¿Es tu personaje masculino chocante?

¿Creías que me iba a quejar solo de las mujeres? ¡Claro que no! Hora de darle caña a las cosas que me chocan en un personaje masculino.

El harenoso

Algunos personajes son atractivos y encantadores, por lo que es natural que atraigan la atención del sexo opuesto. Además, si un personaje carece de belleza física pero tiene una buena personalidad, el lector no se sorprendería de que hubiera algunas chicas interesadas en él.

Ahora bien, cuando el tipo es feo, gordo, inepto, tímido, huraño, pobre (inserte lista interminable de calificativos negativos) y aun así tiene a una horda de mujeres que se lo quieren tirar, ya la cosa está rara.

Esta situación es similar a la de «sirena que se cree morsa», con un giro diferente. En el caso de las mujeres, se nos suele presentar la percepción de la heroína mediante una escena en la que se mira al espejo o se compara con otras. Ya sabemos que la imagen que alguien tenga de sí mismo no siempre concuerda con la que ven los demás; por ende, un personaje femenino que se considere «fea» podría ser justo lo contrario en ciertos contextos.

En el caso del personaje masculino, el autor nos suele ofrecer una descripción objetiva en lugar de subjetiva. Las mujeres tienden a mirarse al espejo y criticarse a sí mismas. Los personajes masculinos, no. Su apariencia suele venir en tercera persona, a veces en narrador omnisciente, lo cual hace aún más extraño que, de la nada, le comiencen a llover mujeres.

Es doblemente extraño que la horda esté compuesta por personajes femeninos que encajan en algún arquetipo sin presentar mayores variantes: la tímida, la agresiva, la maternal, la guerrera, entre otros. Se vuelve harto chocante cuando estos personajes se pelean por el tipo aunque hayan sido amigas antes de conocerlo. No, por favor.

También hay personajes masculinos cuyo atractivo los convierte en imanes de mujeres… de todas las mujeres. La autora de 50 sombras de Grey llegó a afirmar que Grey es tan guapo que solo sus familiares y las lesbianas no sienten atracción por él. Por Dios, qué chocante.

Si salgo con nueve amigas y dedicamos una noche exclusivamente a puntuar a los hombres que vemos por su apariencia física (no que lo hagamos; es una situación hipotética), habrá muchos casos en los que nuestras puntuaciones varíen de manera considerable. Algunas preferirán a los hombres morenos, otras a los rubios, otras con mucho músculo, otras con menos, etc. Sí, hay estándares de belleza, pero esto de la atracción es un tema complejo que la ciencia no termina de entender. No existe ningún individuo que pueda ser atractivo para todos los miembros del sexo opuesto (salvo los que sean homosexuales).

Ahora bien, si el personaje resulta irresistible por un hechizo, como Diarmuid, la cosa cambia. Ya estamos hablando de una influencia sobrenatural.

Si tu personaje masculino es atractivo y encantador, me creo que atraiga a muchas mujeres. También si no tan es guapo, pero tiene una personalidad radiante. Pero si es feo, gordo, inepto, tímido, huraño, pobre (inserte lista interminable de calificativos negativos) y aun así tiene a una horda de mujeres que se lo quieren tirar, es un harenoso.

makoto protagonista masculino chocante

¿Qué harén se pelearía por él?

No digo que haya que darle muerte a los harenes. Solo que hay muchas situaciones en las que no tiene sentido añadir uno.

El mal OP

En este grupo entran tanto hombres como mujeres, pero dado que el género fantástico está dominado por protagonistas masculinos, son ellos los más perjudicados. OP es un acrónimo que viene de la palabra inglesa overpowered y se usa para referirse a personajes cuyo poder es tan excesivo que excede con creces al de los demás e incluso rompe las reglas de la obra.

Cabe destacar que un personaje OP no es necesariamente un mal personaje, aunque el autor podría tener problemas presentándole los desafíos necesarios para que se desarrolle a medida que avanza el argumento. Si los obstáculos a lo largo del camino son tan fáciles que el personaje apenas tiene que dar un saltito para sortearlos, podría no haber tensión en el conflicto. Curiosamente, hay una obra en la que la facilidad que tiene el protagonista para vencer obstáculos resulta su mayor desafío. Saitama, del manga One Punch Man, es un hombre que de niño quería ser héroe y entrenó tan duro que ahora puede derrotar a todos sus enemigos de un solo puñetazo.

