Cómo escribir peleas (in)creíbles 3: cuchillos y espadas

Seguimos con la serie Cómo escribir peleas in(creíbles). Hoy, por fin, hablaremos del arma predilecta del escritor de fantasía: la espada. Su presencia en casi todos los periodos de la historia corrobora su eficacia y versatilidad como arma; a diferencia de un arma de fuego, se requieren meses e incluso años de práctica diaria para aprender a manejarla con habilidad; en las manos adecuadas, sus movimientos son poderosos, gráciles y veloces.

Oh, y es una obra de arte. Tiene una belleza que captura la mirada.

Sé que estás muy entusiasmado por aprender a escribir peleas de espadas y te prometo que te daré un montón de información útil para tu novela de fantasía en la segunda mitad de esta entrada. Sí, digo segunda mitad, porque primero vamos a estudiar al predecesor de la espada: el cuchillo.

Peleas con cuchillos

Sospecho que muchos escritores de fantasía reniegan del cuchillo como arma por su origen como herramienta. Es precisamente esto lo que lo hace excepcional: es un implemento con multitud de usos, por lo que todo el mundo tiene uno; además, como es tan pequeño, es fácil ocultarlo y puede usarse en espacios reducidos.

En cambio, una espada de calidad aceptable es costosa y su tamaño hace difícil, por no decir imposible, maniobrar en espacio cerrado. Es algo que a los escritores se les hace difícil visualizar. Escriben sobre aldeanos pobres de quince años que tienen espadas sin aclarar cómo se hicieron con ellas, o narran peleas con espadas largas en una habitación de ocho metros cuadrados.

Esta predilección por la espada puede ser absurda. Hace tiempo accedí a leer un cuento fantástico de un amigo. El relato contenía una escena en la cual el protagonista, un mercenario curtido, estaba comiendo una carne dura que cortaba con un cuchillo cuando un rival se personó. La discusión se acaloró tanto que en un momento dado las caras de ambos estaban muy cerca y el protagonista terminó por ponerse en pie (volteando la mesa, claro) y desenvainó su espada.

Cuando le devolví la escena, no pude sino decirle:

—Esa pelea nunca debió ocurrir.
—¿Eh? ¿Por qué no?
—Porque el mercenario estaba comiendo y el otro se le acercó tanto que sus caras casi se tocaban. ¿Qué le habría costado clavarle el cuchillo en el ojo o el cuello?

Tuvo que darme la razón, no era verosímil. No era real. Dejemos de lado el hecho de que el mercenario pudo haberle clavado el cuchillo en el ojo, es una mala idea acercarse a un rival que porta un objeto afilado.

¿Ves? Algunos escritores de fantasía ni siquiera ven el cuchillo como un arma propiamente dicha, aún cuando sus personajes lo tienen a la mano. Es espadas, espadas y más espadas.

Otra ventaja del cuchillo es la facilidad con la que se puede esconder. Es posible ocultarlo en la manga, el cinto, la falda… Su pequeño tamaño lo hace ideal para situaciones en las que la discreción es de máxima importancia. No puedes colar una espada a una fiesta en la que baila tu peor enemigo, pero ¿un cuchillo? Claro que sí, y mientras bailas salsa.

También es innegable que es un arma emocional. Usar un cuchillo te obliga a estar cerca del oponente. Es por esto que el cuchillo es el arma de la traición (Por algo decimos «puñalada por la espalda») y de la pasión (pocas personas han matado a su amante infiel a hachazos, pero a cuchilladas… unas cuantas).

Hablando de puñaladas, ¿cuál es la diferencia entre una daga, un puñal y un cuchillo? Por lo general, las dagas son simétricas, de doble filo y el remate es sumamente agudo; es común también que tenga guarda para proteger el puño.

Esto es una daga:

escribir peleas cuchillos y espadas

El puñal es similar a la daga, pero solo hiere con la punta. Es un arma diseñada para dar el golpe de gracia o matar por la espalda.

En cambio, el cuchillo es un implemento para cortar, por lo que lo normal es que tenga un solo filo. Como es una herramienta, muchas veces carece de guarda. Si tu personaje es un pescador pobre que vende su pesca en el mercado, no tendrá una espada y es posible que no pueda permitirse una daga, pero seguramente tendrá un cuchillo porque es indispensable para su trabajo.

En resumen, conviene escribir una pelea con cuchillos si:

  • el combate se desarrolla en espacio reducido;
  • el personaje se ve obligado a ocultar el arma;
  • la escena implica un combate emocional o una traición;
  • los personajes están demasiado cerca;
  • el personaje es atacado por otro repentinamente (defensa personal);
  • el personaje no está entrenado en el manejo de ninguna otra arma ni tiene a la mano otra cosa;
  • el personaje no tiene la fuerza/el tamaño necesarios para portar otra arma;
  • el personaje es pobre/tiene un cuchillo a la mano.

Qué zonas herir

Si el personaje con la daga busca asesinar a otro, es mucho mejor que intente darle a los riñones o el hígado que al corazón. Por cierto, esto último es una mala idea. El corazón está bien protegido por la caja torácica; una puñalada ahí probablemente chocará contra el esternón o una de las costillas y la hoja hasta podría romperse. Hay que evitar los huesos.

Dicho esto, si se trata de un crimen pasional, el asesino probablemente ataque al pecho. Solo asegúrate de que sean varias puñaladas en lugar de solo una, que es lo que se suele ver en Hollywood.

Peleas con espadas

¡Por fin! El segmento que todos estaban esperando: peleas con espadas.

escribir peleas de espadas

Hace unas semanas encontré una escuela de esgrima histórica dedicada al estudio de las técnicas del maestro Joachim Meyer. Ya he asistido a tres clases, más que todo en calidad de observadora preguntona. La verdad es que no me esperaba tener una fuente de información tan directa y adaptada al contexto de esta serie. Si bien es cierto que la espada ha sufrido tantos cambios y su uso varía de cultura a cultura, es indudable que el escritor de fantasía promedio tiene una fijación con un área geográfica y época específicas: la Europa medieval.

