Categoría Aprender a escribir

1
Error de escritor #13: vuelta de tuerca mal construida
2
5 dudas sobre la escritura que me plantean cada rato
3
Cómo escribir ficción interactiva
4
Cómo crear una buena dinámica entre personajes II
5
Cómo crear una buena dinámica entre personajes I

Error de escritor #13: vuelta de tuerca mal construida

Seguimos con la serie Errores de escritores (que tenía un poco abandonada porque me había olvidado por completo de ella). En estos días me dio por sacar mis libros favoritos de la estantería para evaluar los elementos que compartían. Me di cuenta de que la mayor parte de ellos están ambientados en mundos ficticios extraños con reglas extrañas. A pesar de esto, sus argumentos son sólidos, lógicos, e invariablemente incorporan al menos una vuelta de tuerca que me dejó boquiabierta la primera lectura.

¿Que qué es una vuelta de tuerca? Es un giro argumental, lo que se conoce como plot twist en inglés: el argumento da un cambio radical y toma una dirección inesperada, que, sin embargo, se apega a las reglas preestablecidas por la novela y por lo tanto resulta lógico en retrospectiva.

La mayoría de los autores emplean estos cambios cerca del final de la novela, antes de la resolución, pero no es inaudito que estén hacia la mitad y que haya más de uno. También hay obras que dan un giro tremendo y acaban poco después con un final abierto. Un ejemplo sería la película El planeta de los simios de 1968. Si no la has visto, sáltate el video y ve a ver la película original. En verdad tiene un final espectacular.

La vuelta de tuerca es una herramienta poderosa porque, bien usada, obliga al lector a revaluar el argumento desde el inicio hasta ese momento culminante, le da un nuevo significado a la lectura, juega con las emociones. ¿A quién no le gustaría dejar al lector boquiabierto? La cuestión es que no es tan fácil lograr este efecto. Por cada buena vuelta de tuerca que he tenido el placer de leer, he sufrido cien mal construidas, metidas con calzador, usadas como truco de magia barato. Así que, por el bien de mis futuros escritos y mis próximas lecturas, comparto con ustedes esta entrada sobre cómo evitar una mala vuelta de tuerca.

Leer más

5 dudas sobre la escritura que me plantean cada rato

Una de las cosas que no me esperaba cuando empecé a bloguear fue la autoridad que me confiere el puesto. La cuestión es desconcertante, pues a pesar de que en este blog he recopilado unos cuantos consejos de escritura, son más bien cuestiones que he descubierto y que me han parecido útiles, por lo que quise compartirlas. No soy ninguna experta. Por el contrario, apenas soy una aprendiz.

A pesar de esto, cada vez me llegan más dudas sobre este mundo. Ni idea del por qué. Es decir, soy una persona que emigró de Venezuela huyendo del régimen autoritario de Hugo Chávez y se asentó en los Estados Unidos, solo para que unos años después resultara electo Donald Trump. ¿No es evidente que tengo muy mal juicio, o al menos, muy mala suerte? Si yo fuera tú, no me preguntaría NADA.

Pero en fin, me preguntan de todos modos. Así que aquí te dejo las respuestas a las dudas que más me plantean.

1. ¿Cómo escribo una novela?

Pues enciendes tu computadora y tecleas. O abres tu libreta y escribes.  En serio, así se escribe una novela.

Podría darte una charla motivacional de película deportiva u ofrecerte una cátedra sobre las distintas técnicas que podrían darte un mejor entendimiento sobre lo que constituye crear una obra de ficción. El rollo es que te estaría mintiendo. Y si se me ocurriera cobrarte, te estaría estafando. Verás, lo que hay en este blog no son verdades absolutas ni técnicas que los maestros literarios han pasado de generación en generación. Son solo los resultados de muchas lecturas, observaciones y experimentos propios, pues la escritura en sí es un proceso experimental. Son las técnicas que he usado y que me han dado resultado a .

Leer más

Cómo escribir ficción interactiva

¿Alguna vez has pensado que sería interesante dejar que el propio lector elija el rumbo que tomará la historia? La idea tiene, cuando menos, más de cinco décadas de edad. No obstante, no fue sino hasta los años sesenta y setenta que cobraron viabilidad comercial en la forma de librojuegos. Con el advenimiento de las computadoras, se hizo posible crear historias de este tipo, o «ficción interactiva», en formato digital.