El resultado, claro, es que todo le resulta fácil y nuestro pobre héroe se muere de aburrimiento. Por ende, el conflicto en sí es interno. Podría decirse que Saitama es un buen personaje OP que encaja a la perfección con el universo de One Punch Man (¿Ves? Hasta el acrónimo del anime reza overpowered), sobre todo porque es un anime de comedia.

Por desgracia, otros autores no ponen tanto cuidado a la hora de conferir a sus personajes masculinos una miríada de poderes, desde fuerza extrema hasta velocidad supersónica. Lo hacen no porque encaje dentro del contexto de la narrativa, sino porque vuelcan sus propias fantasías sobre el protagonista. ¿Quién no ha querido ser el mejor hechicero del mundo, el mejor luchador y tener siempre una réplica inteligente lista para cada ocasión?

Como estos personajes lo tienen todo, lo que deben apostar para obtener lo que quieren tiene nulo valor. Sin apuestas altas no hay conflicto, sin conflicto no hay tensión. Con los personajes OP hay que tener mucho cuidado. De otro modo, podrías terminar con un Gary Stu.

El Edward Cullen

Pensaba titular esta entrada «El chico malo que es bueno pero que tiene un pasado traumático/motivos y por eso es malo», pero resulta que eso es muy largo, así que decidí usar el nombre del personaje que empezó la tendencia de glorificar a los abusadores: Edward Cullen.

El origen de todos nuestros males...

El origen de todos nuestros males…

No importa que Edward Cullen sea el peor novio de la historia y que abuse constantemente de Bella. Es aceptable que la agarre por el brazo y le impida marcharse, que la llame estúpida y la humille, que no respete su espacio personal y la observe mientras duerme, que la intimide y la secuestre. Total, lo hace porque la ama y Bella no sabe lo que es bueno para ella.

Y eso es lo que en verdad da náuseas: que a pesar de que este arquetipo de héroe masculino muestre todos los signos de ser un compañero abusivo, la lectora promedio no se lo recrimine porque la autora (casi siempre es mujer, lo cual lo hace aún peor) se deja la piel para que el personaje sea percibido bajo una imagen distinta a la que es: la de un chico perturbado que solo necesita amor para redimirse.

Mira, si tu personaje masculino es abusador, que sea abusador. No intentes cubrirlo con chispitas de colores, que es un insulto a la inteligencia. No me digas: «Es que tiene un pasado oscuro y hasta abusaron de él, pobrecito». Pues es natural asumir que tiene un pasado oscuro. El ser humano aprende comportamientos mediante la observación, así que es lógico pensar que el personaje observó o incluso vivió en carne propia alguna forma de abuso. Aprendió que puede controlar a otra persona mediante la manipulación emocional, la intimidación y el uso de la fuerza. No tengo los datos para afirmar que TODOS los abusadores fueron abusados, pero sí que la gran mayoría lo es.

¿Es posible que un abusador cambie y deje de serlo? Sí. Las estadísticas demuestran que no ocurre muy a menudo, pero es posible y eso es lo que nos interesa como escritores de ficción. Un escritor podría crear a un personaje masculino abusador que cambie. Para empezar, el personaje debe reconocer que lo que hace está mal y querer cambiar. Luego viene un largo proceso rehabilitación con psicólogos y grupos de ayuda que se encargan de reescribir los patrones cognitivos que llevaron a esa tendencia abusiva.

¿Edward mostró estos cambios en algún momento? No, y tampoco lo hacen clones como Christian Grey. Son abusadores glorificados, y es por esto por lo que son personajes masculinos chocantes.

¿Y a ti que te resulta chocante en un personaje masculino?

P.S.: esta entrada trata sobre cómo evitar un personaje masculino chocante y me baso en ejemplos ficticios, por lo que podría parecer que sugiero que solo los hombres pueden ser abusadores. Si bien las estadísticas comprueban que la mayoría de los abusadores lo son, las mujeres son muy capaces de infligir daño psicológico y físico devastador. Esto es algo que planeo discutir en una entrada futura, que dedicaré a la doble moral en la ficción.