Así que en eso me voy a concentrar.

Lo básico

Lo primero que debes saber de las espadas es que son herramientas funcionales. Si hay una razón por la que fueron tan prevalentes durante milenios, es porque eran sencillas y eficaces. Estoy hasta la coronilla de espadas estrafalarias con veinte filos y de veinte kilos en las novelas de fantasía. Dejemos de sacar ideas de los videojuegos, por favor.

Y ya que hablamos de videojuegos: las espadas largas NO se llevan a la espalda. Las espadas NO hacen shiiiiin cuando las sacas de la vaina. Las espadas NO pueden cortar armadura de placas de acero (y dudo MUCHO que puedan cortar la mayoría de los tipos de armadura). Perdón por destruir tus sueños.

Aclarado todo esto, es hora de pasar a las funciones del arma en sí. Para simplificar, la espada puede hacer dos cosas: punzar y cortar. La punción se logra atacando con la punta del arma mediante una estocada y el objetivo es atravesar la carne y dejar al enemigo como un kebab: la herida resultante es más profunda que larga. En cambio, el corte se logra con el costado de la hoja mediante un tajo (o corte) y la herida resultante es más larga que profunda.

Aunque muchas espadas tienden a hacer una cosa mejor que la otra, la gran mayoría puede punzar y cortar con gran eficacia. Es preferible tener un arma versátil. Claro, hay excepciones, como el estoque.

El peso y las dimensiones varían de forma considerable. La espada ropera ronda el kilogramo y la hoja es de un metro, mientras que los mandobles pueden alcanzar los cuatro kilogramos y superar los dos metros de longitud. Lo cierto es que no sería práctico (ni realista) portar una espada de veinte kilos.

Diferencias entre las espadas y los sables

Aunque se usa el término «espada» para referirse a cualquier arma blanca de gran envergadura, una espada en el sentido estricto de la palabra es un «arma blanca, larga, recta, aguda y cortante…». Es decir, algo como esto:

Escribir peleas con espadas

The Duke, de Albion

En cambio, el sable es de hoja curva y por lo general de un solo filo. Por ende, armas como la katana japonesa y la cimitarra del medio oriente son sables, no espadas propiamente dichas.

En esta entrada uso «espadas» como término para referirme a todas estas armas, aunque sea incorrecto. Sin embargo, señalo la diferencia porque en varias novelas de fantasía he leído descripciones de «espadas curvas de un solo filo» (yo también he cometido este error). Si un personaje tuyo porta un arma así, ahórrate las palabras y pon que tiene sable. Así ahorramos papel y salvamos algunos arbolitos.

Clasificación de las espadas

Hay varias formas de clasificar las espadas: por el largo de la hoja, por su función, etc. He decidido elegir la que nos facilita elegir con qué objetos equipar a nuestro personaje.

Espadas a una mano

Estas eran las espadas más comunes en la mayoría de los periodos, incluido el alto medioevo. La empuñadura solo tenía espacio para asirla con una sola mano y la hoja no solía exceder los 75 centímetros.

Algunos ejemplos serían:

La jian
La gladius
La spatha
La espada vikinga
El ninjato
La espada ropera

La ventaja de estas espadas es que permitía al usuario esgrimirlas con una sola mano, lo cual dejaba la otra libre para portar un arma secundaria o un escudo. Los legionarios romanos daban estocadas con la gladius a la vez que protegían el cuerpo con el escudo. Así, solo el brazo quedaba al descubierto.

La principal desventaja es el bajo alcance en comparación con espadas más largas, y el hecho de que es más difícil controlar la punta con una sola mano que con las dos.

Espadas a dos manos

El arma suele ser más larga y pesada que la espada a una mano, por lo que se debe manipular con ambas manos. Esto le confiere al espadachín un mayor control sobre la punta. La desventaja es que es imposible usar un escudo al mismo tiempo, así que si hay arqueros en el otro bando y no tienes armadura de acero templado, la vas a pasar mal.

Ejemplos:

La claymore
El mandoble
La katana
*La espada larga (longsword)

Nota: se ha hecho común en novelas históricas y fantásticas el uso del término «espada bastarda». Este término apareció en el siglo 15 o 16. En el Renacimiento tardío, era utilizado para referirse a una variación de la espada larga, con una longitud de hoja similar y una empuñadura a mano y media. Es un término bastante impreciso porque en otros periodos significaba otras cosas, así que cuidado.

Más arriba mencioné que he ido en tres ocasiones a una grupo de estudio de esgrima germánica. Usan unas cuantas armas de lo más interesantes y algunas incluso guardan similitud con las que estoy acostumbrada a ver en las artes marciales orientales.

Sin embargo, la espada larga es una de las armas predilectas del escritor de fantasía, así que me permitiré expandir un poco:

Peleas con espadas largas

Como la mayoría de las espadas, la espada larga puede cortar y punzar. Ahora bien, hay otras formas de atacar con ella (y no, no hablo de lanzarla). En Combate mano a mano aprendimos que hay miles de formas de atacar, lo cual también aplica a las peleas con espadas. Por ejemplo, cuando el oponente está muy cerca se lo puede atacar con el pomo o se lo puede desarmar. Fíjate:

Habrás notado en ese mismo video que, en ciertas ocasiones, los combatientes incluso agarraban la espada por la hoja. Puede que esto parezca una locura. Puede que incluso pienses que el motivo por el que lo hacen es porque son espadas de práctica (que probablemente lo sean). No obstante, esta técnica era común en varias escuelas de esgrima europea. ¿Por qué? Porque con un enemigo ataviado de armadura de placa no puedes usar la espada de la misma forma que con uno que solo usa un jubón.

Como dije más arriba, la espada no puede cortar la armadura de placas. Si te empeñas en cortar una y otra vez solo conseguirás mellar el arma, y una espada sin filo es una vara metálica glorificada.

