Cómo escribir peleas (in)creíbles 1: lo básico

La ventaja de vivir en un país desarrollado de la era moderna es que ya no tenemos que ir armados hasta los dientes para defendernos de los bandidos cada vez que nos trasladamos de una ciudad a otra. ¿El problema? Escribir peleas es casi ineludible para cualquier autor de fantasía. ¿Cómo narrar una si no sabes cómo pelear?

Entiéndase, claro, que digo «problema» en sentido figurado. No cambio mi era moderna con seguridad personal e internet y porno gratis por vivir en ninguna otra época del pasado. Dicho esto, reiteraré que no saber cómo pelear es una desventaja para cualquiera, incluido el autor de fantasía, que termina escribiendo escenas de acción como la siguiente:

Cersén lanzó una tajo. Viendo su oportunidad, Sam se agachó para evitarlo y guió su espada hacia arriba con todas sus fuerzas. La hoja se hundió hasta el hueso en la axila de Cersén y este gruñó de dolor. Retrocedió con la mirada encendida y cargó contra Sam.

Este es un fragmento de una novela cuyo autor me pidió que evaluara hace tiempo. Lo cambié un poco, pero el error original sigue estando allí y salta a la vista si sabes una cosa o dos sobre la mecánica del cuerpo. Permíteme darte algo de contexto: ambos oponentes están usando espadas largas y ninguno tiene armadura ni cota de malla. ¿Sabes lo que está mal con este fragmento? Si no es así, mira esta imagen:

Cómo escribir peleas creíbles

Hay una arteria importante justo en la axila y no hay nada que la proteja. Sin atención médica o presión en el área, el sujeto pierde la consciencia en menos de tres minutos y muere poco después. Solo como hipótesis, asumamos que la arteria axilar no recibe ningún daño. ¿Se limitaría Cersén a lanzar un gruñido con un corte hasta el hueso? Es una herida que le provocaría tanto dolor que, incluso sin la posibilidad de desangrarse, lo tiraría al suelo.

Escribir peleas es una cosa. Escribir peleas increíbles y creíbles a la vez es harina de otro costal. Además de dominio del idioma y de las técnicas de narración, requiere conocimiento del mecanismo de la lucha y el funcionamiento del cuerpo humano y las armas. Para esto no hay mejor maestro que practicar un arte marcial, pero esto no siempre es una opción.

Por eso decidí empezar una nueva serie en el blog para ayudarte a escribir este tipo de escenas. La serie será larga porque trataremos no solo los aspectos de la escritura, como la estructura de una escena de acción y el ritmo que conviene mantener durante la misma, sino también los tecnicismos de la pelea en sí. Esta entrada en particular trata sobre lo más básico: el objetivo de una pelea, dónde golpear para herir y cómo reacciona la gente cuando la lastimas. Así tendrás una base para que tus personajes se muevan como combatientes de verdad y no como niños jugando a las espadas.

Bueno, comencemos:

El objetivo de una pelea

El objetivo de toda pelea real es claro: ganar. Puede que ganar signifique matar al otro o hacerle justo el daño suficiente para que deje de atacar. Sea cual sea el caso, la mayoría de las peleas giran en torno a un concepto muy sencillo: «aplica la mayor cantidad de fuerza posible al punto más débil». Si logras dar un golpe decisivo en un punto débil, tu oponente caerá.

Son muchos los puntos en el cuerpo humano que, al recibir algún trauma, causan hemorragia o dolor intenso. Por supuesto, el tipo de herida depende del tipo de las armas y lo que buscan los oponentes con tal enfrentamiento. No es lo mismo un combate mano a mano, en el que los oponentes podrían arrancarse las orejas y torcerse los dedos, que uno entre caballeros armados y ataviados de armadura. Aquí te dejo una lista muy breve:

Cabeza
Sienes
Orejas
Ojos
Nariz
Mandíbula
Cuello
Tráquea
Nervio vago
Torso
Plexo solar
Hígado
Costillas
Riñones
Extremidades
Manos
Dedos
Muñecas
Cuádriceps
Rodillas
Tobillos

Y todavía no he mencionado arterias y venas importantes, como la carótida o la femoral, que al ser perforadas o cortadas provocan una hemorragia atroz. El cuerpo humano es una paradoja: no es fácil causarle verdadero daño. Por otro lado, si sabes lo que haces, es muy fácil causar un daño devastador. Más adelante veremos las diferencias entre los distintos tipos de combate y cómo elegir el punto débil más conveniente según el tipo de arma, armadura y pelea.

Cómo se mueve el cuerpo en una pelea

¿Alguna vez has jugado un videojuego en el que tus enemigos se convierten en monigotes tan pronto los matas? A esto se le llama ragdoll physics y puede resultar muy gracioso. Enemigos que se movían como si fueran de carne y hueso de repente caen en posiciones de lo más absurdas.

