Error de escritor #11: muertes innecesarias

Seguimos con la serie Errores de escritores. En la entrada de hoy, me gustaría concentrarme en uno de los sucesos que puede sacudir hasta al lector más estoico: la muerte de un personaje. Huelga decir que la fuerza del suceso afecta al lector solo cuando la escena está bien escrita. Huelga decirlo, pero unos cuantos autores han formado la costumbre de escribir muertes innecesarias.

Quizás el término pueda parecer extraño, pues la vida real presenta numerosos ejemplos de gente que no tiene por qué morir: niños que desarrollan cáncer de pulmón, estudiantes que protestan pacíficamente y alguien abre fuego contra ellos, familias privadas de comida.

Todo esto ocurre en la vida real y lo aceptamos sin mayores miramientos. Sin embargo, no hacemos las mismas concesiones con la ficción porque de ella esperamos una estructura que le de sentido a la obra de un modo que la muerte no le da sentido a la vida. En la vida real, aceptamos que un hombre pobre gane la lotería. Nos cuesta asimilar los mismos sucesos fortuitos si ocurren en las páginas de un libro, sobre todo si es al final a modo de deus ex machina.

Aclarado esto, ¿cómo determinar si una muerte es innecesaria? Por lo general, cuando:

  1. El personaje está ahí solo para morir.
  2. El personaje muere para forzar al protagonista a seguir adelante, sobre todo si la víctima no ha hecho gran cosa por la trama.
  3. El personaje era importante, pero el autor no sabía qué hacer con su arco argumental y lo mató.
  4. El autor intenta darle sentido a una muerte que no lo tiene.
  5. La muerte solo está ahí para sacudir al lector.
  6. La muerte se pudo haber evitado fácilmente, ya sea por parte del autor o por los personajes.

Aquí te dejo dos casos que suelen desembocar en muertes innecesarias. Para facilitar las cosas, te daré también un ejemplo por caso y los sacaré the The Maze Runner. ¿Por qué? Porque tiene tantas muertes innecesarias que es imposible no usarlo. Como siempre, el texto de los spoilers estará en blanco, así que tendrás que seleccionarlo para leerlo.

El indefenso

El indefenso es un personaje que el autor coloca en una situación peligrosa para luego hacer creer al lector que está jugando con la posibilidad de dejarlo vivir. Suele ser un niño o un animal, lo cual justifica su indefensión.

No hay nada negativo con tener a un personaje indefenso. Clementine, de The Walking Dead, está tan bien construida como el protagonista, Lee, y gracias a las interacciones de ambos descubrimos un montón del mundo interno de estos dos. Gran parte de la tensión se deriva de los intentos de Lee de mantenerla a salvo y preservar la poca inocencia que pueda tener un niño una pandemia zombi. Clem está indefensa, sí, pero aporta a la historia.

muertes innecesarias lee y clementine

Lee y Clementine, de The Walking Dead

El problema es cuando el autor intenta crear a un personaje de este tipo solo para ganar la simpatía del autor y luego aplastar sus sentimientos. En otras palabras, el indefenso está ahí solo para morir. Contribuye al argumento, mas no a la historia como tal.

Un ejemplo de esto sería |Chuck de The Maze Runner. Se veía a leguas que el autor lo había puesto ahí para ganar la simpatía del protagonista y el lector, pues incluso su actitud era como la de un niño. Aportó algo hacia el final de la obra, pero como era de esperar, tuvo una muerte innecesaria: cuando alguien le lanzó un cuchillo al protagonista, Thomas, Chuck se puso en medio para salvarlo (quien esté leyendo Cómo escribir peleas (in)creíbles sabrá lo improbable que es eso).

Su muerte fue una escena que se ha repetido hasta el hartazgo: una herida letal, pero que deja suficiente tiempo para darle una charla motivacional al protagonista antes de morir en sus brazos. De este modo, su muerte le da al protagonista renovados deseos de seguir adelante y ser libre… lo cual es innecesario. Después de los horrores del laberinto, nadie necesitaría que lo espoleasen. El autor intentó darle significado a una muerte que no lo tenía.|

Ahora, veamos un ejemplo de un escritor que lo hizo bien. No ocultaré los spoilers porque es un juego exclusivo de Playstation: si tienes Playstation, ya te lo jugaste. Si no lo tienes, ya has oído del juego. Y si no has oído del juego, pues probablemente no juegues y no lo vayas a hacer.