Contra un enemigo con armadura te ves forzado a dar estocadas a los puntos desprotegidos (toda armadura los tiene) o usar la espada de forma contraria a la lógica.

La esgrima germánica en particular presentaba, como mínimo, dos posibilidades distintas. La primera es el halbschwert, que traducido al español vendría siendo media-espada. Consiste en agarrar la espada por la hoja, más cerca de la punta que de la guarda, para tener más control sobre el filo de la misma y poder meterlo en algún punto abierto de la armadura, como el visor.

La segunda es el mordhau, o el golpe asesino, que consiste en agarrar la espada por la hoja con ambas manos y golpear al enemigo con el pomo o la cruz. Así, la espada se convierte en un mazo.

Skallagrim hizo un buen video sobre este tema. Por desgracia, está en inglés. No he encontrado nada de calidad similar en español. Al principio del video explica lo básico de la técnica y el contexto histórico de la misma. A partir del minuto 2:10 hace una demostración.

Ya sé que parece una locura, pero lo probé yo misma y no me corté. Que conste que tengo callos en las manos, pero no hay callo que frene una espada afilada. Nunca se me hubiera ocurrido agarrar una espada por la hoja, pero ahora que sé que es posible pienso incorporar esto a futuros escritos. Creo que una pelea de espadas bien documentada y narrada puede ser más espectacular que cualquier cosa que haya producido Hollywood hasta el momento.

Peleas con espadas y cuchillos: tarea

Escoge un arma y estudia su uso. Es importante que no te limites a la Wikipedia. En su artículo Por qué deberías comprarte un loro para documentar tu novela, Victor Selles argumenta que Internet, aunque útil, a veces puede perjudicarnos a la hora de documentarnos para una novela: nos da la sensación falsa de que podemos acceder a toda la información habida y por haber y se nos olvida que existen otras fuentes.

Lo mejor que puedes hacer para documentarte es tener experiencia de primera mano. Si quieres aprender sobre las artes marciales europeas (o HEMA), busca alguna escuela cerca de donde vives. Meterse en este mundo puede ser costoso, pero nada te impide contactar a algún grupo de estudio y decir: «Estoy escribiendo una novela de fantasía y una amiga me dijo que tuviera cuidado porque hay muchas ideas incorrectas sobre las espadas. ¿Podría ir a ver una práctica? Es que no quiero escribir nada que esté mal».

Lo más probable es que te reciban con los brazos abiertos porque esta gente adora las artes marciales europeas y ODIA la mala representación que se les da en el arte moderno. A lo mejor incluso te enseñen un poco sin cobrarte nada. Dicho esto, si tienes interés, puedes permitirte las clases y no te da miedo el contacto físico, adelante. Estar en una escuela te permitirá experimentar con todo un repertorio de armas más allá de la espada.

Otra buena fuente de información son los museos. Muchos de ellos tienen una gran variedad de armas, y la gente que ahí trabaja sabe de ellas.

Vivir en Europa te facilita las cosas. Si eres latinoamericano… probablemente estés fregado en ese aspecto. Perdón, conozco tu dolor. En estos casos es difícil obtener experiencia de primera mano. Sin embargo, puedes contactar a algún grupo de estudio y pedir ciertas recomendaciones técnicas para escribir una escena con X arma, más que todo para despejar dudas y evitar errores.

Ahora bien, tampoco hay que olvidarse de los recursos disponibles en Internet. Hay canales en Youtube con información invaluable de gente que practica estas artes, como Skallagrim y Metraton y Lindybeige. También puedes encontrar seminarios enteros dedicados a un arma en específico.

Lo importante es entender que cuanta más información tengas, menos probabilidades hay de que cometas algún error tonto.

¿Y la narrativa?

Si esta es la primera entrada que lees de esta serie, te habrás dado cuenta de que solo estoy dando datos técnicos sobre las armas; no he dicho nada sobre el arte de escribir peleas. Lo hago porque la documentación viene primero, la escritura va después. Tienes que saber sobre las armas que vas a usar para escribir peleas creíbles. Lo increíble se lo añade la narrativa, que estudiaremos más adelante. Si no quieres perderte nada, suscríbete al feed del blog.

Pero para que no digas que no te quiero, acá te dejo algunas palabras y expresiones que conviene saber para escribir peleas de espadas y cuchillos: acribillar, aguijonear, agujerear, amputar, atravesar, apuñalar (SC), acuchillar (SC), blandir, bloquear, clavar, cortar, dar una puñalada (SC), dar un tajo, dar una estocada (SE), desenvainar, desgarrar, desviar, envainar, esgrimir, estoquear (SE), golpear (e.j. con el pomo), parar, partir, pinchar, portar, punzar, rajar.

Si te sabes alguna otra, me avisas en los comentarios para añadirla.

Sigue: Cómo escribir peleas (in)creíbles: hachas, martillos y mazos (en desarrollo).

50 comentarios

Deja un comentario
  • La entrada es genial y muy completa. Pensaba hacer una en la misma línea, pero no podría añadir nada más. Así que migro mi idea para completar tu entrada. Hablaré de las espadas y los cuchillos, usos y etc. Y sobre las armaduras. Y, por supuesto, enlazaré esta magnífica entrada.

    Yendo a los cuchillos, uno de los personajes de mi novela intercala el uso de su espada bastarda y del cuchillo.

    Poco más que añadir que felicitarte por la entrada. ¡Nos leemos!

    • Pues muchas gracias. La estaré esperando :)

      Yo pienso dedicar una entrada entera a las armaduras, pero eso será luego de discutir un montón de armas.

      ¡Nos leemos!

  • Siempre he preferido cualquier otro arma a la clásica espada larga medieval. La tengo demasiado vista, con esos choques que sacan chispas y todo lo demás… Me gustan mucho más las espadas cortas y las armas “raras” del medievo, como la maza, el mangual y todas esas cosas que se crearon para frenar a los caballeros andantes.