No quieres que esto pase en tus peleas, así que seguiremos algunas pautas muy simples. Regla número uno: el cuerpo va con la cabeza. Regla número dos: el cuerpo va con el golpe. Regla número tres: reconoce el dolor.

Vamos por partes: el cuerpo va con la cabeza. Este concepto es bastante sencillo. La cabeza no puede soportar golpes con la misma entereza que el torso. Si una persona recibe un buen gancho a la sien izquierda, la cabeza se moverá a la izquierda y el cuerpo la seguirá por el simple hecho de que está unido a ella por el cuello. Si una persona persona golpea a otra en el mentón con la palma y dirige toda su fuerza hacia arriba, la cabeza seguirá ese movimiento.

Como escribir peleas creíbles

Esto le da a la otra persona la oportunidad de explotar otras vulnerabilidades, como el cuello o la ingle, y terminar la pelea.

Segunda regla: el cuerpo va con el golpe. Recuerdo haber leído una novela en la que un personaje cargaba contra otro y le daba un mazazo al pecho. El hombre herido cayó de rodillas, maldijo a su oponente y murió. Ocurre un problema (aparte del hecho de que un mazazo al pecho como ese debió haberlo matado al instante): ¿cómo cayó de rodillas, si el golpe debió empujarlo hacia atrás con el pecho hecho puré?

Esta es una clara violación de la física clásica. Recuerda este video cada vez que intentes escribir peleas:

Repite conmigo: el cuerpo va con el golpe. Cuanto más fuerte el golpe, más se mueve el cuerpo en la dirección del golpe.

Tercera regla: reconoce el dolor. Haz un pequeño experimento: enciende la cocina y pon la mano sobre la hornilla… Espera, ¡¿qué haces?! ¿Estás loco? ¿Por qué me haces caso? ¿No te enseñó tu madre a no hacer todo lo que te dijeran?

Si estás leyendo esta entrada, ya tienes la edad suficiente para saber que si pones la mano sobre una superficie caliente, la retiras al instante. Tu cuerpo es una máquina compleja capaz de detectar dolor, enviar la señal al sistema nervioso central y retirar el brazo de la fuente de calor antes de que seas consciente de lo que ha ocurrido.

Con las peleas ocurre lo mismo: a menos que la persona esté muy bien entrenada, se encogerá ante el prospecto del dolor y se retirará si lo recibe. Si golpeas a alguien en un punto no decisivo, reaccionará ante el dolor. Esta reacción suele estar ausente en las novelas de fantasía, lo cual es una lástima porque le resta realismo a las peleas. Mira este video de un soldado siendo pateado por Chuck Lidell:

Analicemos esta situación: no fue un ataque sorpresa, como el primer video. El soldado estaba preparado para recibir esa patada. Fíjate en su postura, con una pierna más avanzada que la otra. Esto le dio mayor estabilidad. Seguramente endureció sus músculos abdominales para evitar daños a órganos internos. Pese a esto, no pudo evitar ser lanzado hacia atrás y encogerse hacia adelante al recibir el golpe.

Incorporar estos breves lapsos de debilidad le dará más realismo a tus peleas. Si golpeas a tu personaje, demúestralo.

Cómo escribir peleas (in)creíbles: ejercicios

Como dije, escribir peleas es fácil. Escribir peleas creíbles y entretenidas es una situación distinta. En esta entrada aprendiste lo más básico: el objetivo de una pelea, la ubicación de unos cuantos puntos débiles y cómo se mueve el cuerpo al recibir heridas. Es hora de poner a prueba lo aprendido. Como ejercicio, elabora el esqueleto de una escena.

  • Define el objetivo: ¿Qué quieren lograr los personajes con esta pelea? ¿Matarse? ¿Demostrar que el otro está equivocado? ¿Son los objetivos de estos personajes los mismos o uno quiere frenar la lucha y huir?
  • Escoge un punto que podría marcar el fin de la contienda: aún no hemos discutido las sutilezas del combate en sí. Si bien es cierto que los puntos de ataque dependen de muchos factores, seguramente tienes una idea de cómo va a terminar esta pelea. Experimenta con al menos tres puntos débiles y elige uno.
  • Imagina cómo se moverían los personajes al recibir esos golpes: ten en cuenta la mecánica del cuerpo y los efectos del dolor cuando un personaje reciba una herida en un punto decisivo. Este suele ser el momento cumbre de la pelea o, cuando menos, un giro. Una herida de gravedad inclina la balanza hacia un lado u otro.