Para que no te quejes, acá te dejo la intro entera de The Last of Us:

En The Last of Us, un juego de survival-horror, el jugador comienza el juego controlando a Sarah, la hija de Joel (en un juego de horror, hay una cosa que no quieres ver ni ser: niños). Por los primeros diez minutos, los desarrolladores nos permiten ver a través de Sarah.

¿Por qué la muerte de Sarah estuvo bien ejecutada, mientras que la del ejemplo anterior no?

  1. No fue súbita. A los diez minutos hay un accidente de auto y Sarah se rompe la pierna, con lo que el jugador ahora debe controlar a Joel. Esto sirve de doble prefiguración: Sarah ya no puede correr, lo cual disminuye considerablemente sus posibilidades de sobrevivir; ahora el jugador controla a Joel, lo cual implica que Sarah ya no es inmune a la muerte.
  2.  No tiene sentido. Sarah era una niña como cualquier otra que no tenía por qué morir y, a pesar de esto, murió desangrada en brazos de su padre. Ella no tuvo tiempo de despedirse ni de mucho menos decirle algo que lo instara a seguir adelante. Joel solo quería mantenerla a salvo y no pudo lograrlo. Fue una verdadera muerte prematura, sin despedidas ni tiempo de sanar, lo cual es adecuado para The Last of Us.
  3. No es intangible. Mientras que en el caso anterior los personajes se olvidaron de Chuck casi al instante, Joel no puede olvidar la muerte de su hija. No es algo que los desarrolladores repitan hasta el hartazgo, sino que el jugador intuye al ver sus reacciones cuando se encuentra con Ellie, una chica de doce años, tiempo después. El fantasma de Sarah todavía lo acosa.

El subdesarrollado

Este caso es más difícil de identificar que el anterior, pues este personaje suele tener algo de peso. Y ese es, justamente, el problema. A medida que la historia crece, también lo hace el número de personajes. En algunas ocasiones, el autor se ve obligado a mantener  a todo un elenco de actores con impacto variable en la historia. ¿Qué hace cuando un personaje ya no es útil o cuando no tiene sentido mantenerlo?

Lo mata.

Matarlo le evita el problema de tener que seguir desarrollándolo, le da la oportunidad de cerrar definitivamente el arco del personaje. Es una salida rápida que resulta muy cómoda para el autor, mas no tanto para el lector, a quien tal vez le gustaba el personaje y anticipaba un desarrollo más detallado.

Un ejemplo de esto es |Teresa de The Maze Runner. Ella es crucial para el argumento. Sin embargo, en el segundo libro aparece otro personaje de peso que se involucra con el protagonista y Teresa se ve desplazada, para ser completamente reemplazada en el tercer tomo.

Al ser el personaje muy difícil de justificar, el autor decidió matarla de una forma que traza un paralelo con la de Chuck: Teresa aparta a Thomas cuando un trozo del techo está a punto de caerles encima y es aplastada por el peso. Solo su brazo y su cara se salvan, lo cual de algún modo le deja la suficiente funcionalidad para decirle lo mucho que lo siente y que lo único que le importaba era él|.

¿Qué piensas de las muertes innecesarias?

Estos son los dos casos de muertes innecesarias que se me ocurrieron, pero seguro que hay más. ¿Cuál es la que más te fastidia? ¿Añadirías una más?

20 comentarios

Deja un comentario
  • Muy buena entrada!

    La verdad es que El Corredor del Laberinto es un muy buen ejemplo para retratar fallos de autor (y eso que no me disgustó demasiado xD) La peor muerte que puede cometer un autor siempre me ha parecido el de matar a un personaje que le empieza a cojear en lugar de solucionarlo o darle otra funciona narrativa después de verse desplazado.

    En mi novela van a morir muchos personajes (es lo que tiene las guerras) e intento que todas las muertes no sean tan cutres como las dos mencionadas. Eso de los discursos justo antes de morir siempre me han parecido muy ridículo: “Oh, tiene una espada atravesada en el pecho. Esperad, que va a soltar un discurso de tres páginas y media antes de caer al suelo y morir”

    Nos leemos!