    Por otro lado, soy muy fan de los cuchillos. Todo el mundo debería saber usar uno (en las novelas, quiero decir :P). Parafraseando a Starship Troopers: “Señor, ¿por qué practicamos con cuchillos si podemos matar al enemigo pulsando un botón?”. *El instructor le clava la mano al panel* “Si le inutilizáis la mano, el enemigo no podrá pulsar ningún botón. ¡MÉDICO!”

    • Dioooos, ¿cómo pude olvidar Starship Troopers? Me tienta poner la escena del sargento clavándole la mano al chico.

      Es que es verdad, la mayoría de los escritores prefieren las espadas largas. No digo que esto sea malo, porque incluso en la vida real he visto que la gente tiende a preferirla; pero es un problema cuando no sabes cómo usarla y terminas escribiendo una escena enla que el arma corta una armadura de placas de acero. O sea, no.

  • Gracias, Ana, por esta entrada sublime. Te doy la razón en lo de los museos: El de la Guerra de Toledo —que es que me pilla a un paso— es genial.
    En cuanto a lo de que en América estáis fregados, no estoy exactamente de acuerdo. México es una potencia en esgrima olímpica, Argentina tiene su propia escuela de esgrima con cuchillo, y el uso del machete caribeño a aportado a las MMA bélicas un auténtico arsenal de técnicas.
    Con el auge de internet tampoco es difícil hacerse con facsímiles de tratados de esgrima medievales —me encantan los términos de «la dama que espera» o «el colmillo del jabalí»— y dan ese conocimiento que acertadamente pregonas en esta entrada. Incluyen ilustraciones muy explícitas para nos, pobres escritores poco dados a la acción real.
    Por último, quedo a la espera de que expliques luchas con otras armas —supongo que lanzas, armaduras, escudos, etc. llevará bastante tiempo—, en especial, las «antiarmaduras» como el lucero del alba, la maza y el pico de cuervo, que eran tremendamente populares por su eficiencia y que requerían ciertos conocimientos técnicos por parte del usuario. Me recuerda que hay páginas en internet dedicadas a las técnicas forenses de las batallas y que son muy explícitas con los resultados de las confrontaciones con estas armas.
    PS.- Me enrollo mucho porque me aburro: No sé si recuerdas a ese amigo que entrenó el golpe con la bolsa escrotal. Bien, acaba de intentar parar una estocada con el mismo elemento con el resultado de que estamos en el consultorio para que le den suficientes puntos como para cambiar de móvil doce veces en un año.

    • Me alegra verte por estos lares. Cuando digo fregados, me refiero a que los recursos son mucho más escasos que en casi cualquier otro país europeo. Por lo menos en Venezuela casi no había nada, salvo algún museo de alguna batalla colonial. Predominan los cañones y los mosquetes. De cuando en cuando ves algún sable. De armas antiguas mejor ni hablemos. Claro, soy de la opinión que no se debe menospreciar ninguna fuente de información. Vale la pena ir a todos los museos posibles así no tengan elementos de tu interés; a lo mejor descubres algo nuevo que no conocías.

      Sí voy a hacer entradas hablando de otras armas y dedicaré una completa para las armaduras, que es un tema complicado.

      ¡Gracias por pasarte por acá!

      PS.: lo que me sorprende es que a tu amigo le quede escroto para darle puntos.

  • Es increíble lo que se puede aprender en un post :O Ya me encantó tu primera entrada de las peleas increíbles pero esta ha sido instalove.
    Tenía un personaje que llevaba un mandoble siempre a la espalda. Siempre me he preguntado como lo desenvainaba, porque en videojuegos y demás se ve tan fácil… pero yo misma practicaba “desenvainando” una regla de 30 centímetros que no pesaba nada desde mi espalda y ya me resultaba difícil, no quería imaginarme un mandoble. Mientras leía tu artículo he replanteado el personaje entero, he decidido que el mandoble lo llevará siempre a la espalda (por el cariño que le tiene al arma) pero solo lo desenvainará en ocasiones especiales, quitándosela antes del arnés, claro. Su arma más habitual será entonces… cuchillos 😀

    Gracias por mostrar esos canales geniales, he terminado en un vídeo de Skallagrim sobre porqué las armas de fantasía no son funcionales y todo mal.

    • ¡Hola! Pues mal no me parece. No sería raro que llevara la espada a la espalda en viajes relativamente seguros. Ahora bien, intenta a ver cuánto tiempo le tomaría desenvainar, porque una fracción de segundo es la diferencia entre vivir un día más o quedar hecho picadillo.

      Skallagrim tiene un montón de videos chéveres. El de las armas de fantasía no te lo puedes perder. Hasta analiza armas que aparecen en videojuegos y demás y las mejora para que sean más realistas. Puede ser una excelente fuente de inspiración para armas ficticias.

  • ¿eh? ¿Por que no se puede traer la espalda en la espalda?¿Estorba mucho?¿Puedes jalarte el cabello en lugar de la empuñadura? ¿Te da nalgadas cada vez que caminas?

    Otra cosa que me costo tragarme es que agarren la espalda por el filo. He visto que en un videojuego llamado “For honor” usan los movimientos que mencionas y quedan bastante geniales. Pero ahi me parecia mas logico porque los peleadores usaban guanteletes. ¿Pero a mano desnuda?

    Y apesar de que veo el video sigo sorprendiendome. Pero supongo que es por tanta educacion Hollywoodense donde todo es rapido y espectacular.

    ¿No sucedera lo mismo con los lectores? Acostumbrados a tal convencion no les parecera inverosimil que un personaje agarre con sus manos desnudas el filo de la espada.

