Cómo escribir peleas (in)creíbles 2: combate mano a mano

Esta es la segunda entrada de la serie Cómo escribir peleas in(creíbles). En la primera entrega discutimos los aspectos básicos de una pelea: objetivos y movimientos. Ahora podemos explorar las sutilezas de la lucha en sí, empezando por el combate mano a mano: nada de armas. Solo un enfrentamiento cuerpo a cuerpo.

Puede que este término evoque la imagen de un monje haciendo movimientos repetitivos al atardecer o, por el contrario, la de dos borrachos peleándose en un bar. Ambas son correctas. El cuerpo humano es un arma versátil y el combate mano a mano es la forma más primitiva de lucha, por lo que puede ser basto y brutal o elegante y honorable.

Hablaremos primero de esta increíble versatilidad antes de sumergirnos en el mundo de las peleas sucias. Al final, discutiremos sobre artes marciales y cómo basarnos en este conocimiento para crear un sistema de lucha en una novela de fantasía.

Empecemos:

escribir combate mano a mano

Partes del cuerpo con las que puedes golpear

Prácticamente todas. Puedes darle un cabezazo en la nariz a alguien. Puedes darle un rodillazo en la entrepierna. Puedes golpear con la mano ahuecada a la oreja. Sacarle los ojos con los dedos.

El cuerpo humano es tan versátil y el combate mano a mano tan variado que, a estas alturas, no me sorprendería conocer a un hombre que sepa golpear con el escroto. En serio.

Hay mil combinaciones posibles. Aquí te dejo una breve lista de lo que tus combatientes podrían hacer en un combate mano a mano:

Golpes

  • Cabezazo (usualmente a la nariz o los labios)
  • Golpe con el hombro
  • Codazo
  • Puñetazo
  • Bofetada
  • Bofetada con la mano ahuecada a la oreja
  • Golpe con el canto de la mano
  • Golpe con la palma
  • Puñalada con los dedos (a los ojos u otro punto suave)
  • Empujón
  • Rodillazo
  • Patada (frontal, lateral, giratoria, con la punta del pie, con el talón, etc., etc.)

Otros

  • Estrangular
  • Arañar
  • Agarrar la ropa
  • Agarrar los brazos o muñecas (para evitar más golpes)
  • Arrancar una parte débil del cuerpo (como las orejas)
  • Proyectar
  • Derribar
  • Inmovilizar
  • Provocar una luxación
  • Morder

Y esto es solo una brevísima lista. Como expliqué en la entrada pasada, el tipo e intensidad del ataque dependerá del objetivo de los combatientes. No es lo mismo una sesión de free sparring (asaltos libres) en un dojo, donde los participantes buscan entrenar mas no herirse, a una pelea en una calle en la que uno busca matar y el otro defenderse.

Por lo tanto, clasificaremos los aspectos técnicos del combate mano a mano en dos partes: peleas sucias y peleas estructuradas.

Combate mano a mano: la pelea sucia

La forma más antigua de combate. Ocurre cuando una discusión se sale de control, o una persona mira feo a otra, o una víctima está en el lugar equivocado en el momento equivocado. El objetivo no es ser elegante ni poner a prueba habilidades que nos han constado años de entrenamiento dominar, sino causar el mayor daño posible de cualquier forma posible. No hay reglas.

Por lo tanto, en las peleas sucias pueden haber golpes bajos, placajes, arañazos y tirones de pelo. Dependiendo de la intensidad del deseo de herir (o la desesperación por sobrevivir), puede que haya ataques a zonas fáciles de dañar, como los ojos, las orejas o la tráquea. Una persona que quiera matar o someter a otra, como un violador con su víctima, podría intentar estrangularla.

Si bien es cierto que una gran cantidad de estos ataques pueden estar presentes en las peleas estructuradas, suele haber una diferencia: en las peleas estructuradas los combatientes ejecutan movimientos precisos que llevan años practicando, por lo que tienden a ser espectaculares desde un punto de vista estético. En cambio, las peleas sucias se limitan a los movimientos que cualquier ser humano sin entrenamiento alguno podría ejecutar.

Otra diferencia importante es que las peleas estructuradas tienden a darse por mutuo acuerdo, mientras que en las otras predomina la sorpresa y la maña. Un ejemplo adecuado podría ser la pelea en 48 Hours:

Nada elegante. Solo dos tipos partiéndose la madre sin aviso, supervisión ni reglas.

