la progresión y la intensidad.
Leer más

Cómo expresar emociones a través de la escritura (sin caer en clichés) parte I

¿Cuál es el propósito de una novela? ¿Entretener? ¿Enriquecer? ¿Mostrar la habilidad del autor? Puede que una novela tenga todos esos objetivos al mismo tiempo, pero ¿por qué lee una persona? Para tener una experiencia gratificante a nivel emocional. Si haces una lista rápida de los libros que te han causado la mayor impresión a lo largo de tu vida, lo más probable es que tengan una sola cosa en común: te hicieron sentir emoción, sea angustia, alegría, dolor, o todas las anteriores.

Leer es una experiencia altamente emocional. No leemos libros solo porque queremos conocer una nueva historia, sino porque queremos sentir esa historia: queremos conectar con los personajes a un nivel íntimo y acompañarlos en su travesía Por más bueno que sea el argumento, no se sentirá verdadero si en el camino el autor no se toma la molestia de expresar sentimientos acordes a la situación. Libros de esta índole nos dejan con cara de:meh

Mientras que aquellos que nos mueven el suelo, que nos hacen reír, llorar, aferrarnos a las páginas con los dedos temblorosos y tensos a la vez, que nos dejan hechos un desastre con la última línea, con esos ponemos cara de:

Admitámoslo: somos masoquistas. Nos encanta que un libro nos destroce. Nos encanta llegar a esa última página y sentirnos como si hubiéramos perdido a un buen amigo. Leer es como una droga, pero más cara.
Leer más

Copyright © 2016 Ana Katzen.