¿Cómo describir a una guerrera?

En el género fantástico, la mayoría de los protagonistas son atractivos, sean hombres o mujeres. No obstante, he notado que cuando entramos en el territorio de los guerreros, los hombres tienden a ser representados con un físico realista, mientras que un montón de mujeres son más bien modelos las veinticuatro horas del día, siete días a la semana.

Un ejemplo. Cuando trabajaba en la librería, esta era la portada de la edición rústica de Throne of Glass (Trono de cristal).

throne of glass portada

Si me quejara de algo, sería de algunos aspectos técnicos: ¿por qué dos espadas, en lugar de una y un broquel? O, ¿por qué lleva el cabello suelto? Pero, en realidad, no hay nada en su físico que me parezca fuera de lugar, y su indumentaria es más bien la interpretación de un ilustrador, por lo que vale. Se ve badass. Se ve lista para el combate.

Poco después, nos llegó la edición en tapa dura con la cubierta original:

throneofglass_026_2

Y aquí sí tengo mil motivos para quejarme. El peinado y el maquillaje me hacen pensar que se dirige a una fiesta, tal vez para infiltrarse y matar un objetivo. Si ese es el caso, ¿por qué demonios lleva un cuchillo en el bícep, a la vista de tutirimundaci? ¿Está en una misión, después de todo? Entonces, ¿por qué el maquillaje? ¿Es para ya estar maquillada para el funeral si la matan? ¿Por qué tiene el brazo flexionado? ¿Está a punto de dar un puñetazo? Y ahora que veo su puño, el derecho se ve justo debajo del izquierdo. ¿Se está atando el cinturón o está en guardia? Porque si está en guardia, su postura es horrible y en nada la va a ayudar. Parece más preocupada por deslumbrar al lector que por mantener buena postura.

A esto me refiero. En el género fantástico, las guerreras no solo son hermosas, sino que deben estar hermosas y presentables todo el tiempo, incluso en el fragor de la batalla.

—Pero Ana, yo quiero que mi guerrera use tacones y de machetazos con una mano mientras que con la otra se maquilla.

Y bueno, tienes todo el derecho de hacerlo. Pero yo como lectora y geek de las peleas, veo este tipo de cosas y me da un tic nervioso. Soy una persona práctica. Así que si estás abierto a la idea de ser un poco más realista, continúa leyendo.

Reitero: no es extraño que una guerrera sea hermosa. Hay miles de ejemplos de mujeres que actualmente se ganan la vida luchando y tienen la cara de ángel. La siguiente es una foto de Kristen Griest, una de las primeras mujeres en graduarse del Army Ranger School. Me parece que es bonita.

captain-kristen-griest-foto

Para los que no estén familiarizados con los Rangers, son soldados con una alta aptitud física y mental. Para ser un Ranger, debes sobrevivir a 61 días de un entrenamiento diseñado para volverte loco y dejarte medio muerto.

Debes ser capaz de hacer un mínimo de 49 lagartijas perfectas en menos de 2 minutos, 59 sentadillas en menos de 2 minutos, 6 dominadas (pull-ups) y correr cinco millas en menos de cuarenta minutos. Y eso es solo para calificar como candidato. Si te aceptan, pasarás los siguientes dos meses sorteando obstáculos, aprendiendo a hacer emboscadas, luchando en cercanía con el enemigo, cargando una mochila de treinta kilogramos de peso por horas, escalando montañas, etc.

Todo esto solo con dos comidas al día y menos de cinco horas de sueño diario. Te lo digo, si no te mueres, te vuelves loco.

Pues Kristen Griest superó el programa. Ya viste su fotografía más arriba. ¿Cómo se veía durante el entrenamiento? Pues así:

kristen-griest-describir-mujer-guerrera

Si tuvieras que escribir una escena como esta, ¿cómo describirías a la mujer de la imagen? Son exactamente las mismas características faciales, la misma mujer bonita que viste más arriba. Sin embargo, ¿no sería mejor hacer énfasis en aspectos que demuestran la fortaleza de su carácter, como la determinación en sus ojos, el sudor en su cabeza, los músculos del cuello en tensión mientras carga a su compañero herido?