P.S.S.: Esta entrada no pretende aconsejar a nadie sobre lo que hacer en una relación abusiva en la vida real.

27 comentarios

Deja un comentario
  • Me han encantado esas puñaladas necesarias a algunos personajes.

    Yo encuentro horrible otro arquetipo: el hombre-isla. Porque lleva una existencia solitaria en extremo. No tiene familia ni amigos ni siquiera aficiones. Come cualquier cosa y no tiene que ir al gimnasio (lo que no le impide ser todo un atleta y ser acosado por mujeres muy guapaa). Tampoco tiene que hacer la compra o lavarse la ropa.

    Son personajes que se dan mucho en la noveña negra. Viven para el trabajo y cuando llegan a su oscura y solitaria casa se toman una copa y se van a dormir.

    Con esa vida me acaban siendo tan humanos como el coche que conducen.

    • Vaya, llevas la razón. Es cierto que he visto ese arquetipo. Lo chocante en sí no es la soledad, sino el vacío. Un personaje así es muy difícil de llevar porque no tiene personalidad.

  • No sólo es incierto que todo el mundo vaya a sentirse atraído por un solo hombre, por hermoso que sea. Hay distintos tipos de atracción. Que te pareja hermosísimo no significa que te apetezca acostarte con él (y a veces pasa que si alguien es tan tan guapo, te da hasta respeto imaginar algo sexual).

    >Mira, si tu personaje masculino es abusador, que sea abusador. No intentes cubrirlo con chispitas de colores, que es un insulto a la inteligencia. No me digas: «Es que tiene un pasado oscuro y hasta abusaron de él, pobrecito». Pues es natural asumir que tiene un pasado oscuro.

    ^^^^^THIS

  • Hay un montón de personajes que me molestan también y que añadiría a la lista para mandarlos a todos al paredón. Uno que me viene ahora a la mente es el eterno sufrido… el que es fuerte, guapo, inteligente, pero solitario y eternamente dolido; que sin importar cuántas victorias tenga o cuán transformadora sea la situación a través de la que pasa (en la que siempre hay una mujer que terminan besando al final para luego regresar a su cueva)… ellos no se ven sanados y regresan a ser los mismos llaneros solitarios, vigilantes, justicieros que no son capaces de mostrar un lado sensible.
    Hay un sinfín de personajes con este patrón, se repite una y otra vez en la ficción: Constantine, batman, Logan (wolverine), y muchos más que la hacen de héroes eternos, tan fueres y tan dolidos al mismo tiempo. Nunca confían, nunca ceden, nunca salen de su círculo emocional. Esos me desesperan tanto como las chicas que vuelven una y otra vez con el Cullen que las abusó jejeje je

    Gracias por la entrada! Me encanta en blog 😀

    • ¡Es verdad! Y muchas veces esos personajes parecen ser muy misteriosos, pero cuando el lector los conoce como la palma de su mano, el misterio se pierde por completo.

      ¡Gracias por comentar!

  • Tengo que aplaudir, no puedo hacer otra cosa.

    El harén es una evolución del triangulo amoroso, una mala idea no se convierte en buena después de multiplicarla por tres.
    Es muy molesto cuando no explica la causa de un enamoramiento, especialmente si es relevante para la trama y para ello hay que tener “algo”, preferiblemente más allá de un buen aspecto. Conozco a chicas atractivas pero condenadas o bien a vivir sin amor o a relacionarse con hombres patético, debido a defectos de personalidad muy marcados, creo que lo mismo se aplica a los hombres.
    Me encanta que hayas puesto a Makoto, es un protagonista que encaja como un guante en lo de “protagonista anime random”, bueno, en realidad no, Makoto es un sociópata; el anime está plagado de personajes masculinos que no han hecho nada justificable para tener el amor de nadie pero que lo tiene. Una cosa es gustarle a una persona y al tener un cita ir a más, otra muy diferente es mojar las bragas de toda mujer en un radio de 3,7Km.
    El poder absoluto es interesante de explorar dentro de la psicología del personaje, pero en una obra donde la solución a un problema venga del simple poder la emoción se desperdicia. Yo doy puntos fuertes en las habilidades y puntos débiles, hago al ganador de una confrontación forzar una situación donde sean sus puntos fuertes los decisivos.
    Lo admito, no he leído Crepúsculo y no me fijé tanto en las películas, me parecieron una coñazo que deseché sin pena ni gloria. No obstante ahora que lo has dicho me he acordado de algunos detalles, como espiar a la novia mientras duerme, y yo que me avergüenzo de haber cotilleado en las redes sociales, se hace para dar una inmunidad moral a un personaje delante de su inmoralidad.

