Cómo escribir peleas (in)creíbles: escudos y armaduras

Seguimos con la serie Cómo escribir peleas (in)creíbles. Hasta ahora hemos hablado exclusivamente de formas de hacer daño. Antes de adentrarnos en la magia y el combate contra seres mitológicos —elementos que rompen las leyes de la realidad—, considero apropiado hablar también de formas de defensa reales: escudos y armaduras. Ya sabes, cosas que te mantienen con vida.

Escudos

Si evalúas el equipo militar que solían usar los guerreros antiguos, te percatarás de que muchos de ellos usaban un arma a una mano, como una lanza corta o una espada, y un escudo. Te preguntarás: ¿por qué tan poca gente ocupaba ambas manos con dos armas, una técnica tan popular en los videojuegos? Bueno, cuando te enfrentas a alguien que porta una lanza y la arroja contra ti, tal vez seas lo bastante hábil para golpearla en pleno vuelo y sacarla de trayectoria. Pero si tienes a varios sujetos intentando agujerearte, no hay forma ni manera de que puedas defenderte solo con dos armas. Vas a terminar como Pinhead de Hellraiser. Solo que muerto.

pinhead hellraiser

Los escudos son excepcionales a la hora de mantener a un soldado vivo contra casi cualquier tipo de arma y golpe. Pueden parar y desviar espadas, flechas, lanzas y hachas. Si el personaje empuja en el momento justo, puede robarle el equilibro a su oponente y atacar. En fin, que es buena idea tener uno.

Los escudos vienen en diferentes formas y tamaños. En la antigüedad eran, en su mayoría, gigantescos y cubrían el cuerpo entero. El motivo de esto es que la armadura de le época no era tan buena como la que llegamos a fabricar siglos después. El escudo permitía al guerrero usar solo protección para brazos, piernas y pecho.

A medida que la armadura mejoraba, los escudos se iban reduciendo en tamaño y se iban diversificando. Los soldados ataviados con armadura de placa no se veían en la necesidad de portar uno. Así que lo siguiente es incorrecto a históricamente.

como escribir peleas armaduras y escudos

Ojo: incorrecto históricamente. Este videojuego es Darksouls. El personaje no es humano, por lo que tiene más fuerza y es capaz de moverse con cierta agilidad incluso con armadura y escudo. Esto es de agradecer, porque todo quiere matarte en ese juego.

Pero si tu personaje es un humano, olvídate de que va a poder hacer lo mismo. No tendrá la fuerza y la resistencia necesarias para llevar armadura y portar un escudo grande a la vez.

Más o menos durante la época en la que se comenzó a usar armadura de placa también se popularizó el uso de escudos muy pequeños, como el broquel. Su diminuto tamaño ofrecía nula defensa contra armas arrojadizas, pero era excelente para la esgrima, pues protegía la mano y permitía desviar el ataque enemigo.

como escribir peleas escudos broquel

Así que ten las siguientes cosas en mente:

  • Si tu personaje usa una espada a una mano, considera darle también un escudo, aunque sea pequeño como un broquel.
  • Si tu personaje tiene escudo, que sea proactivo al usarlo.
  • Si tu personaje no tiene armadura, tal vez podría servirse de un escudo más grande.

Y ya que hablamos de armaduras…

Armaduras

En series populares como Juegos de tronos, vemos a un elenco de personajes ataviados con toda clase de armaduras, desde cuero hasta placas de acero. En películas de acción los personajes a veces llevan chalecos antibalas.

Desafortunadamente, muchas de las representaciones que vemos en la ficción están basadas en falsedades. Por ejemplo, sabemos que no se hacían armaduras de cuero tachonado, muy populares en Hollywood, porque no proveen protección contra cortes. Las usan en las películas porque son baratas y se ven bien, nada más. Las armaduras de cuero históricas estaban hechas de cuero crudo, cuir bouilli (cuero hervido) o algún otro cuero muy duro.

También sabemos que las mujeres no llevaban bikinis de cota de malla, porque aunque no muchas usaron armaduras, sabemos que la función de cualquier armadura es proteger. Ir con esto a una batalla es muerte segura:

como escribir peleas mujeres con armadura

No hay mejor armadura que el campo de fuerza emitido por el útero.

Las mujeres pueden usar el mismo equipo que los hombres. Pero dado que la mayoría de los escritores no sabe mucho de armaduras, conviene repasar los tipos más populares en la historia, para que no crees algo absurdo con demasiados pinchos y zonas expuestas.