Me parece que aquí sería un desperdicio hacer alusión a su belleza porque no es necesaria. Griest no está en el ejército para ir a las misiones con maquillaje, el cabello planchado y la manicura hecha, no vaya ser que haya cámaras y capturen una imagen de ella tal como es. Patrañas. En su línea de trabajo, se hace lo que sea más práctico, no lo que se vea mejor. Ella actúa en consecuencia.

Bueno, vale, los militares a veces se ponen maquillaje antes de una misión.

describir a mujer guerrera kristen greist 2

Mira la sonrisa de esa mujer. Se nota que le enorgullece su trabajo aunque a veces implique estar sucia y empapada en sudor. Y pintada de verde.

Cómo describir a una guerrera

Ya con Griest queda claro que una mujer puede tener las facciones bonitas sin que esté preocupada por su apariencia a cada rato y tomando medidas para verse impecable incluso cuando es poco práctico. No obstante, ¿cómo es el físico de una guerrera? Porque es evidente que la chica de la portada de Throne of Glass, es una modelo, no una luchadora.

La cuestión del físico es complicada, pues depende de muchos factores: genética, dieta, tipo de entrenamiento, longitud del entrenamiento, entre otras cosas. He notado una gran variación en el físico de las mujeres que se dedican a la lucha, ya sea en el ring o en el ejército. A pesar de ello, hay algunos puntos en los que casi todas coinciden.

Es obvio que las que se dedican a luchar tienen más músculo y menos grasa que la mujer promedio, mas no suelen tener la musculatura de una mujer como Lydia Valentín, quien sigue un régimen estricto enfocado en la fuerza y la flexibilidad porque necesita levantar pesos astronómicos. En cambio, una guerrera pasará más tiempo repitiendo ejercicios y ensayando estrategias que le serán útiles en combate, no levantando pesas. Si bien he conocido a varias luchadoras con los señores hombros y brazos de Lydia, no he visto a ninguna que tenga esas piernas. No necesitan tanta fuerza ahí.

En otras palabras, una guerrera suele tener un cuerpo firme, mas no tan musculado como las pesistas. Si tuviera que escoger a una mujer todoterreno, eligiría a Jessie Graff, una doble de acción de Hollywood especialista en tae kwon do y kung fu. Participó en el torneo de obstáculos American Ninja Warrior 2016 y fue la primera mujer en superar la primera fase. No es nada fácil. Los obstáculos están diseñados para poner a prueba todas las áreas del cuerpo.

La razón por la que elijo a Jessie es porque es una atleta con un cuerpo equilibrado, lo cual demuestra que no hay que tener doscientos kilos en músculo para lograr hazañas asombrosas. El dominio que tiene esa mujer sobre su cuerpo es increíble. Sus movimientos reflejan la confianza que tiene en sí misma.

Entonces, ¿cómo describir el físico de una guerrera? La mayoría de las luchadoras modernas son equilibradas porque combinan disciplinas y ejercicios. Es difícil saber cómo luciría una guerrera medieval que se dedicara exclusivamente a la esgrima, aunque imagino que no sería desproporcionada porque tal cosa no sería práctica en combate. Primero, piensa en la actividad que realiza. Si es practicante de un arte marcial que haga mucho uso de las piernas, pues tendrá unas piernas desarrolladas. Si lucha con un hacha y un escudo, necesitará fuerza en los hombros, la espalda y los brazos. Lo mismo con una arquera. Lo que considero importante es no caer en el fetichismo y los clichés, y limitarse a escribir sobre sus «largas y bien torneadas piernas». Sí, es una guerrera. Todo su cuerpo es duro. Salvo los pechos, porque están hechos de tejido adiposo.

Pero ya que hablamos de tetas, la mayoría tiende a tenerlas más bien pequeñas porque, recuerda, las guerreras suelen tener un porcentaje de grasa corporal bajo en comparación con la mujer promedio. Dicho esto, sí he conocido a mujeres que entrenan duro y siguen teniendo los senos grandes.

¿Sabes que otras cosas son duras en una guerrera? Las manos y los pies. Verás, cuando una zona recibe mucha fricción, la piel se engrosa y forma callos. Si tu guerrera se la pasa lanzando puñetazos, tendrá señores callos en los nudillos. Si empuña un arma, se le formarán en la palma. Incluso los huesos de la mano podrían ser más anchos que los de la mujer promedio, pues la guerrera tiene que entrenar las técnicas que conoce a diario. Dar golpes te destroza las manos y ni la crema las arregla. Por eso no me creo esas escenas en la que el protagonista toma «la suave mano» de su novia cuando esta es una guerrera. Créeme, en algún lado de esa mano tiene que haber callos.