Y hablando de elegancia…

Combate mano a mano: la pelea estructurada

Puede que por «pelea estructurada» te imagines luchas con coreografía a lo cine chino ochentero, cuando los artistas marciales colgaban de cables. Tiempos aquellos.

Ciertamente, las peleas estructuradas tienden a seguir un patrón porque los combatientes practican sistemas de lucha gobernados por principios mentales y físicos. Por ejemplo, en el arte marcial occidental teníamos el código de caballería, que dictaba para quién luchaban los caballeros y cómo podían hacerlo, además de su comportamiento. En oriente, unas cuantas artes marciales incorporan filosofía y religión en sus estudios. El kung fu shaolin viene de la mano del budismo, por más irónico que parezca aprender a hacer la guerra y pretender no lastimar a nadie.

En el aspecto físico, cada arte marcial evolucionó según las necesidades y filosofías de su pueblo. Se cree que el karate nació a través del intercambio cultural entre China, Japón y Okinawa (por entonces Ryuukyuu) y se extendió gracias a que cierto rey restringió el uso de armas blancas. Dado que el tipo de armadura usado por muchos en esa época era excelente para evitar cortes pero terrible para recibir golpes sin herir al usuario, es natural que evolucionaran sistemas de combate con un énfasis en golpes directos y poderosos, entre los que se encontraban los predecesores del karate.

Y ya que hablamos de karate, aquí te dejo un video de una niña de 6 años ejecutando dos kata (secuencias de movimientos para practicas las técnicas correctamente).

Es tan adorable que me la quiero comer.

De vuelta al combate mano a mano: te mostré ese video para que vieras la diferencia evidente entre los movimientos en una pelea sucia y aquellos que ocurren en una pelea estructurada. Aspectos filosóficos, físicos e históricos se reflejarán en el estilo de cada luchador. Es por esto por lo que el boxeo moderno se ve tan diferente del karate y por lo que los boxeadores no golpean bajo el cinturón: está prohibido.

Como los participantes en peleas estructuradas tienen internalizados códigos de combate y hasta de conducta, tienden a evitar tácticas como las de las peleas sucias. El objetivo sigue siendo ganar y puede que esto hasta implique matar, pero la labor se llevará a cabo dentro de los parámetros de lo que el estilo considera «honorable».

Dicho esto, estas peleas pueden ser igual de brutales. Pregúntale a Tony Jaa:

Tony Jaa también me enseñó otra cosa: no se puede parar una bala con el pecho.

He de añadir también que es posible que dos luchadores entrenados en algún sistema de combate recurran a tácticas sin honor, como en la pelea de Bourne contra Desh. El factor predominante en algunas situaciones no es el honor, sino la eficacia del luchador, y esta eficacia es lo que produce la elegancia.

Cómo crear tu propio arte marcial para tu mundo de fantasía

Es posible que quieras crear tu propio sistema para tu libro. Esto no viene sin complicaciones: describir movimientos tan complicados puede resultar difícil. No obstante, no es necesario hacerlo. Hasta el sol de hoy no sé en qué arte marcial está basado el ketan de Crónica del asesino de reyes. Rothfuss se limitó a dar un nombre a cada movimiento. Esto le evita tener que describirlo todo y que tenga sentido.

Ahora, que funcione bien… no lo sé. Unos cuantos lectores nos hastiamos del ketan. No podíamos visualizarlo. Y eso de ponerle un nombre a cada movimiento puede tener resultados hilarantes.

Si realmente quieres crear tu propio arte marcial, no te vuelvas loco añadiéndolo todo. Estudia algún sistema existente e intenta incorporarlo al contexto de tu historia. Así fue como los de Avatar definieron los estilos de los diferentes pueblos: basándolos en artes marciales chinas. Tai chi para los maestros agua, hung gar para los maestros tierra, kung fu shaolin del norte para los maestros fuego, ba gua zhang para los maestros aire.

Como resultado obtuvieron cuatro estilos bien definidos que encajaban a la perfección con el mundo de Avatar. Aquí tienes un video de Korra haciendo fuego control:

Avatar también es un excelente ejemplo de cómo combinar magia y un sistema de combate. Hablaremos de la magia en otra entrada.