    • No se lleva la espada a la espalda porque es muy fregado desenvainarla a menos que sea MUY corta y luego está el tema de volver a envainarla. No hay motivo por el que complicarte la existencia cuando puedes sencillamente llevarla al cinto, lo cual te permite desenvainar y envainar más rápido. Ahora bien, si estás a punto de atravesar terreno difícil, como una ciénaga, y confías en que nadie te vaya a atacar, pues llevar la espada a la espalda evitaría que la mojases y sería más cómodo.

      El mordhau funciona con o sin guanteletes, aunque definitivamente uno se siente más segura con guantes. De cualquier modo, si hay escritores que se lanzan a explicar todos los aspectos de su mundo fantástico, no veo por qué no se podría dedicar un párrafo a esta técnica. Podría ser algo bastante didáctico, como una sesión de entrenamiento de un novato bajo su mentor (escenas como estas abundan) o que el personaje descubra por accidente que es posible agarrar la espada con la hoja; si lo hace con guanteletes, pues dudo que nadie se vaya a quejar. Aplicadas con cuidado, estas técnicas añadirían frescor a un texto. Después de todo, ¿cuándo fue la última vez que viste a un humano machacando el cráneo de un orco con el pomo de una espada?

    • Gracias por compartir el vide Metraton es una fuente excelente :)

      Es importante entender que algunos pueblos sí portaban espadas a la espalda, pero por lo general lo hacían con espadas cortas y/o cuando la espada era un arma secundaria (caso de los arqueros mongoles, por ejemplo).

  • ¡Muy completo! Apuntaría también en espadas a una mano el florete, en parte porque si el objetivo es ser realista el florete fue el arma femenina por excelencia.

    La esgrima mola un montón. Yo también me acerqué a unas clases para documentarme, pero me enamoré del deporte y me quedé. ¡Es fantástico para mantenerse en forma después de tantas horas escribiendo!

    • No sé si llamarla un arma femenina por excelencia, cuando la gran mayoría de los usuarios eran hombres y una mujer también habría podido esgrimir un espadín o una espada ropera (o casi cualquier espada, ya que estamos) y pese a esto no lo hacían. Si tuviera que elegir un arma femenina por excelencia, pues sería un cuchillo. Si tuviera que ser un arma “de verdad”, la naginata.

      Yo le tengo algo de curiosidad a la esgrima, pero por ahora con este grupo de estudio tengo las manos llenas por un buuuueeeeen rato XD

      ¡Nos leemos!

    • jajaja Vaya, siento venir a tu casa a contradecirte un poco pero el florete era el arma que entrenaban las mujeres de la alta sociedad y con la que las prostitutas se batían en duelo en los arrabales.

      Hay mogollón de fotos y de imágenes de finales del XIX y principios del XX en el que se ve a las mujeres entrenando esgrima con florete, no con espada ni sable. De hecho, fue la primera de las tres armas en incluir representación femenina en las Olimpiadas modernas, por eso mi comentario 😀

      Supongo que hay un poco de diferencia cuando se trata de “esgrima callejera” y “esgrima deportiva” y la que he estudiado más es la deportiva.

      ¡Un abrazo!

    • Para nada. Para algo tengo activados los comentarios :)

      Cuando dices “arma femenina por excelencia”, me imagino dos posibilidades:

      1. Que entre los usuarios del arma haya una proporción considerable de mujeres; digamos, un 15 o un 20 %
      2. Que el arma sea usada primordialmente por mujeres, ya sea porque los hombres le rehuyen a esa arma en particular por ser considerada “femenina” o porque es la única que las mujeres tienen permitido usar

      Aunque haya mogollón de imágenes de mujeres haciendo esgrima con florete, ¿fueron tantas las que realmente practicaban esgrima? Porque incluso la esgrima moderna está dominada por hombres y en ningún momento de la historia el florete superó en número al cuchillo por el simple hecho de que todo el mundo los tenías. También sé de otras armas que eran usadas primordialmente por mujeres o cuyos usuarios contaban con un número considerable de mujeres. Incluso así no escogería un “arma femenina por excelencia” porque me parece que no hay tal cosa.

      Debí haber empezado este comentario diciendo «Spoilers: me gustan los cuchillos».

  • Me ha encantado la entrada, recién pregunté en facebook si alguien de mis amigos conocía a otro alguien que supiera de armas y combate para darle una revisión a las escenas que he estado escribiendo (y una amiga me recomendó tu blog).

    Hay un montón de cosas de sentido común que muchos escritores no toman en cuenta al momento de redactar sus escenas, en general. Sin embargo, uno también puede caer en el error de volverse muy técnico y de asfixiar la acción con detalles de la pelea. No sé si tengas planeado escribir más sobre la parte narrativa, ya que no has dicho mucho en esta entrada, pero me gustaría saber si tienes algunos tips para mantener presentes al momento de escribir escenas de pelea con espadas. Leía el otro día que más que describir la pelea en sí, una buena opción es describir qué sintieron los personajes: en lugar de decir que impactó con fuerza, describir la vibración de la hoja en el choque, o cómo se patinó la hoja contra la armadura y cayó de bruces… por ejemplo. Estaré al pendiente, me encanta la soltura con la que escribes.

    ¡Saludos desde México!

    • Dedicaré una entrada al aspecto narrativo, una vez haya acabado con el montón de entradas técnicas. En cuanto a cuál opción es mejor, es difícil decirlo porque depende del autor y del mismo lector. Hay autores que pueden meterte un montón de detalles técnicos sin aburrirte porque saben presentarlos de forma didáctica. Otros no tienen o no han desarrollado esa habilidad. En lo que a mí respecta, prefiero mostrar en lugar de decir, y esto implica describir la vibración de la hoja con el choque, por ejemplo.

      ¡Saludos!