    • Es que no tiene nada de malo que muera mucha gente. Lo malo es cuando el personaje muere solo para añadir drama, no como consecuencia de algún peligro real o de sus propias acciones. Y como dices, eso de dar una charla motivacional con una flecha atravesada en el pecho es ridículo.

      ¡Gracias por comentar!

  • De innecesarias, no caigo ahora mismo peeeeero: Me recuerda muchísimo a las novelas ficción científica de los años 80 de ediciones Bruguera. Me los leía de adolescente, y ahora he vuelto a caer el la tentación. Tienen cosas muy loables, pero también muchos defectos por estar escritas en plan industrial, y me suena este apunte de las muertes.
    Por otro lado, y como contraejemplo, una muerte necesaria y muy bien traída. O muy bien traídas: «Rebecca» de 1940.

    • Lo triste es que no he leído/visto ninguna de las obras que mencionas, así que no puedo opinar. Pero sí es cierto que esto de matar personajes porque sí no es una moda reciente, aunque en los últimos tiempos se ha agravado. Puede que sea la influencia de series como Juego de tronos y The Walking Dead, con la marcada diferencia de que en estas series la gente muere siguiendo la lógica de los mundos creados por los autores.

  • Detesto las muertes sin sentido. En las series de TV es la forma preferida que usan cuando un actor deja el elenco principal. Si no mataran a los personajes, tal vez esos mismos actores podrían hacer cameos más adelante o incluso volver como regulares algún tiempo después.

    Hubo una serie de anime que me traumó con un par de muertes super innecesarias. Se llama “Toward the Terra” (地球へ). No digo más para no dar spoilers.

    ¿Por qué tenías que poner un Walkthrough de un videojuego? ¿Por quéééééé…? (duré más de una hora perdida en Youtube).

    Un abrazo.

    • No he visto ese anime, aunque sí reconozco que, con el auge de Juego de tronos, los guionistas se han dado cuenta de que las muertes venden muchísimo más de lo que pensaron al principio. Lo que no tuvieron en cuenta es que la primera muerte importante de la serie tiene sentido. Lo que muchos están haciendo es matar porque sí.

      Un abrazo 😀

    • Hay dos versiones de Terra e… La primera es una película de los años ochenta, la segunda es una serie del 2008, ambas basadas en un manga bastante viejo y con notables diferencias entre sí. El anime reciente tiene cierto estatus de culto. El motor de la historia es un largo viaje por el espacio motivado por ese tema universal que es el eterno retorno: como el nombre lo anuncia, los protagonistas, que son de una raza excluida surgida luego de un largo proceso de evolución y de experimentos genéticos, buscan volver a la Tierra. La idea me gusta mucho y tiene temas interesantes (ejemplo, los hombres han dejado de reproducirse por medios naturales, así que los excluidos eventualmente se plantean intentar esa cosa rara de las flores y las abejas; en fin, la idea de volver a ser seres humanos, de regresar al origen de lo que somos) pero creo que el resultado final del anime es algo mediocre. Supongo que no termino de tragarme eso de ver tipos con superpoderes volando por el espacio y peleando contra naves. Cuando empezaron a morir los personajes yo ya había perdido todo el interés.

      Por eso prefiero space operas como Legend of the Galactic Heroes. Todos los personajes pueden morir en cualquier momento y por lo general su desaparición es significativa. El autor, Yoshiki Tanaka, ha escrito otras novelas y ha conseguido que le animen varias series. Una de ellas es Tytania, otra de sus space operas. Malísima. Precisamente porque prácticamente el eje de la historia y la motivación del protagonista es la muerte de una tipa que a leguas se notaba que solo estaba ahí para morir.

  • ¡Gracias, gracias, GRACIAS! Ya era hora de que alguien lo dijera, esta costumbre se está volviendo molesta. Odio las muertes innecesarias, en especial cuando me fascina la historia o el personaje en cuestión, me arruina por completo la historia (bueno, depende de la relevancia del personaje pero tú me entiendes).