Armadura lamelar

Este es uno de los tipos más antiguos de armadura y fue muy popular entre una gran variedad de pueblos, desde los romanos hasta los japoneses. Para hacerla agarrabas placas pequeñas de materiales como cuero crudo, cuir bouilli, bronce o hierro y las enlazabas entre sí hasta obtener una pieza de armadura como la siguiente:

como escribir peleas armaduras

Algunos pueblos, como los romanos, hacían estas armaduras con metal. Otros, como los mongoles, no tenían acceso tan fácil a tal material, por lo que se decantaban con el cuero. Todo depende de la facilidad de acceso a la materia prima.

La ventaja de la armadura lamelar es que es relativamente fácil de fabricar y confiere protección contra cortes y punciones. Tampoco entorpece en gran medida los movimientos del usuario.

Puede que parezca difícil describir este tipo de armadura, pues no es tan común en la ficción como otros tipos. Sin embargo, basta con poner algo como «La armadura parecía estar hecha de escamas». El lector tendrá una imagen clara de la apariencia de la misma aunque nunca haya visto una de estas en un museo o una película.

Cota de malla

La cota de malla fue una de las armaduras más usadas en la antigüedad, al menos en el mundo occidental y parte del oriental. Los romanos ya tenían conocimiento de su fabricación y solían elaborar una túnica conocida como lorica hamata. Durante la Baja Edad Media, se solía usar solo la túnica. Luego se comenzaron a usar prendas como el almófar, que protege la cabeza, y las brafoneras para las piernas.

La gran ventaja de la cota de malla es que es imposible cortarla. Punzarla también suele resultar difícil, sobre todo cuando los anillos son pequeños y la punta del arma usada es más bien gruesa. Incluso en caso de que el arma logre reventar un anillo, los otros impedirán que la punta se adentre demasiado en el cuerpo. Si el usuario también lleva un gambesón (prenda acolchada que se solía llevar debajo de la armadura), a lo mejor la punta apenas podrá adentrarse unos milímetros en su carne, si es que la toca.

La cota de malla no es ligera, pero sí que resulta fácil moverse en ella por su flexibilidad y, a diferencia de otros tipos de armadura, apenas necesita mantenimiento porque la fricción entre los aros contribuye a que no se desarrolle óxido. Un poco de grasa o aceite de cuando en cuando y listo. Eso sí, si a tu personaje se le ocurre marchar bajo la lluvia en un territorio cercano al mar, no doy garantías de que la cota de malla no se vaya a oxidar.

Ahora las desventajas: su flexibilidad provee poca protección contra ataques contundentes. Este es el motivo por el que una vez se popularizó el uso de la cota de malla, se popularizó también el uso de armas como las hachas y los martillos en conjunto con un escudo. No fue ninguna coincidencia, fue una medida para ganar la eterna carrera entre defensa y ataque.

¿Te acuerdas de esa escena de El señor de los anillos en la que a Frodo lo lancean? ¿No? Ve al 3:26 de este video:

Frodo debió morir por hemorragia interna aunque llevaba una túnica de mithril debajo de la ropa (no recuerdo que el mithril tenga ninguna propiedad mágica). Imagina la fuerza que ese troll debió de imprimir al golpe con esa lanza improvisada. Pero no, el plot armor es el tipo más resistente de armadura.

Para proteger la cabeza y el cuerpo, muchos guerreros usaban también bacinetes o yelmos rígidos, y escudos voluminosos para defender el cuerpo.

Otra desventaja de la cota de malla es que toma un montón de tiempo fabricar aunque sea una túnica. Si en tu mundo ficticio los esclavos son abundantes, el tiempo se vería un tanto reducido porque con los esclavos no se tienen en cuenta derechos tan básicos como ir al baño, pero mínimo tomará dos meses elaborar algo útil.

Si tienes curiosidad, aquí te dejo un video sobre la elaboración de cota de malla ribeteada, que es el tipo que se empleaba en Europa. El herrero apenas hizo unos pocos anillos, que apenas cubrirían un hombro.

El tiempo de fabricación y el costo de la materia prima incrementaban el precio, razón por la cual los caballeros y hombres pudientes podían permitirse cotas de mejor calidad y cobertura, mientras que los de infantería tenían túnicas de mangas tres cuartos, con suerte. Ya más adelante mejoró la infraestructura y más gente pudo permitirse la cota de malla, pero eventualmente pasaría a ser una defensa secundaria, superada por la armadura de placa.