    • El harén sufre de los mismos problemas que el triángulo amoroso, aunque muchas veces es potenciado. En el triángulo amoroso tiende a haber dos arquetipos de héroe masculino: el bueno y el malo. En cambio, en los harenes hay todo un elenco de personajes estereotipados.

      Y pues, sí, no podía perder la oportunidad de poner a Makoto como ejemplo. Ese harén no tenía sentido por ningún lado.

      ¡Gracias por comentar!

  • Hay otro personaje que es el tío buenísimo con un pasado muy triste y dramático, y por eso se construye una coraza. No tiene problemas en follar con miles de mujeres, pero nunca se enamora. Hasta que aparece ELLA.

    Este personaje se repite constantemente en sagas como la de la Hermandad de la Daga Negra y los Cazadores Oscuros. Sí, me gusta el género romántico/paranormal. Es un vicio que tengo.

    Pd. Me encantó la entrada, y también la anterior. Eres una crack.

    • Comencé a leer el primer libro de la Hermandad de la daga negra y lo dejé a la mitad. En retrospectiva, creo que fue por el tipo de personaje que comentas. No me creo eso del personaje atormentado que no cree en el amor y se tira a todo el mundo. Bueno, también lo habré dejado porque el romance paranormal no es lo mío.

      ¡Gracias! Qué bueno que te haya gustado la entrada :)

  • Gran entrada, como todas. Me ha llamado especialmente la atención el “Harenoso” :D, porque me ha recordado a los mangas/animes en los que ocurre precisamente esto que comentas. Que un chaval que no tiene ni chicha ni limoná, sin carisma y poca cosa que ofrecer, tiene un corrillo de chicas que babean por él. Y no chicas normales y corrientes, si no mujeres exuberantes y hermosisisimas (como no). Ya ni siquiera los leo, me chirrian tanto que no puedo con ellos, y lo mismo me pasa con los libros que van por esa línea.
    Un beso muy grande. Noomi.

    • «Ni chicha ni limoná» Pffff jajajajaja.

      Creo que un harén podría quedar bien en algunas obras, pero hasta ahora no me he topado con ningún caso que funcione para mí. Diría que en la mayoría de los casos, se puede prescindir de este recurso.

      ¡Besos!

  • Mi problema con muchos de los que denuestan el harem por principio (no con esta entrada, lo aclaro) es que parecen partir de un ideal y no de un análisis objetivo del tropo. Me explico: el harem, al menos en el manga, el anime y medios asociados, es una fantasía, y es por esto que el motivo más recurrente es el del protagonista mediocre porque el público objetivo es ese, jóvenes mediocres, promedio, por lo general perdedores que quieren, por veintitrés minutos, ver cumplida una fantasía. Sobra decirlo, pero esto no es exclusivo del ecchi. La aventura, sobre todo la que está enmarcada en la demografía shounen (recordemos, shounen NO es un género), en los últimos años se ha visto infestada de esta clase de personajes, véase Sword Art Online.

    Claro que esto no es una defensa a priori del harem, sino un esfuerzo por ponerlo en un su debido contexto. Una obra cuyo protagonista no es más que un pretexto para el self insert es, casi por definición, un caso perdido. Por no ir más lejos, School Days me parece uno de los grandes crímenes de Japón y quien me conoce sabrá de mi odio por Kirito de SAO. Y si ponemos las cosas así, pareciera que no hay posibilidad de redención. Pero de vez en cuando aparecen obras como Monogatari con un protagonista muy digno, aunque a esta franquicia en particular le ayuda el hecho de que, entre otras cosas, se trata de una larga disección del género, a veces en tono de parodia, a veces en tono serio. No es por espoilear, pero la segunda temporada versa sobre la impotencia de Araragi por ser incapaz de ser un protagonista ejemplar. En el camino son las mujeres quienes tienen que hacer frente a sus propios conflictos o fallar en el intento, porque ellas mismas son imperfectas. En fin, no me extiendo porque si no me da un ataque de fanboyismo. Es decir, incluso tengo en mi colección una figura de la worst girl…

    Supongo que al final del día lo que nos molesta es que el 99% de esos protagonistas no se merecen su harem, con lo que se comprueba que los autores son mediocres en lo que respecta a la construcción de personajes.