    Una que tengo muy presente es del tercer tomo de Crónicas del mago negro de Trudy Canavan, (SPOILER) Akkarin, lo adoraba, pasé de tenerle grima en los primeros dos libros a amarlo con todo mi potencial fangirl. Y entonces llega la autora y ¡pum!, lo mata…. En. La. Última. Oración. Del. Último. Capítulo. De. Toda. La. Maldita. Serie. A parte de que no aportó absolutamente nada a la historia (leí el epílogo con cara de “really?”), la muerte fue producto de algo que ni siquiera se sabía que podía ocurrir (un pequeño vacío en su concepción de la magia), provocado por ese mismo personaje y sin conocer sus motivos. Es curioso porque el 99% de todo el fanfiction que hay de esos libros tiene por argumento ¿Qué hubiera pasado si X no muere? xD

    Otro caso (y grave) es del manga Terraformars, ya perdí la cuenta de cuántos personajes han muerto, mínimo 20, sin mentir. Hasta cierto punto es comprensible porque es una guerra contra cucarachas superdesarrolladas con fuerza sobrehumana (sí… es en serio) pero de ahí a que la historia no avance una milésima cada 5 muertes pues… Tenemos problemas. Más adelante tratan de meter lástima y hacer que el lector simpatice con los personajes que están matando, pero es un poco difícil tener empatía con un personaje que si acaso ha aparecido en los últimos 2 capítulos. La verdad, no sé cómo resistí tanto leyendo eso.

    • …Wait, ¿una muerte innecesaria en el epílogo? ¿En el último capítulo del último libro de la serie?

      Sé de la serie Terraformars. Apenas he visto un par de capítulos, pero dejé de hacerlo porque mi hermanos se quejó justamente de lo que dices: demasiadas muertes y nada que avanza la trama.

    • No en el epílogo, sino justo antes, pero el efecto es casi el mismo. Según leí, la autora la incluyó porque estaba cansada de leer muertes que enternecieran al lector (o algo así) y que según ella la muerte no debería tener esa clase de sentimientos. Ciertamente logró dejar a todos en estado de shock, pero no deja de ser innecesario.

  • ¡Muy acertado tu artículo, Ana!

    Las muertes innecesarias son muy molestas. Casi prefiero que un personaje sea regular y no esté muy bien desarrollado, a que muera porque sí de pronto o de mala forma. Hay que ser muy meticuloso con ese tema. Y sobre todo con cómo va a morir alguien, porque la típica muerte de discurso ya cansa, nadie se la cree. El ejemplo de The Last of Us es muy bueno, demuestra lo bien que funciona esa muerte porque solo transcurren 10 minutos de juego y, sin embargo, ya te trastoca para toda la experiencia.

    En la saga de George R. R. Martin, Canción de Hielo y Fuego, las muertes son algo muy habitual, pero nunca deja de sorprenderme lo bien que es capaz de introducirlas el autor. Se hacen naturales, todas tienen su peso y repercusión, es sinceramente increíble. Uno de los mejores ejemplos literarios sobre los que fijarse y aprender.

    ¡Un saludo! :)

    • Te comento que una de las personas que compartió esta entrada en Facebook se quejaba de que las muertes de Martin eran innecesarias. Yo opino justo lo contrario: que están bien ejecutadas. Tienen sentido dentro de la obra. Raro sería que nadie muriera.

      ¡Saludos!

  • En Canción de Hielo y Fuego, las tramas abiertas son tantas que no creo ninguna muerte puede hacer que pierda interés el conjunto. Además, me parece que las muertes aquí potencian la idea de que hay fuerzas por encima de los hombres, donde está la verdadera lucha.

    En cuanto a las muertes que dejan un ratito para discurso de despedida, se me ocurre darle la vuelta. Imaginaos que uno de los personajes, súbitamente y sin explicación aparente, suelta un discurso de este tipo. Empezaríamos a sospechar que algo muy malo está a punto de pasarle (y los personajes que lo escuchen, también). Puede ser un buen experimento, una forma de generar intriga.

    Otro clásico, además de los discursos de despedida, es el del malo que revela todo su plan cuando tiene a su merced al bueno, y esto le da la oportunidad al bueno de rehacerse y vencer. Creo que son más propios de las películas, en literatura no se necesita tanto el discurso o la revelación de planes, a fin de cuentas hay muchos otros recursos aparte del diálogo con los que informar al lector de los planes, pensamientos y sentimientos de los personajes. Puede que si una novela cae en esos clichés sea por influencia del audiovisual.