Armadura de placas

La armadura de placas de acero es uno de los elementos distintivos de la novela histórica medieval y la alta fantasía. No por nada existe la frase «caballero de la armadura brillante». Nuestra fascinación por este elemento ha dado pie a la creación de más mitos de los que puedo nombrar en esta entrada. Como una imagen vale más que mil palabras, acá te dejo un video que demuestra:

  • Lo que ocurre si intentas cortar a alguien con armadura de placa
  • Lo fácil que resulta moverse en ella
  • Las distintas técnicas en combate con armaduras de placa
  • Que dos caballeros luchando contra sí suenan como dos latas intentando aparearse (En serio. Compruébalo por ti mismo).

Como habrás visto, la armadura de placas permitía más movimiento del que vemos en la ficción, aunque no hay forma de negar que fuera pesada; solía pesar entre veinte y veinticinco kilos. Los que la usaban debían tener la suficiente movilidad para realizar maniobras complicadas, desde subir escaleras apoyadas contra un muro hasta incorporarse después de ser lanzados al suelo. La visión que tenemos del hombre de armas torpe es falsa.

La armadura de placas era casi invencible. No se podía cortar y, si el acero era de buena calidad, no se podía penetrar tampoco. A lo sumo el usuario quedaría como Pinhead de Hellraiser. Solo que vivo, porque las flechas y lanzas no lograría penetrar muy profundo. Encima, estas armaduras estaban diseñadas para que los golpes resbalaran sobre ellas.

Entonces, ¿cómo lograr que tu personaje mate a alguien ataviado de placa? Tienes varias opciones. Lo más importante es saber que, siempre que alguien usa una armadura, es mejor evitar los puntos fuertes. El metal usado en el yelmo y el peto es más bien grueso, por lo que no conviene atacar ahí a menos que se tenga un arma contundente. En cambio, es preferible explotar los huecos en la armadura: el visor, el cuello, las axilas, la parte de atrás de las piernas. Toda armadura tiene zonas expuestas.

También es posible tumbar al usuario y rematarlo desde arriba, aprovechando la ventaja de tal posición. No es coincidencia que muchas de las técnicas de combate mano a mano funcionen de maravilla contra alguien con arnés completo. Unos cuantos manuales de lucha medievales enumeran una serie de técnicas de agarre para inmovilizar y tumbar a alguien con armadura.

Por último, hay que recordar que aunque una persona esté ataviado con una armadura de excelentísima calidad, sigue siendo un tanto vulnerable a los golpes contundentes. Un martillazo a la cabeza o a un brazo podría romper los huesos incluso cuando la armadura quede intacta en comparación. Técnicas como el mordhau resultan útiles aquí.

En cuanto a la calidad, la fortaleza de la armadura depende del metal y de la forma en que se trabaje. Un noble pudiente podía permitirse arneses completos de acero templado, impenetrables incluso por ballestas. Caballeros menos adinerados y mercenarios tendrían que usar acero de menor calidad y grosor, que sí podía ser penetrado por una flecha disparada a unos veinte metros, según algunos documentos históricos y prueba que se han hecho.

Una vez la extracción de metal y la metalurgia avanzaron lo suficiente, incluso los lanceros de un ejército estaban equipados con corazas, por lo menos. La noción de que la armadura de placa era solo para los más ricos no es del todo cierta, pues no todos usaban arnés completo. Aun así, la armadura era costosa y esta es una de sus principales desventajas.

Otra desventaja es el mantenimiento. Mientra que la cota de malla prácticamente se mantiene sola, un arnés requiere de cuidado para evitar que se oxide. Requiere más mimo.

Así que, para resumir:

  • Si un personaje tiene una armadura de cualquier tipo, sus oponentes intentarán que los golpes caigan en las zonas desprotegidas.
  • Si un personaje es rico, podrá permitirse armadura de mejor calidad.
  • Si tu personaje es de clase media, podría permitirse una coraza.
  • Si es pobre, tendrá que robar la armadura.
  • Si vas a crear tu propia armadura, recuerda que la función básica de la misma debe ser proteger y mantener al usuario con vida.

¿Y la narrativa?