Oh, y las uñas han de ser cortas. Es horrible dar puñetazos cuando tienes las uñas largas. Ni lo intentes.

Otra cuestión a tener en cuenta son las cicatrices. No soy ninguna experta, pero con el tiempo he descubierto que el ochenta por ciento de los golpes caen en los brazos, sea combate cuerpo a cuerpo o armado. Añadir algunas cicatrices ahí no estaría de más, sobre todo si la guerrera es experimentada. Alguna cicatriz o marca en la cara también podría ser apropiada. No es raro que a una boxeadora le rompan la ceja o la nariz.

Cómo separar facetas

Creo que el principal problema no es que las guerreras de la novela fantástica sean hermosas, sino que no hay una separación entre el placer y el trabajo. Me creo que una luchadora se maquille para ir a una cita o para reunirse con sus amigos, o para probar un nuevo pintalabios porque le da la gana. Lo que no me creo es que, después de una ardua lucha, siga maquillada, peinada, con las manos suavecitas y las uñas simétricas.

Así que separa las facetas de tu guerrera. Ten en consideración la escena que estés escribiendo. Si se trata de una fiesta, pues qué bien, que la mujer se ponga lo que quiera y hazla tan encantadora como te parezca; el objetivo de una fiesta es relajarse y divertirse. Pero si ella está cargando a su compañero herido a la espalda, este es un pésimo momento para mencionar sus senos turgentes y sus bien torneadas piernas. El soldado que carga probablemente esté pensando en cuánto tiempo le queda antes de desangrarse.

13 comentarios

Deja un comentario
  • Muy interesante y muy útil.

    Creo que este asunto de las mujeres que ni se despeinan cuando luchan va en la misma línea de las que se despiertan con el pelo y los ojos impecables, en general los personajes femeninos siempre se tienen que ver estupendos.

    Además del propio físico, está también el problema habitual de la armadura, que suele estar diseñada para enseñar chicha más que para proteger. Me viene a la cabeza Red Sonja, que no sé cómo sobrevive luchando en pelotas (aunque esto vale también para Conan, supongo).

    Excelente artículo. ¡Saludos!

  • Me caso con este post.

    Siempre hay un momento y un lugar para todo. Tu guerrera puede ser preciosa o un adefesio, pero en combate no debería estar estupenda. Debería estar sudorosa, sucia y de todo menos preocupada de su aspecto. Cuando se lave y se quite la armadura, ya veremos cuán grácil y perfecta es. Pero, en combate, que sepa pelear y tenga el aspecto de alguien que lo hace.

    • Lo siento, este post está en una relación exclusiva con mi blog :(

      Fuera de broma: ese es el asunto. Hay un momento y lugar para todo. Por desgracia, muchas veces se nos olvida.

  • ¡Cuánta verdad! Es cierto que muchos lo pensamos, pero así, tan ordenadito todo ¡mucho mejor!
    Ratifico lo del comentarista que ha dicho lo de Conan, también están los héroes que después de recibir una paliza, dieciséis balas, caerse desde el sexto piso, le quedan ganas de levantarse, renqueando un poquito, eso sí, para abrazar a la poco despeinada heroína.
    En cuanto a las armaduras que enseñan chicha, recuerdo una peli porno… er… quería decir, que me contó un amigo…

  • Artículo útil para el escritor aunque en el tema de portadas será lo que el editor con mejor o PEOR juicio pida al diseñador gráfico/artista. Ahí el escritor ni pincha ni corta.

    Pero en cuanto descripciones sí que está atinado el artículo, sólo añadir unas cosillas. Me ha resultado raro que no incidas en el detalle de que la ranger está rapada (sí que dices que no va a tener el pelo planchado y tal), digo esto porque un corte de pelo y vestimenta apropiados para el combate pueden hacer difusa la discernir al personaje como mujer, podría ser un hombre joven. Creo que eso puede ser interesante y no lo digo para usarlo en plan Mulan necesariamente.

    Por otro lado, en la Historia real, tenemos a los espartanos que eran hombres guerreros y se preocupaban mucho de su estética entre enfrentamientos, haciéndose trenzas y creo que incluso cuidando la higiene de las uñas… cosas que podríamos ver como femeninas. Detalles curiosos.