  • ¡Qué entrada más interesante!
    Por el título, pensaba que trataría los aspectos narrativos de las escenas de lucha. Pero lo que me he encontrado me ha gustado muchísimo más =D
    Además, me viene que ni pintado para un proyecto que tengo en mente. A mi protagonista le gusta luchar con cuchillos (y con armas “manejables”, en general) y lo cierto es que yo no tengo mucha idea del tema, así que tu explicación me ha resultado MUY útil. Has resuelto algunas dudas que tenía y he aprendido cosas que ni se me habían pasado por la cabeza.
    Ahora se me ha hecho algo tarde, pero me voy a guardar este enlace para volver en otro momento, con más calma, y tomar nota de algunas cosas… y de paso le echaré un ojo a tus otras entradas, que he visto que tratas otros temas que me interesan 😉

    • ¡Bienvenida! Me alegra saber que esta entrada te parece interesante y MUY útil. ¡Suerte con esa protagonista y sus cuchillos!

      Espero que mis otras entradas te gusten también 😀

  • Me intereso mucho esta entrada. Aún no lo termino de leer, pero soy muy impaciente.

    De momento voy en la parte de los cuchillos, dagas y puñales. En las Fuerzas Especiales se adiestra a las tropas en combate cuerpo a cuerpo y, en especial, la pelea con cuchillos. Te puede decir que, cuando se trata de estos casos, los instructores siempre recomiendan aprovechar un golpe a los costados, cercas de las axilas, y tratar de clavar el cuchillo entre las costillas, una vez dentro, girarlo. Esto daña uno de los pulmones y puedes romper fácilmente dos costillas en el acto.

    El comentario lo hago porque también hay personaje con preparación que, por alguna razón, no pudieron usar su arma principal y tiene que hacer uso de un simple cuchillo. Además queda como dato para si alguien quiere usar dicha información en alguna historia.

    Me encanta que hagas hincapié en que esa arma -por lo regular pequeña- puede ser devastadora en una pelea.

    Mucha gente subestima el uso de los cuchillos ya que solo los ven como herramientas, las dagas y puñales las suelen dejar para el estereotipo de asesino profesional. He ahí lo malo

    Aun no finalizo la entrada, como ya dije, pero espero con ganas cuando llegues a la parte de las peleas con armas de fuego. Una arma “fácil” de usar, pero sin practica es casi inservible y sólo se usa como medio disuasivo, pero no para matar; a menos que el personaje tenga la suerte de tener a quemarropa a la persona que va a agredir -Irónico que un arma de largo alcance se tenga que usar a cortísima distancia si el personaje nunca ha tocado un arma de fuego-.

    • Buen punto. Me pregunto si los instructores recomendarían lo mismo con una daga. La cuestión es: no es lo mismo un cuchillo de combate que una daga. El cuchillo es, por lo general, más ancho, de un solo filo y, encima, en el recazo o en el lomo le hacen dientes para que cuando se hunda en la carne cause un daño brutal al moverse. Una daga es lisa y delgada, por lo que podría romperse contra las costillas o no causar el mismo daño.

      La calidad de la hoja también es de importancia. Un curtidor pobre tendrá un cuchillo de mala calidad, que en nada se compara con los que se usan en las fuerzas especiales.

      Muchas gracias por comentar. Espero que el resto de la entrada te guste :)

    • Termine de leer y sí, me gustan los aspectos técnicos y técnicas que enseñas en este entrada.

      Tal como mencionas, no es lo mismo un cuchillo táctico a uno de hogar, pero funcionan similar. La técnica que mencione es para casos muy específicos; para el resto de las situaciones se recomienda lo que ya mencionaste: puntos blandos del cuerpo. La idea es clavar el arma y cortar, clavar y cortar y así en repetidas ocasiones. Esto genera un daño bestial en una persona. (Irónicamente los cuchillos que hacen mejor este trabajo son los que se encuentran en las cocinas, suelen ser muy puntiagudos y filosos como ningún otro)

      Por eso la posición tan característica de un militar entrenado tomando casi cualquier arma blanca –la punta tiene que ir mirando al suelo y la base sobresaliendo entre el pulgar y el anular. Permite mucho mejor el clavar y luego cortar-.

      La instrucción con la daga es un poco más precisa; al ser más larga esta se clava de abajo hacia arriba y en varias ocasiones. Por la espalda puedes hacer daño a los riñones, pulmón y, en algunos casos, el corazón. De frente hay más posibilidades de por clavar la daga en el corazón, si esto no se logra, puede resultar dañadas el intestino, estomago hígado o alguno de los pulmones.

      Cabe resaltar que, sin importar el arma blanca que se use, la recomendación para todas es la misma: apuñalar tantas veces como sea posible para evitar que una intervención médica ayude a salvar a la persona.

      La calidad de la hoja de un cuchillo sólo facilita el clavar mejor el arma. No es lo mismo un cuchillo con una muy buena punta a uno que este muy romo. Se necesita más fuerza con los cuchillos del segundo caso; uno con buena punta, hasta un niño lo podría clavar fácilmente.

      También me gustaría agregar que la gente agredida con armas blanca suele morir por las hemorragias y a menos de que sea una herida directa al corazón, la muerte no es instantánea (Aunque la literatura y las películas así lo quieran hacer parecer). Por lo tanto, sin la intervención de nadie que ayude, una persona suele agonizar en el suelo –el tiempo suele depender de la cantidad de puñaladas o la gravedad de una sola-.

      Como comentario final: los detalles que doy son sólo para uso teórico y para las persona que le quieran dar un poco más de realismo a sus obras (con mayor o menor detalle).

      Ana, gracias por esta gran entrada. Espero ansioso las siguientes.
      Saludos.

    • Muchísimas gracias. Intentaré agregar esta información en un futuro, ya sea a esta entrada o a otra. Es cierto que en muchas ocasiones lo que hay es un golpe de gracia, una sola cuchillada mortal. En realidad, incluso con las espadas se comete este error. Si analizas los restos de diversos sitios arqueológicos, descubrirás que un montón de gente murió de múltiples heridas, no de una sola.

      ¡Gracias!