Si esta es la primera entrada que lees de esta serie, te habrás dado cuenta de que solo estoy dando datos técnicos sobre las armas; no he dicho nada sobre el arte de escribir peleas. Lo hago porque la documentación viene primero, la escritura va después. Tienes que saber sobre las armas que vas a usar para escribir peleas creíbles. Lo increíble se lo añade la narrativa, que estudiaremos más adelante. Si no quieres perderte nada, suscríbete al feed del blog. Mientras tanto, puedes repasar las otras entradas en la serie.

¿Preguntas? ¿Sugerencias? ¡Hablemos en los comentarios!

Anterior: Arcos y armas de fuego
Sigue: magia

11 comentarios

Deja un comentario
    • Me sorprende que ese mito se haya esparcido en primer lugar. Si alguien era tan lento y pesado que bastaba un empujoncito para tumbarlo, nadie usara armadura.

  • No sabes cuánto tiempo llevaba deseando encontrar este tipo de entradas, especialmente para los puntos débiles de las armaduras. Gracias, de verdad.
    A todo esto, ¿existen las armaduras aptas para viajes? En plan para soldados que tienen que acompañar a una persona reconocida hasta otro lado y deben ir protegidos. No sé si las armaduras serían demasiado pesadas como para que alguien aguante horas y horas con ellas.

    • La mayoría de las armaduras pesan menos de 20 kilos y están diseñadas de tal forma que distribuyan el peso de la manera más cómoda posible. Una persona en buena condición física podría aguantar eso y más. Por referencia, los marines del ejército estadounidense llevan unos 25 kilos de equipo encima para misiones de 3 días.

      En la antigüedad, no eran pocos los soldados que marchaban largas distancias con sus armaduras puestas. No era lo ideal, pero tampoco era inusual, sobre todo en territorio enemigo. Hay que tener en cuenta que aunque una persona tenga un arnés completo, no tiene que usar TODAS las piezas al mismo tiempo. Cuando necesita ir ligero (ya sea por el clima, la distancia, etc.) pero la seguridad del territorio es dudosa, podría elegir usar solo el peto y el yelmo con la visera abierta. También hay que recordar que hay piezas de armadura muy ligeras. Un peto de cuero no era excesivamente pesado.

    • Si me permitís inmiscuirme en la conversación, como ejemplo pondré el de los Caballeros Calatravos —Orden de Calatrava, fundada hacia mediados del siglo XII—. Uno de sus votos era portar armadura día y noche, es decir, dormían armados. El motivo era que eran guardianes fronterizos, y el hecho es que las armaduras, en aquella época de placas ya pero no demasiado elaboradas aún como las del siglo XV o XVI, permitían descansar con ellas puestas.

    • Encontré esta imagen que demuestra el porcentaje de peso que cargan (o cargaban) las personas según su peso corporal:

      peso de armadura

      Y en este video, un soldado estadounidense muestra el peso de cada elemento del equipo que lleva a las misiones. Da un total de 90 libras, o 40 kilos.

      https://www.youtube.com/watch?v=Yc5O6Y-Yeyw

      ¿Conclusión? El cuerpo humano aguanta una barbaridad de peso.

  • Enhorabuena por esta magnífica entrada. La parte de los escudos me ha recordado la Iliada y La Odisea. Hacen constante menciones a esas rodelas enormes hechas de láminas de bronce y cuero —fíjate, composites hace tres milenios—. Y lo mejor es la simbología asociada a la posición social del portador, a la victoria o derrota asociada al orden de penetración por armas, a la cobardía o valentía según su forma de portarlo durante de la batalla o, sobretodo, después de la batalla.
    PS.- Ya no podemos contar con mi compañero y sus habilidades escrotales. Ha hecho muy buenas migas con la médico de urgencias y ahora son inseparables. Me dijo, antes de declararse, que era la mujer que mejor había tratado a su bolsa…