Si te apetece adentrarte en este fascinante mundo, conviene que comencemos por lo básico. Leer más

Cómo crear una buena dinámica entre personajes II

En la entrada pasada, hablamos de la importancia de crear una buena dinámica entre los personajes, pues les da mayor profundidad y verosimilitud. Las personas no somos islas, y los personajes no deberían serlo tampoco. Al menos, no en la mayoría de los casos.

Llegamos a la conclusión de que para crear una buena dinámica, conviene ponerse manos a la obra y trabajar los siguientes puntos:

  1. Definir el tipo de relación
  2. Escribi un primer encuentro alucinante
  3. Desarrollar la dinámica

La primera cuestión ya la vimos en la primera entrada. Si te la perdiste o no te acuerdas bien, te recomiendo que la leas, pues ese punto es fundamental.

¿Listo? Pues sigamos.

Leer más

Cómo crear una buena dinámica entre personajes I

Una de las labores más complicadas a la hora de escribir una novela es crear buenos personajes. Cuanto más crucial el personaje, más complicado es desarrollarlo: conviene que tenga una personalidad definida, una historia, se exprese de cierta manera, ostente su propio mundo interno y más. Sin embargo, uno de los aspectos que muchas veces no se explota a cabalidad es la dinámica entre los personajes.

Cierto, nos aseguramos de que la relación entre cada quién quede bien establecida: esta chica es la novia del protagonista, este es su mejor amigo, este tipo le cae mal… pero raras veces trabajamos la dinámica en sí.

¿Que qué es la dinámica? Es la forma en la que los personajes interactúan con otros, trabajando a favor o en contra de los demás dependiendo de la personalidad, los intereses y los conflictos de cada uno. Puedes crear personajes sin que tengan una buena dinámica, pero te estás perdiendo la oportunidad de aportarles mayor verosimilitud y profundidad. La dinámica es uno de los factores que elevan a un personaje de «bueno» a «inolvidable».

¿Te has dado cuenta de que hay personajes que, por uno u otro motivo, son geniales juntos? No es que se lleven bien todo el tiempo o que se necesiten mutuamente, sino que la mutua compañía le permite al lector explorar facetas que no saldrían a la luz de otro modo.

buena dinámica shrek y burro

Shrek y Burro, dos personajes con una muy buena dinámica.

 

No es lo que suele ocurrir en la fantasía juvenil, género en el que es bastante común encontrar dúos compuestos por chicos que cumplen una función muy puntual en el grupo: el valiente e impulsivo, la analítica y taimada, etc. En estas circunstancias, es casi necesario que el autor los ponga juntos a cada rato, pues al lector le resulta evidente que ambos carecen de las cualidades que el otro posee, que están incompletos. Son casi como siameses: no los puedes separar.

En cambio, hay grupos formados por personajes que no se complementan en el sentido estricto de la palabra. Son sólidos por derecho propio. Son independientes el uno del otro. Podrían incluso funcionar solos, sin la compañía del otro, y aun así serían buenos personajes en cualquier novela. Pero las facetas que aparecen cuando están juntos los hacen grandiosos.

La mejor forma de comprender el concepto es con un ejemplo: Lee Everett y Clementine, de The Walking Dead.

(Noooo, Anaaaa, no más videojuegooos).

Al principio del juego The Walking Dead, Lee está en la parte de atrás de un auto de policía, esposado. Un oficial lo escolta a la cárcel. ¿El cargo? Asesinato. Sin previo aviso, una persona se atraviesa en la autopista y el oficial hace una maniobra que vuelca el vehículo. Cuando Lee despierta después de tal sacudida y ve que el oficial de policía está tirado en el suelo con las extremidades rotas, lo primero que hace es llamarlo y preguntarle si está bien.

Con estos sucesos, sabemos que Lee cometió asesinato, pero sabemos también que es capaz de demostrar empatía y preocupación por el bienestar de los demás. El jugador intuye que no es un asesino a sangre fría, sino una persona normal que hizo algo estúpido.

Como personaje en un juego de zombis como The Walking Dead, Lee hubiera resultado formidable: educado, amable, templado, pero capaz de hacer lo necesario para sobrevivir. No obstante, esa no era la única faceta que el escritor del juego quería mostrar. Así que tras el accidente, Lee es perseguido por una horda de zombis y logra refugiarse en una casa, donde conoce a Clementine.

Pongo la escena en cuestión. Advertencia, sangre y pedacitos de cerebro de zombi por todos lados. Oh, y no pude poner la escena en español. La traducción es horrible):

Leer más

Copyright © 2016 Ana Katzen.