    • Si no has leído Mistborn te lo recomiendo. Aunque los protagonistas son básicamente asesinos y ladrones casi nunca se les ve usar algo que no sean dagas y monedas para luchar. De hecho la única vez que vi una espada siendo usada por un protagonista fue porque este ya tenía cierto entrenamiento del libro anterior (es una trilogía). No me acuerdo mucho sobre como eran los combates (hace algún tiempo que la terminé) pero a veces usaban dagas de cristal o piedra para matar a guardias con armadura de metal o la carne de un coloso. Aún así es interesante ver cuando la rapidez y la agilidad van mejor que la resistencia a los impactos y una buena armadura, recuerda más a una pelea de anime, donde los protagonistas no dejan de moverse.

  • Una cosa que me molesta como lector de las peleas con espadas es la facilidad con que amputan miembros.

    No quiero decir que las espadas no fueran capaces de cortar brazos o cabezas, porque hay testimonios de la época y cadáveres con esas heridas, pero en muchas novelas lo hacen como un gesto rápido y sencillo. Debería exigir un buen golpe, algo de fortuna, una buena hoja y creo que hasta el espadachín debería sorprenderse. Después de todo, ni siquiera los verdugos medievales conseguían cortar cabezas de un solo golpe y eso que lo hacían en condiciones óptimas.

    A este vicio lo he llegado a llamar “amputación de espada láser”. Y no me gusta porque ignora dos cosas: que las espadas son flexibles y vibran al golpear y que, como decía Ana en otro genial artículo, el cuerpo va con el golpe. Si le das un buen tajo a un hombro, la hoja golpeara hueso, parte de la energía repercutirá contra la propia espada y parte empujará a la víctima en la dirección del golpe. No saltará el brazo “cortado limpiamente”. Al menos, la mayoría de las veces.

    Entiendo que a efectos prácticos el resultado es casi el mismo (carne cortada, hueso roto, vasos sanguíneos seccionados) y que la amputación queda muy espectacular. Es simplemente que lo hacen de forma tan fácil que le quita emoción a cualquier pelea.

    • Añadiría también que, por lo general, se necesita una espada con cierto peso. No vale cualquier hoja. No puedes cortar extremidades con una gladius. ¿Y no te choca cuando cortan la armadura Y, encima, la extremidad? Con un arma así conquistas el mundo en un abrir y cerrar de ojos. La gente de la época creería que estás haciendo brujería.

      Creo que eventualmente haré una entrada sobre clichés en las peleas. Este encaja pero al dedo.

      ¡Gracias!

    • Es verdad, que armas ligeras y hechas para apuñalar corten así es horrible. Creo que la serie Roma es muy culpable de esas amputaciones (ya no digo nada de la serie Espartaco donde los cuerpos son de plastilina).

      Lo de cortar también la armadura no tiene nombre. Y menos cuando es una cota de mallas o algún tipo de armadura diseñada para soportar tajos.

      Esos autores deberían escribir fantasía, como tú, Ana. Porque ahí sí queda bien que un personaje diga que su “acero pruso corta la carne como mantequilla”, como haces en Cazador y Presa (cita quizás no exacta, me lo leí hace unas semanas). Ahí al menos sabes que las fuerzas están equilibradas y que no importa que esa espada sea tan mortal porque el enemigo tendrá unas fuerzas equiparables. Cada combate continuará siendo peligroso y no pensarás “Ah, bueno, un corte y lo partirá en dos”.

    • Primero, ¡gracias por leer Cazador y presa!

      Ciertamente, el acero pruso corta bien la carne, pero no es tan fácil amputar con él. La razón por la que resultó tan sencillo es que los enemigos eran krossis y los krossis no tienen huesos como los nuestros… Al menos nunca me los imaginé con huesos… Es lo que tiene ser una aberración multidimensional.

  • ¡Fantástico! Una entrada muy útil y completa. Ya mismo me sumo a tu lista de seguidores, no quiero perderme nada que subas.

    Una única corrección: en los ejemplos de espadas de una mano pusiste “nijato” en vez de “ninjato”.

    ¡Nos vemos en futuras entradas! =D <3

  • Hola! Sigo este blog desde hace unos meses pero es la primera vez que comento.

    Como ya mencionaron antes, a mi también me costo creer que no se pudiera llevar una espada a la espalda, pero cuando trate de desenvainar una guaparra (una especie de machete) en mi espalda vi lo complicado que es (ya ni pensar como sera desenvainar una katana).

    Esta serie de entradas sobre peleas me resultaron muy útiles, ya que prácticamente desconozco sobre el tema de las peleas y eso. Incluso le recomendé estos links a una chica que también lleva un fic, aunque no me ha dicho nada sobre ellos.

    Ya, me distraigo. A lo que iba es que ¿Puede llevarse una espada a la espalda para transportarla mas fácilmente? La duda la tengo por un personaje de un fic en el que trabajo. El es elemental de aire, por lo tanto vuela y esas cosas. Me parece que una katana en el costado estorbaría sus movimientos, ya que ataca a distancia la mayor parte del tiempo y la katana solo la usa para combinarla con su elemento y hacer un ataque mas potente (aparte de que es un regalo de su maestro, por lo que siempre la trae consigo) Ah, esta entrada me ha inspirado a darle cuchillos a un personaje (bueno, dagas, alamardas y ese tipo de cosas).

    De verdad, gracias por este tipo de entradas. Esperaré con ansias las próximas.

    ¡Saludos desde México!

    • Pues sí, no le veo el problema. En la Europa medieval no se hacía o al menos no tenemos fuentes históricas que demuestren lo contrario. Sin embargo, me gustaría recalcar una cosa: es raro que una persona lleve una espada y no piense usarla. Es decir, ¿no hay peligro potencial en el camino? Eso es curioso. De otro modo, no portaría un arma.

      Yo te recomendaría darle un arma secundaria que pueda usar rápidamente. O, sencillamente, cambiarle el arma a una que no le estorbe en ningún momento.

      ¡Saludos!

  • Gracias por la sugerencia!