    Nota aclaratoria. Insisto en escribir harem con eme porque soy muy weeb. Perdón.
    Posdata: también estoy disponible cuando se necesite una disección y una defensa oportuna del moe.

    • Poner a un protagonista soso y sin personalidad se hace para que el espectador se sienta identificado pues esos personajes no tienen ningún rasgo identificador que muchos espectadores no comparten, son personajes de los que no es posible decir nada porque no hay nada que decir, carecen totalmente de nada que sea resaltable.
      Concedido, el harén es una fantasía, no obstante el cine porno también lo es, la diferencia es que nadie le ha puesto trama a una película porno, al haber puesto una trama esta se vuelve criticable, el harén pasa a ser un elemento y por lo tanto si se utiliza mal se utiliza mal.

    • Han intentado ponerle trama a la porno… con pésimos resultados, claro. Creo que un harén podría tener sentido si el protagonista y los miembros del harén dan para eso. El problema es que muchas veces, no da.

    • Cuando comencé a jugar novelas visuales, me pregunté por qué muchos protagonistas no tenían rostro. Luego leí por ahí que era una técnica para que el lector insertara su propia cara, lo cual me parece un despropósito. Vamos, es pura flojera no dibujarle la cara al prota cuando este aparece en pantalla y dudo mucho que la técnica funcione. Luego está la técnica que mencionas, la del protagonista mediocre que, por alguna razón, está rodeado de mujeres que quieren tirárselo, y la cosa ya genera una incredulidad imposible de ignorar. El 99% de los harenes son completamente innecesarios porque el protagonista no da para eso.

  • Qué sana puñalada a Edward Cullen. GRACIAS.

    El problema con el personaje abusador no es el abuso en sí, el pasado traumático o el que se rehabiliten. El problema es que se rehabilitan PORQUE la chica los ama y nunca abandona. Eso sólo perpetúa las relaciones violentas de la vida real porque la víctima de la relación escucha una y otra vez (luego de la pertinente paliza física o psicológica) que el abusador/a realmente lo siente y nunca va a volver a hacerlo, que solo necesita amor, un abrazo y todos felices.

    Desde hace años tengo ganas de hacer un spitefic (como un fanfic pero sin ser fan) de 50 Sombras, donde la protagonista esté en terapia o bien en el otro mundo, tras darse cuenta por las malas de que los psicópatas como Grey realmente NO se rehabilitan ni detienen.

    Creo que lo acabaré haciendo.

    • Justamente ese es mi problema: que el tipo se rehabilita gracias al poder del amor. Tenemos esa idea de que el amor todo lo puede y las lectoras que adoran este arquetipo no se plantean que si una persona te ama, no te trata como lo hacen Cullen o Grey.

      Suerte con el spitefic 😀

  • Y al que le perdonan todo por el hecho de que está más buenote que pastel de chocolate con chocolate xD La mayoría de personajes son excesivamente guapos. Qué digo! Imposiblemente guapos. Menudo trabajo genético son xD Y pueden tener el carácter más tóxico, abusivo, e igual se le va a soportar todo porque está tan bueno que la cereza en el pastel sería que desarrollara la cura del Cancer .-.

    A los abusivos los detesto. Es personal. Bueno, en realidad considero que es puro sentido común pero bueno. Pero no es por ser abusivos, eh, sino por el ideal que generalmente la autora construye, justificando sus acciones, y peor aún, haciendo que la protagonista femenina en verdad crea que aguantarle todo es una muestra de amor. En la vida real este tipo de mujeres termina en el hospital, o muerta. Casi siempre salen bien del asunto, quedan atrás las humillaciones y abusos cometidos, ahora todo anda de rosas. ¿Trauma del pasado? Pff! Se burlan de las princesas que despiertan con un beso y aquí tenemos a otros “salvados” por el poder del amor. Un fiasco.

