Categoría Cómo escribir peleas

1
Cómo escribir peleas (in)creíbles: hachas
2
Cómo escribir peleas (in)creíbles 3: cuchillos y espadas
3
Cómo escribir peleas (in)creíbles 2: combate mano a mano
4
Cómo escribir peleas (in)creíbles 1: lo básico

Cómo escribir peleas (in)creíbles: hachas

Seguimos con la serie Cómo escribir peleas (in)creíbles. Dada la gran variedad de armas, le pedí a mis seguidores de Twitter que me ayudaran a elegir cuál explorar en esta entrada. Para mi sorpresa, la gente quería hachas. Muchas hachas. En retrospectiva, no debí haberme sorprendido porque este es un blog de fantasía y seguramente ustedes quieren armar a los orcos de una vez para que vayan por ahí arrasando aldeas. ¿Ven cómo los conozco?

A lo que vamos: las hachas son armas tan eficaces que en ciertos periodos de la historia eran incluso más comunes que las espadas. A pesar de la fascinación que tenemos los escritores de fantasía por ellas, las subutilizamos en la mayoría de los casos. Por ejemplo, creamos a un grupo de forajidos cuyo líder es un hombre de espaldas anchísimas que porta un hacha llamada Cortamiembros, porque es que las hachas son muy pesadas y sólo los gigantes pueden llevar una. Todos ignoran el hacha común que usa el grupo para cortar leña… y que casi cualquiera podría levantar. Esto se debe a que los escritores olvidamos que las hachas, como los cuchillos, son herramientas.

Hachas: lo básico

Las hachas son de diseño muy sencillo: una cabeza afilada asegurada a un mango. Antes de que las usáramos para cortar miembros extremidades, las empleábamos para cortar huesos y carne de las presas que cazábamos y madera para alimentar el fuego. No pongo en duda que nos pusimos a pelear con ellas poco después de inventarlas (a lo mejor hasta tres horas después), pero este es su uso primordial.

El poder del corte no proviene del peso de la herramienta en sí. Incluso las hachas de guerra oscilaban entre el medio y los tres kilogramos de peso, lo cual es el mismo rango que las espadas y demuestra que no eran tan pesadas como se cree. La razón por la que un hachazo bien dado es tan poderoso es porque la mayor parte de la masa del arma está concentrada en la cabeza metálica, provocando que al descender el golpe imprima más fuerza. Física simple. Por eso no es buena idea talar árboles con espadas: porque la masa se concentra en la empuñadura.

Leer más

Cómo escribir peleas (in)creíbles 3: cuchillos y espadas

Seguimos con la serie Cómo escribir peleas in(creíbles). Hoy, por fin, hablaremos del arma predilecta del escritor de fantasía: la espada. Su presencia en casi todos los periodos de la historia corrobora su eficacia y versatilidad como arma; a diferencia de un arma de fuego, se requieren meses e incluso años de práctica diaria para aprender a manejarla con habilidad; en las manos adecuadas, sus movimientos son poderosos, gráciles y veloces.

Oh, y es una obra de arte. Tiene una belleza que captura la mirada.

Sé que estás muy entusiasmado por aprender a escribir peleas de espadas y te prometo que te daré un montón de información útil para tu novela de fantasía en la segunda mitad de esta entrada. Sí, digo segunda mitad, porque primero vamos a estudiar al predecesor de la espada: el cuchillo.

Peleas con cuchillos

Sospecho que muchos escritores de fantasía reniegan del cuchillo como arma por su origen como herramienta. Es precisamente esto lo que lo hace excepcional: es un implemento con multitud de usos, por lo que todo el mundo tiene uno; además, como es tan pequeño, es fácil ocultarlo y puede usarse en espacios reducidos.