    ¡Un saludo!

  • Aquí un truco que aprendí leyendo las novelas de WARHAMMER 40K, mezclar la descripción con el estilo de batalla. Dicen que se sabe mucho de la personalidad de una mujer viendo como aniquila a sus enemigos.
    Ejemplo:
    Anita optaba por el hacha a dos manos, era común verla en el campo de batalla con el escudo cubriendo su amplia espalda mientras utilizaba las dos manos para romper los escudos de sus enemigos, las tropas en la lejanía se estremecian cuando escuchaban su grave voz gritar. -¡Craneos para el trono de huesos!

  • Iba a escribir mi opinión sobre la primera cubierta de “Throne of Glass” pero, sinceramente, no siento que lo pueda hacer mejor que el que escribió esto:

    “This is our super-special badass heroine, Celaena, shown here in the full glory of one of the trendy types of YA fantasy/dystopian/etc. covers. Look, I’ll fully admit I’m a traditionalist who prefers an actual illustration of some type for covers, especially in fantasy, which should be rich ground for it. But this kind of cover, and this cover in particular, manage to be both boring and offensive.

    “Is she super white? Of course. Does she have a unique hair color? Naturally. Is it hair that’s probably impractical for her but looks cool? Would you expect otherwise? Is there any meaningful background? Pfft, we just need photoshop filters everywhere.

    “And she’s wearing an outfit that’s more designed to look cool and kind of punk than to reflect the setting or events of the book at all. A huge belt with an ornate buckle, a tank top possibly made of ribbons, a necklace which will surely catch on things. Her armor is minimal and clearly decorative- the gauntlets are carefully decorated, her shoulder pads seem to be tacked on, and basically everything else is completely exposed. Showing she’s “hot” is way more important than demonstrating she’s competent. Ah, the glorious tradition of women in fantasy.

    “Continuing on that vein, and what actually bothers me the most, is the fact that she simply looks like a supermodel. She’s incredibly thin. Not lean, thin. She doesn’t seem to have any real muscular definition. Her arms are just little tubes inside her sleeves. Ab muscles? Nah. Thighs with a smaller space between them due to a large amount of muscle? Heaven forbid. She’s not fit, she’s someone’s waif fantasy. The pose is hopelessly generic as well. If she wasn’t carrying swords, she could be on a runway. I mean no offense to models, but that doesn’t scream “assassin.”

    “Speaking of swords…

    *sword she’s holding in her right hand*

    “Yeah, that’s basically an ebony sword from Skyrim.

    You’re not even trying, Bloomsbury. You’re not even trying.”

    De: https://thatcharacterdies.wordpress.com/2015/04/05/lets-read-throne-of-glass/

  • El problema no es que la tipa este “buena”, sino, que este maquillada y de pelo plancheado mientras derrota aun orco y sú centenar de esbirro. Buen Post Ana, como siempre un placer.

    Al leer post me pregunto, ¿Una guerrera puede tener una dentadura perfecta? No solo lo digo por las trompadas que uno se da en los combates, también la ingenie dental es muy latosa, fíjate que es muy difícil encontrar dentífrico en medio del bosque golbin. XD.

    PD. Describir la mecánica de las tetas de una guerrera es todo un arte que pocos escritores dominan.

  • Lo que rige para una mujer en la pelea es lo mismo que rige para el hombre; la diferencia está en el cuerpo más pequeño y más débil.

    Por fortuna cuando hice Taekwondo tenía una profesora, ella tenía unos muy bonitos cuatro dan, son los niveles dentro del cinturón negro (un total de 9) unas rallas amarillas muy bonitas. Sus movimientos eran correctos, como es de esperarse de alguien que se ha pasado dos décadas en el deporte, no tenía músculos voluminosos pero era fuerte; sobre la guinda, era una mujer de unos cuarenta años normal, tenía arrugas, sudaba, las plantas de sus pies estaban tan sucios como los de sus alumnos y el pelo liso y bien cuidado estaba recogido en una cola de caballo.

  • Cuántas veces me habré encontrado con la imposible doncella multiuso… Gracias por esta entrada, es muy clara y encara un problema muy real. Ojalá todos los directores de Hollywood se pasaran por tu blog en algún momento de sus carreras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.