    Bueno, el personaje en cuestión si usa la espada, pero en contadas ocasiones. Podría darle un ninjato, ya que es mas corta para llevar a la espalda.

    Sólo una pregunta más: Puedo tarde un tajo a alguna arteria del cuello con una daga? O sería mejor un cuchillo?

    Bueno, me retiro para seguir curioseando en el blog. Lo recomendaré en mis redes sociales

    • Por si acaso, la ninjato NO es un arma histórica; no hay evidencia de que se haya usado nunca. El wakizashi sí. No digo que no puedas usarla, pero aviso por si acaso :)

      Con ambas serviría, dependiendo del ángulo de corte y la forma en que se sostiene. No sé si uno sea mejor que el otro.

  • ¡Por fin las espadas!

    Tengo entendido además que los lances son muy breves, unos segundos. Esas peleas interminables e igualadas con espada realmente no ocurren, la cosa se resuelve en muy poquitos movimientos. ¿Es así?

    • Por lo general, sí. Las peleas de verdad suelen durar menos de un minuto. Una pelea larga no le conviene a nadie. Dicho esto, cuando se escribe es natural querer prolongar una pelea. Se busca también entretener.

  • Una duda, Ana:

    En su canal de youtube, la escritora inglesa Jenna Morecci dice que para escribir sobre combates se necesita investigar mucho (armas, técnicas…) pero que luego toda esa investigación no se ha de notar. Como ejemplo, menciona que evitar el daño con una espada se llama “parar” (parry) pero que ella no va a usar nunca esa palabra porque es demasiado complicada y lo dejara en “bloquear” (block). Lo cual me parece una aberración. En español no tenemos ese problema porque todo el mundo entendería la palabra parar, pero tengo la impresión que para un inglés parry tampoco es tan complicada.

    ¿Crees que se debería renunciar a la terminología específica aunque sólo se requiera algo así como un nivel medio para entenderla? Evidentemente, entiendo que la terminología más específica es mejor no usarla pero se me ocurre que quizás “florete” o “guarda” pueden estar al nivel que menciona Jenna Morecci en nuestro idioma. ¿Te da la impresión que los lectores de fantasía quizás puedan estar más preparados para esta terminología “algo” más avanzada? ¿Crees que escribiendo novela “juvenil” (como hace Jenna) es mejor evitar el vocabulario complicado?

    • Estoy de acuerdo que la investigación no se debe mostrar en el sentido de que no vale la pena escribir párrafos enteros sobre las armas. No obstante, no estoy de acuerdo con Jenna en absoluto. En estos casos es preferible usar un lenguaje claro, correcto y conciso. Tanto block como parry son términos claros que casi cualquier lector del género entenderá. Lo vemos no solo en libros, sino también en videojuegos, anime y manga. Lo que me parece extraño es que Jenna se niegue a usar “parry”, cuando no es lo mismo que “block”. “Block” es parar el golpe a secas con una fuerza equivalente al ataque. En cambio, “parry” tiene la connotación de “desvío”, esto es, apartar el arma del oponente con la propia. Aunque ambas se puedan traducir igual, en inglés son muy diferentes y me sorprende que Jenna no aproveche eso.

      Así que no, no creo que haya que limitar el vocabulario a tal grado. El lector no se va a morir si se topa con una palabra desconocida de cuando en cuando, así esta sea en una escena importante. La adquisición de vocabulario nuevo es uno de los beneficios de la lectura.

    • Gracias por la respuesta, no podrías tener más razón.

      En el caso que comenta Jenna, me parecía mal por la misma razón que das (que bloquear y parar son cosas distintas). Pero no se me había ocurrido que además es un concepto común en por ejemplo los videojuegos, como dices. Buena puntualización.

      Por tanto, de acuerdo que no has de aburrir al lector con detalles innecesarios o demasiado complicados, pero me alegro que se pueda ser técnico a un nivel “normal”.

    • Muchas gracias a ti por comentar sobre esto. Me aseguraré de agregar un apartado sobre vocabulario con el ejemplo que citas.

  • Hola Ana,

    Solo decirte que leí este artículo hace un tiempo y encontré la posibilidad de aplicar la daga como herramienta de combate en mi última novela. Quería agradecerte la reflexión y reconocerte ese mérito, gracias por tu labor de difusión.

  • Hola Ana,

    Genial artículo. Ya había compartido algunos de la serie vía Facebook, pero este lo tenía especialmente reservado para enlazarlo desde la entrada de hoy de mi blog, donde hablo de mis espadas fantásticas favoritas.

    Un abrazo ;).

  • Hola Ana, principalmente muchisimas gracias por toda la información prestada, me ha sido de muchisima utilidad y como para devolver el favor te doy una palabra (la única que conocía) sobre esgrima que no tenias en tu lista “dar un quiebro” es efectuar un golpe (no necesariamente con la espada) aumentando su fuerza utilizando la cadera

  • Desjarretar, decapitar, amputar.
    Las espadas cambiaron mucho a lo largo del tiempo, porque cambiaron las armaduras, no es lo mismo enfrentarse a una loriga que a una armadura de placas.

  • ¡Muchas gracias por toda esta información! Es gratificante encontrar explicaciones tan sencillas y documentadas de algo que en sí es muy difícil de hacer bien: escribir un buen combate.
    Muchas veces, leyendo, me he encontrado con escenas de combates que tienes que releer varias veces para hacerte una idea de cómo ha ocurrido, qué movimientos se han hecho para que termine de una u otra determinada forma; o simplemente no eres capaz de visualizar la pelea.

    Intento escribir y muchas de mis ideas y proyectos son de fantasía o narrativa histórica y me gustaría que mis combates fueran claros para el lector. Si entras en mi blog (que desgraciadamente tengo algo descuidado) encontrarás varios relatos cortos. Tu opinión y crítica (buena o mala) sería para mí una bendición.

    De nuevo muchas gracias.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.