  • Excelente artículo! Me hace recordar el infame final de la saga de Geralt De Rivia. Toda la historia se había desarrollado de una manera excelente que tenía una expectativa gigante de como iba a terminar. Al final resulta que *SPOILERS* toda la pandilla de Geralt (exceptuando a Jaskier que, quizá sospechaba lo que iba a suceder, prefirió no unirse al encuentro final) mueren. Pero es que caen como moscas. Uno por uno. Parecía que habían perdido la motivación de vivir y todos y cada uno murieron y creo que después esa última batalla nadie les vuelve a mencionar. Vaya manera de matar la trama de golpe.

  • Una cosa que me molesta mas que las muertes de los personajes es cuando el autor los resucita o hace creer que estaban muertos cuando en realidad siguen vivos. Hay sagas en las que esto se hace mucho, y lo que se consigue es que la muerte de los personajes no impacte, ya que sabes que en unas cuantas páginas o en el siguiente libro van a volver a aparecer…

  • Muy buena entrada y muy cierta. Agregaría que hay que tener presente cómo le afecta a otros personajes la muerte de alguien, no sólo al narrador. Muchas veces vemos al protagonista llorando y pataleando, pero nadie más parece haberse involucrado emocionalmente con el difunto, a pesar de que tal vez compartieran la misma cantidad de tiempo. Un verdadero derroche.

    Algo que hice para mis novelas y que es algo que a día de hoy todavía me alegro de tenerlo como recurso, es introducir la reencarnación. Todos saben que existe y nadie lo duda, por lo que la muerte de alguien está resignificada. Duele igual, porque la separación está, pero ya no ocupa lugar la ambigüedad de qué pasará con su alma, dejando espacio al sufrimiento de “¿realmente esto era TODO lo que tenía que hacer en esta vida? ¿ya no tenía más lugar entre nosotros?”. Los personajes incluso pueden encontrarse con esa persona en su siguiente encarnación y tener que vivir el proceso de separar quien fue con quien es para tener una historia nueva.

    ¡Me encanta!

    • Tienes toda la razón. Se supone que la muerte de uno de los miembros del grupo es un evento traumático para todos, no solo para el prota.

      Yo también uso el tema de la reencarnación, pero diría que duele igual. Cuando alguien muere, sus recuerdos son extraídos, de manera tal que no recuerda absolutamente nada en su próxima vida. Si bien la esencia de la persona será la misma, al ser sus circunstancias diferentes, no será la misma persona.

  • Muy buen artículo! Sólo tengo una duda. En mi novela el protagonista es un psicópata y se da cuenta al empezar a matar gente de pequeño. Aquí hay unas cuantas muertes de animales y personas que efectivamente, sólo estaban ahí para morir. De modo que, ¿son esas muertes innecesarias? y si lo son, ¿cómo puedo evitarlo?

    • Pues no necesariamente. Si el psicópata protagonista mata al azar, y que muera el carnicero o que muera la señora que espera el autobús no es relevante (porque el motivo de matar a uno o a otro no es importante) creo que no son muertes irrelevantes.

      Pero es posible que esas muertes no aporten nada a la trama, más allá de la escena de la muerte.

      Por ejemplo, Dexter es un psicópata. En la primera temporada (a mi entender, la mejor), el Asesino del Hielo es otro psicópata. Y las muertes que provoca uno y otro tienen sentido en su conjunto, pero no de forma individual.

      Las que causa Dexter es para mostrarnos su código, su modus operandi. Una vez este ha quedado establecido, las muertes causadas por él pierden importancia, y ya no se muestran con detalle. Si cada muerte que causara Dexter se mostrara con el mismo detalle que las primeras, serían irrelevantes (porque lo que se quiere establecer con ellas, ya se ha establecido). Otra cosa es cuando Dexter se sale de su modus operandi en un momento dado, pues esa muerte cobra relevancia.

      No sé si me he explicado con claridad…

  • Esta entrada me ha hecho pensar, cómo no, en ‘Canción de Hielo y Fuego’.

    Después de leer el último libro se me ocurrió pensar cómo sería la historia si muchos de los personajes que mueren jamás hubieran aparecido, y en muchos casos la historia no varía nada.

    Podrías eliminar todas las páginas de muchos de los personajes muertos y la saga seguiría ahí.

    Yo añadiría “muertes comerciales”. Igual que mucha gente lee distopías para ver quién se lía con quién, muchos compran CDHYF solo porque han visto en Facebook los memes de las muertes.

    Interesante entrada, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.