En cambio, una espada de calidad aceptable es costosa y su tamaño hace difícil, por no decir imposible, maniobrar en espacio cerrado. Es algo que a los escritores se les hace difícil visualizar. Escriben sobre aldeanos pobres de quince años que tienen espadas sin aclarar cómo se hicieron con ellas, o narran peleas con espadas largas en una habitación de ocho metros cuadrados.
Leer más

Cómo escribir peleas (in)creíbles 2: combate mano a mano

Esta es la segunda entrada de la serie Cómo escribir peleas in(creíbles). En la primera entrega discutimos los aspectos básicos de una pelea: objetivos y movimientos. Ahora podemos explorar las sutilezas de la lucha en sí, empezando por el combate mano a mano: nada de armas. Solo un enfrentamiento cuerpo a cuerpo.

Puede que este término evoque la imagen de un monje haciendo movimientos repetitivos al atardecer o, por el contrario, la de dos borrachos peleándose en un bar. Ambas son correctas. El cuerpo humano es un arma versátil y el combate mano a mano es la forma más primitiva de lucha, por lo que puede ser basto y brutal o elegante y honorable.

Hablaremos primero de esta increíble versatilidad antes de sumergirnos en el mundo de las peleas sucias. Al final, discutiremos sobre artes marciales y cómo basarnos en este conocimiento para crear un sistema de lucha en una novela de fantasía.

Empecemos:
Leer más

Cómo escribir peleas (in)creíbles 1: lo básico

La ventaja de vivir en un país desarrollado de la era moderna es que ya no tenemos que ir armados hasta los dientes para defendernos de los bandidos cada vez que nos trasladamos de una ciudad a otra. ¿El problema? Escribir peleas es casi ineludible para cualquier autor de fantasía. ¿Cómo narrar una si no sabes cómo pelear?

Entiéndase, claro, que digo «problema» en sentido figurado. No cambio mi era moderna con seguridad personal e internet y porno gratis por vivir en ninguna otra época del pasado. Dicho esto, reiteraré que no saber cómo pelear es una desventaja para cualquiera, incluido el autor de fantasía, que termina escribiendo escenas de acción como la siguiente:

Cersén lanzó una tajo. Viendo su oportunidad, Sam se agachó para evitarlo y guió su espada hacia arriba con todas sus fuerzas. La hoja se hundió hasta el hueso en la axila de Cersén y este gruñó de dolor. Retrocedió con la mirada encendida y cargó contra Sam.

Este es un fragmento de una novela cuyo autor me pidió que evaluara hace tiempo. Lo cambié un poco, pero el error original sigue estando allí y salta a la vista si sabes una cosa o dos sobre la mecánica del cuerpo. Permíteme darte algo de contexto: ambos oponentes están usando espadas largas y ninguno tiene armadura ni cota de malla. ¿Sabes lo que está mal con este fragmento? Si no es así, mira esta imagen:

Cómo escribir peleas creíbles

Hay una arteria importante justo en la axila y no hay nada que la proteja. Sin atención médica o presión en el área, el sujeto pierde la consciencia en menos de tres minutos y muere poco después. Solo como hipótesis, asumamos que la arteria axilar no recibe ningún daño. ¿Se limitaría Cersén a lanzar un gruñido con un corte hasta el hueso? Es una herida que le provocaría tanto dolor que, incluso sin la posibilidad de desangrarse, lo tiraría al suelo.

Escribir peleas es una cosa. Escribir peleas increíbles y creíbles a la vez es harina de otro costal. Además de dominio del idioma y de las técnicas de narración, requiere conocimiento del mecanismo de la lucha y el funcionamiento del cuerpo humano y las armas. Para esto no hay mejor maestro que practicar un arte marcial, pero esto no siempre es una opción.

Por eso decidí empezar una nueva serie en el blog para ayudarte a escribir este tipo de escenas. La serie será larga porque trataremos no solo los aspectos de la escritura, como la estructura de una escena de acción y el ritmo que conviene mantener durante la misma, sino también los tecnicismos de la pelea en sí. Esta entrada en particular trata sobre lo más básico: el objetivo de una pelea, dónde golpear para herir y cómo reacciona la gente cuando la lastimas. Así tendrás una base para que tus personajes se muevan como combatientes de verdad y no como niños jugando a las espadas.

Bueno, comencemos:

Leer más

Copyright © 2016 Ana Katzen.