    Hablando de Crepúsculo, recuerdo que cuando salió la versión alterna (Bella hombre, Edward mujer) me dio curiosidad porque era una forma en que la autora intentaba defender el hecho de que su protagonista no era idiota, solo estaba enamorada y todos los enamorados son idiotas xD Y en la parte de las aclaraciones se pone a enumerar todas las cosas que cambio en Bella hambre porque como es hombre no podía ser igual que Bella per se. La cosa es que termina siendo mucho más seguro que la original y bastante consiente de que es guapo, a diferencia de la original. Me causó gracia porque al final no demostró nada.

    • Es que si el tipo está bueno, se le perdona todo, evidentemente. Incluso que abuse de la chica /sarcasmo

      Eso de cambiarle el género a los personajes me pareció un truco barato para ganar dinero (lo mismo que escribir la misma historia desde el punto de vista de Edward, que menos mal que lo abandonó). No leí este remake, aunque si Beau es más seguro y consciente de su atractivo, pues ya el cambio es considerable.

  • Una gran lección, como siempre.
    Al final me tendré que empezar a leer One Punch Man, que lo has puesto varias veces como ejemplo.
    Lo único malo de la entrada es que me has desilusionado, ¿por qué un bajito, calvo, feo, inane, infame, pobre y con una verruga en la punta de la nariz no puede tener un harén? De tener pareja no hay problema: no ha de faltar un roto para un descosido… 😉
    En serio, insisto, una gran lección.

    • Definitivamente te recomiendo One Punch Man, así solo sea porque destruye varios estereotipos en el género de superhéroes y el héroe es una parodia de este tipo de personajes.

  • Estoy completamente de acuerdo en cuanto al modelo “Edward Cullen”, aunque me preocupa más Christian Grey (y eso que el hecho de ser vampiro debería dar mucho más miedo, pero que lleguen a encontrarte donde estés sin tener esos poderes… Pff, eso sí que no).

    El primero me hizo mucha gracia porque suele darse más en mujeres, pero en hombres tiene que ser muy curioso ver eso. Creo que nunca escribí a un personaje masculino feo, que se sienta así, pero que tenga a muchas detrás. ¡Hasta yo sé que es ilógico!

    En definitiva, es una entrada muy útil. Gracias por compartir estas cosas 😉

    Saludos <3

    • Es que Christian Grey es Edward Cullen. Literalmente. 50 sombras de Grey comenzó como fanfic de Crepúsculo y luego la autora la cambió el nombre a los personajes y lugares para poder publicar. Edward es nuestro enemigo original.

      Muchas gracias por pasarte a comentar.

      ¡Saludos!

  • No se si eres de las que revisan sobre viejas entradas, aun así creo que esta entrada es la indicada para ofrecerte un tema (que quizá ya estés tratando, o hayas tratado, lo digo porque me estoy leyendo tu blog por cierto orden…) del que creo que podrías dar buenos consejos.

    Y es sobre la escala de poderes en la ficción, el ejemplo mas claro que se me ocurre de esto mal llevado es Dragon Ball o Bleach (solo hasta la saga de Aizen, mas allá no he visto), Bleach seguía ciertas “reglas” durante la saga de la sociedad de almas, hasta que entonces presentan un power up llamado “Bankai” que vuelve al personaje mucho mas poderoso, ¿que hacemos? nos llevamos al protagonista para que adquiera este power up en tiempo record, y lo siguiente, en vez de una escala de poder bien llevada es el (llamemoslo) “efecto Dragon Ball”: Tengo al personaje al nivel 15, pues aparece uno al 20 que le parte la cara, pues subo a mi personaje al 25, entonces aparece uno al 30 con un nuevo power up, pues mi personaje adquiere ese power up y lo tengo ahora al 35. Y así sucesivamente hasta que todo se convierte en la fiesta de las tollinas y nuestros personajes se vuelven tan poderosos que tenemos que olvidarnos de ellos y centrarnos en secundarios porque ellos dan mas juego porque no se sabe si morirán o no…

    Pasa lo mismo en muchos libros donde se incluyen magos, el sistema de magias esta tan mal llevado, que los magos/brujos/etc se convierten en fuentes de Deus Ex Machina que pueden solventar el problema si les das el tiempo necesario (a veces no necesitan ni tiempo).