Con las miles de artes marciales existentes, es imposible que las estudies todas. Por eso, te voy a ayudar un poco… con Wikipedia. Es posible dividir los sistemas de lucha desarmada en categorías bastante amplias:

Golpes

  1. Con la mano: boxeo, wing chun
  2. Con los pies: capoeira, savate, taekowndo
  3. Ambos: karate, muay thai, sanshou

Agarres

  1. Proyecciones (lanzamientos): hapkido, judo, sumo, lucha
  2. Llaves y sumisión: aikido, hapkido, judo, jiu-jitsu brasileño.

Nota: cabe destacar que hay estilos que incorporan las fortalezas de otros para dar con un enfoque versátil, como el MMA.

Ahora imagina cómo quieres que piensen los practicantes de esa arte marcial. ¿La usan solo para defenderse o para atacar de forma activa? Imagina cómo atacan: ¿con los puños, con las piernas, con agarres? Selecciona un arte marcial que se ajuste a estos movimientos y busca videos en Youtube. De ser posible, ve a un centro de entrenamiento en tu localidad, así sea solo para ver cómo practican los combatientes; esto te ayudará un montón a comprender los movimientos y podrás hacer preguntas directamente a los expertos.

He de añadir que un arte marcial es mucho más que el componente físico. Podrías incluso jugar con la posibilidad de incluir otros elementos:

*Filosofía/espiritualidad: casi todas las artes marciales incorporan alguna corriente filosófica o espiritual, alguna enseñanza central, un código de honor. Un ejemplo de esto sería la no violencia.
*Jerarquía: por lo general, las artes marciales tienen sistemas de rangos. Por ejemplo, el karate moderno usa colores de cinturón. Se espera que los discípulos de menor rango respeten e imiten a los de mayor rango.
*Reglas: los sistemas de combate incorporan reglas en muchos ámbitos distintos. Por ejemplo, algunas restringen las zonas que se pueden golpear y las partes del cuerpo con que se puede hacerlo.
*Práctica: hay un motivo por el que los monjes repiten los mismos movimientos día tras día, y no es por gusto. Es porque la práctica hace al maestro. Los movimientos repetitivos (kata en las artes japonesas) crean memoria muscular con tanta eficacia que termina convirtiéndose en reflejo. Es por esto por lo que la persona común se encoje y se protege la cabeza al ver un bate venir mientras que el maestro de judo salta hacia adelante y derriba al atacante.
Rituales y tradiciones: algunas artes marciales incorporan distintos rituales, como el inclinar la cabeza antes de entrar al dojo o mostrar deferencia ante el oponente antes de iniciar el combate.

combate mano a mano baoquanli

Saludo típico del wushu

Combate mano a mano: tarea

Para esta tarea, tienes dos opciones:

Elije una situación y describe una pelea sucia

*Pelea de bar
*Asalto
*Círculo de pelea clandestino

Por descripción no me refiero a que escribas toda la escena. Después de todo, aún no hemos hablado del aspecto literario de esta serie. Me refiero a que te imagines algunos movimientos típicos de este tipo de pelea y los describas. Puede ser algo tan sencillo como «le encajó un gancho en la quijada». Intenta pensar en una pelea sucia que te gustaría escribir e imagina algunas frases adecuadas.

Crea un arte marcial para tu mundo de fantasía

Incorpora cuantos aspectos consideres apropiado, pero ten en cuenta que no es necesario meterlos todos. Con que sepas cómo piensan y cómo se mueven los practicantes, todo bien. En caso de que necesites un ejemplo, haré una descripción breve del arte marcial de los chievalieri en mi saga, Los moradores del cielo.

En el mundo de Los moradores del cielo, los magos de élite son entrenados para servir como chievalieri para el emperador y muchos de ellos pueden usar un hechizo conocido como Refuerzo; esta técnica no solo endurece el cuerpo, sino que también aumenta su eficiencia. Así, un chievalier puede endurecer tanto su cuerpo que una espada no le haría daño, mucho menos un puñetazo.

No obstante, no se pueden endurecer todas las partes del cuerpo por igual: las articulaciones deben permanecer flexibles. Así fue como decidí basar mi sistema de combate, llamado senra’dei, en el jiu jitsu, pues es un arte marcial japonés que se desarrolló para luchar contra enemigos con armadura, contra los cuales los ataques directos habrían sido ineficientes. Se hace énfasis en las luxaciones y proyecciones por encima de los golpes.