  • Los soldados españoles llevan 45 kilos a espaldas (lo sé porque he estado ahí dando barrigazos) además de fusil, peco (es como llamamos al chaleco portaequipo), y lo que se tercie. Sé que parece una burrada 45 kilos para una marcha de pateo de “xx” kilómetros, pero de hecho existían armaduras con ese peso o un poco más. Depende. Lo de las zonas vulnerables cambia mucho con la armadura y el que la lleve, pero generalmente eso se ve cuando examinas al oponente… si tienes tiempo para ello y no cenas en el hades. Y es algo que mucha gente ignora. Todos creen que un tipo con coraza y casco es invulnerable, pero se pueden explotar varios puntos en favor de su atacante. Quiero decir, si veo que tiene una coraza, puedo tirar a los brazos, a la ingle, la axila buscando la braquial, o donde me parezca. Fintar, o amagar buscando la oportunidad, eso depende también del estilo. El 50% de la lucha es la planificación sobre el terreno y la condición de los que pugnan en cuanto a su respectivo conocimiento del combate y las armas.
    Otra zona vulnerable que uso mucho cuando escribo, por si sirve, es en las piernas. Entre las clases de armadura que portan algunos usuarios en mis historias, suelo destacar que las que tienen la coraza más fuerte pueden tener los quijotes y rodilleras más ligeros y por tanto ser más fáciles de atacar con una buena geometría del combate y algo de sentido común. Necesitas moverte, la armadura puede ser más ligera ahí así que tienes que proteger las piernas: ahí entraría el escudo perfectamente pero eso los del pueblo llano o ajenos a las órdenes guerreras o caballerescas no suelen saberlo. Son ignorantes, no son conscientes. Otra cosa es que sitúes en la escena al típico mostrenco de armadura pesada hasta las cejas y un hacha de batalla enormérrima. Es otro cantar. Ya podemos llamar a Thor o Gatsu de Berserk. Igualmente, también “ataco” mucho las manos y los codos por dentro (la llamada por mí flexura y sangradura) pero bueno, espero que mi aportación también os haga pensar en ciertos puntos. Porque, depende de la armadura así se mueve el dueño y se ven sus vulnerabilidades y fortalezas.
    Por ejemplo: yo uso para un pueblo determinado una especie de yelmo corintio y coraza, un protector integral de brazo que va del hombro derecho a los dedos de la mano, unas musleras por delante y unas ócreas y un empeine de metal sobre una sandalia de pateo. Esto va con una hoja corta de un filo y de compañera una lanza que puede ser corta, o de longitud reglamentaria. Al otro brazo, que irá libre, se embraza un escudo mediano o grande, y una placa levantada desde el ángulo del cuello, por si el arma enemiga resbala del borde del escudo. Y una falda de lino reforzado, que ofrece una moderada protección y permite movimientos fluidos. Esto se podría mejorar con algún pequeño escudo o rodela del tamaño de un puño colgando de un cinturón. Lo creé para un tipo de infantería pensada de una manera un tanto grecorromana, que recuerde a la edad antigua y dorada. En este caso el infante va protegido y relativamente puede maniobrar en el terreno cobijado por el escudo y las piezas sobre el cuerpo. Se ve más defensivo que ofensivo, pero las piernas por detrás son vulnerables, y seguramente deba comprometerse mucho en el ataque para recibir golpes sobre el metal o algunas heridas. Las hachas, picos o mazas pueden causarle problemas, o una flecha bien tirada. Contra lanzas y espadas, parece ir cubierto.
    Y hay cientos de combinaciones con un poquito de imaginación. Uno puede inventarse o transformar lo que ve con documentarse un poco. ¡Que alguien pruebe con una armadura transitoria!
    Termino con el tocho, y es para felicitarte, Ana. Mucha gente que haga sus pinitos podrá orientarse en el asunto gracias a lo que expones con tus letras. Voy a tratar de leerte más si acabo con tiempo, si es que el tiempo no acaba conmigo antes.

    Un saludo.

  • Me encanta tu blog, Ana. Se aprende mucho, y además me haces reír jajaja. Por cierto, no sabía que estuviera tan enfocado a la fantasía, me viene genial para mis novelas.

    Respecto a la entrada en cuestión, es un buen detalle lo de explicar la movilidad de las armaduras de placas con el vídeo experimental, es muy visual e instructivo. Me ha gustado ver que usan la técnica de la “media espada” (no sé cómo se dice en español, en inglés se encuentra información buscando por “half-sword” o “half swording”), o sea, lo de agarrar la espada por la hoja para maniobrar mejor. También he leído que en ocasiones la agarraban con ambas manos por la hoja, de modo que el pomo serviría como maza. Con esta técnica -y un poco de suerte- se podía hundir el casco del rival, y aunque no es tan manejable como el half-swording, sí que proporciona más alcance. No creo estar contándote nada que no sepas ya, pero por si acaso lo dejo aquí. Ojalá sirva para aportar mi granito de arena.

    Suerte con el blog, echaré un vistazo a entradas antiguas y seguiré pendiente de las nuevas.

    • Muchas gracias. La técnica que mencionas se conoce como mordhau en la esgrima germánica. No conozco un término específico para ella en español, por desgracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.