    Así que estaría bastante bien alguna pauta sobre como construir una escala de poder sin desequilibrar tu propia obra…

    Respecto a los tipos de personajes masculinos que me chocan… No los pondría como “masculinos” pero no aguanto los emos constantes, entiendo y es realista que un personaje se deprima bajo X evento traumático, pero la gente supera eso o acaba peor que nunca, pero no me interesa ver al personaje en el mismo lugar llorando por las esquinas durante mas de X capítulos, pienso que hay un numero máximo para esto. Y ya si el personaje en cuestión es así toda la obra porque resulta que tiene un pasado super oscuro y “la marca de mi pecado” y blablablá, entonces ya si que no… Esto hablando de protagonistas, si es un secundario pues.. meh… habrá que quererle, solo hace falta que le des unas ceras, un papel y que se vaya a dibujar a la mesa de la esquina de la taberna…

    Suelo consumir harems y ver como tratan diversos autores el mismo arquetipo de personaje, como juegan con él, lo diseccionan, deconstruyen y a ver si construyen algún arquetipo nuevo.

    Tengo dos problemas en esta clase de animes/mangas, y también es con un personaje en general, que no se si podría tildar de Gary Stu/Mary Sue(usare el genero masculino ya que es donde mas se usa, me creo…), pero estoy hablando de los “Aprendices de todo, maestros de nada”, en anteriores respuestas te hablaban del protagonista mediocre que es así para “emular” a posibles lectores/espectadores.

    En el caso del que yo hablo, este tipo de personaje trata de no destacar en nada, tratando de destacar en todo “Es un poco pasional, y un poco frío, y un poco inteligente, y un poco tonto, es un poco gracioso y un poco serio”, todo a conveniencia del guión y sobretodo teniendo en cuenta que el espectador promedio se tiene que identificar con él, no vas a hacer que sea muy pasional porque te arriesgas a que los espectadores mas fríos no se sientan identificados, así que será solo un poco pasional, y un poco frío, pues los pasionales podrían no identificarse. Así, con todo, creando un personaje mas bien bastante soso y poco definido.

    Este tipo de personaje suele venir acompañado de “la protagonista principal del harén”, que es exactamente lo mismo pero en versión femenina… Claro, vamos a hacer que se fije en alguien tan soso como él, en vez de hacer que se quede con otra persona, que aunque sea un arquetipo, al menos está mejor definida… No, mejor que se quedé con la que menos destaca en… nada…

    Y esto es una queja mucho mas personal, pero me gusta ver como las relaciones van surgiendo y madurando… No me gusta la clase de personajes que llegan y por X acción: ¡Zas, ya estás enamorada! ¡Ahora esperas un hijo mío! -¡¿Pero como?! -¡Es el misterio del tango de la muerte!

    Bueno, paridas de los Simpsons aparte.

    El protagonista(o la protagonista, supongo que de esto habrá en ambos lados), hace una acción como… bueno, por lo general es siempre la misma: salvar al otro, o ser cortés cuando los demás no lo son o algo así, y de golpe y porrazo ya tienes a esa persona suspirando en las esquinas por ti.

    Hay algo que es mucho peor (para mi que me gusta ver como la cosa va surgiendo) aunque es algo mas realista, y es empezar la obra, y que el prota ya tenga a una “Amiga de la infancia” que ya viene con el chip de “Yo suspiro por esta persona”, como digo, es mas realista, pero para alguien que le gusta ver como va surgiendo la cosa… es una pena…

    En fin, gran post, y mi respuesta es bastante grande… Lo siento, llevo leyendo varias entradas ya y tenia ganas de aportar una opinión contundente… Y la entrada de los malos tipos de personajes da para mucho xDD

    PD: Disculpa lo de “harén/harem”, acostumbro a usar la palabrita en internet, y ahí esta popularizado con M no N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.