Hay otros puntos vulnerables que un chievalier podría atacar, como los ojos, pero esto se considera una táctica de bárbaros.

No hablaré del aspecto filosófico porque este artículo ya es bastante largo y no te quiero aburrir.

Con esto terminamos esta entrada sobre el combate mano a mano. En la siguiente por fin hablaremos del arma favorita de casi todos los autores de fantasía: la espada.

Si no quieres perderte las siguientes entradas, suscríbete al feed del blog. También puedes seguirme en Facebook y en Twitter.

Anterior: Cómo escribir peleas (in)creíbles 1: lo básico.
Sigue: Cómo escribir peleas (in)creíbles 3: cuchillos y espadas.

13 comentarios

Deja un comentario
  • Me voy a poner con estos ejercicios. No sé nada de artes marciales, pero con esto me das una gran ayuda. Voy a mirar videos y a pensar cuál va mejor para el contexto de mi historia.
    Genial entrada. Espero la próxima.
    ¡Saludos!

    • ¡Gracias por comentar! Me alegra saber que esto te ayuda. Si puedes, una vez hayas decidido qué arte marcial usar, busca a ver si hay algún centro de entrenamiento en tu localidad. Así podrás ver los movimientos más de cerca.

  • ¡Me encanta esta nueva serie!

    Creo que en el ninjutsu se aprende de todo un poco (golpes de manos y pies, proyecciones, llaves, etc.)

    Un senpai una vez nos dijo que todo puede ser usado como arma (desde un puñado de arena hasta una flor). Con mi primo nos pusimos a pensar en cómo diferentes objetos aparentemente inofensivos podrían usarse como arma y llegamos a la conclusión de que el senpai tenía razón.

    • Nunca he usado una flor como arma, pero sé de gente que ha usado revistas, así que no me sorprendería nada de nada. Muchas de estas armas funcionan, como mínimo, como distracción. Esto te ahorra algunos milisegundos que, en cualquier situación que involucre violencia, podría salvarte la vida.

      ¡Qué bueno que te esté gustando la serie!

  • Buen artículo, conciso y práctico. Como no podía ser menos, tengo cosas que decir, pero creo que mejor te las comento por correo.

    PD: En el vídeo de 48 hours, por cierto, se obvia algo que es característico de las peleas cuerpo a cuerpo: la ropa se rompe 9 de cada 10 veces.

    • Pues me las dices, ya sea por aquí o por el correo :)

      PD: debería hacer un artículo sobre los clichés en las peleas; ese en particular quedaría perfecto.

    • Es que algunas cosas son, por así decirlo, como pincharle a alguien un globo: creo que en esto de las artes marciales el 80 % es «bullshido» (el que quiera saber, que busque el término). Y una pelea callejera, seria, es algo muy alejado de los clichés de las artes marciales (sí, sería buena idea sacar un artículo así).
      Por ejemplo, parece que se olvida fácilmente algo tan básico como que la función principal de nuestras piernas en una pelea es soportar nuestro cuerpo, no dar patadas. Fuera de un cuadrilátero, dar una patada (si bien es una maniobra muy potente) a alguien que no esté en el suelo es un riesgo tremendo.
      Caerse al suelo es jodido. Yo tengo una cicatriz sobre la ceja derecha por empezar una pelea* sin atender bien por dónde pisaba; y podría haber sido peor: había cristales rotos cerca.
      En fin, que esto da para hablar largo y tendido :). Y me falta tiempo, como siempre.

      * Ojo, no me las quiero dar de tipo duro ni nada de eso; pueden contarse con los dedos de una mano las peleas que he tenido. Pero esa en concreto pudo acabar muy mal.

    • Por lo menos en el caso de las artes marciales japonesas, muchos de los ejercicios que se practican en los kata nunca se usan en el sparring, y mucho menos en una pelea callejera. En mi caso, no creo que usara una patada en una pelea real, aunque en una situación que no me permita pensar será mi cuerpo el que reaccione y no mi cerebro. Si acaso, sospecho que patearía a la rodilla y no alto.

      Y, hablando del suelo, a lo mejor tengo suficiente material para hacer una entrada sobre el uso del terreno.

  • Hola mucho gusto, sinceramente me ayuda mucho leer todo esto, me sirve de mucho ya que estoy comenzando a escribir un libro de fantasia y la verdad me ayuda bastante estas guías. Gracias sos una genio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.