Este es un esqueleto, no una escena real, por lo que no tienes que seguir una estructura específica. Bien podría verse así:

  • Objetivo: Crane quiere matar a Saramás porque cree que este mató a su padre; Saramás solo quiere convencer a Crane de que él no es culpable.
  • Puntos de ataque: Ambos tienen espadas. Crane atacará a matar. Pese a esto, la batalla se decidirá a favor de Saramás, quien hará un corte para sacarse a Crane de encima; como Crane no reacciona lo bastante deprisa, recibe la hoja en la rodilla.
  • Desenlace: Crane cae a la izquierda asiéndose la pierna.

Pueden pasar un montón de cosas a partir de ahora. Si esta fuera una obra ambientada en un mundo fantástico y Saramás tuviera conocimiento de medicina, podría aplicar un torniquete. O sencillamente puedo decantarme por el realismo y dejar que Crane muera y que Saramás cargue con la culpa.

Bueno, hemos terminado esta primera entrada. Esta serie será larga, así que si no quieres perderte nada, será mejor que te suscribas al feed del blog.

Otras entradas en la serie

Cómo escribir peleas (in)creíbles: combate mano a mano
Cómo escribir peleas (in)creíbles: cuchillos y espadas
Cómo escribir peleas (in)creíbles: hachas
Cómo escribir peleas (in)creíbles: mazos y martillos
Cómo escribir peleas (in)creíbles: armas de asta
Cómo escribir peleas (in)creíbles: arcos y armas de fuego
Cómo escribir peleas (in)creíbles: armadura y escudos
Cómo escribir peleas (in)creíbles: magia
Cómo escribir peleas (in)creíbles: monstruos y criaturas fantásticas
Cómo escribir peleas (in)creíbles: mujeres
Cómo escribir peleas (in)creíbles: estructura de una pelea

P.D.: esta serie tratará exclusivamente sobre técnicas para escribir peleas con menos de diez combatientes. Si quieres consejos para escribir batallas (enfrentamientos entre ejércitos), te recomiendo este artículo.

24 comentarios

Deja un comentario
  • Muy buen artículo. ¡Deseando leer los venideros! Yo, como escritor de fantasía que piensa ser publicado algún día, te agradezco mucho esto. Sin ninguna duda me ayudará a crear batallas más creíbles.

    • No es que a mí me gusten mucho las peleas en la vida real, pero me encantan las artes marciales orientales y practico desde la adolescencia.

  • ¡Pelea, pelea! ¿Qué tienen que nos gustan tanto? Estoy seguro de que me voy a enganchar a esta serie de artículos. Aprovecho para dejar una pequeña aportación: si tenéis oportunidades de ver un museo de armas, aprovechadla. Hace tiempo conté en un post la sensación que me llevé con la espada mellada de Edimburgo: http://diludia.com/blog/2014/07/16/la-espada-mellada-de-edimburgo

    Genial idea, Ana, la de una serie de artículos así.

    • Completamente de acuerdo. Unos cuantos escritores se inspiran por las armas de Hollywood, los videojuegos o el anime y terminan con atrocidades que no tienen sentido. Una visita a un museo solventaría todo eso.

  • Hola, Ana:
    Buen artículo. Esperaré con impaciencia los siguientes. Las escenas de lucha me encantan :).
    Unos apuntes sobre el ejemplo. Alcanzar una arteria es algo bastante difícil, por suerte; las tenemos enterradas en nuestro cuerpo, protegidas por tejido muy duro. Para cortar la arteria femoral de una cuchillada (corte) es, por ejemplo, mucho más fácil por encima de la rodilla que en mitad del muslo: los músculos del muslo son gruesos y la protegen bastante. Naturalmente, depende también desde donde te alcance el corte: desde el interior del muslo (complicado) o desde el exterior (más probable).
    Una estocada es otra cosa, por supuesto.
    Y, por lo general, mediante un corte horizontal es difícil alcanzar una pierna, a menos que te agaches, algo bastante tonto (salvo en los videojuegos, que funciona bien). En esgrima con espada a dos manos, por ejemplo, en la mayoría de situaciones normales es biomecánicamente mucho más difícil alcanzar las piernas que la cabeza. Pura geometría. De hecho, una de las aplicaciones básicas del Scheitelhau (uno de los cinco golpes maestros de Liechtenauer, un maestro de la esgrima alemana del s. XIV), el «golpe la corona» es golpear a alguien en la coronilla cuando este quiere golpearte las piernas (http://wiktenauer.com/wiki/Scheitelhaw).
    Y… ya está bien, digo yo :).

    Un saludo.

    • Excelente punto. Una estocada habría sido mil veces más efectiva en este caso que un corte. Basé el ejemplo en una imagen que busqué de la arteria femoral, sin darme cuenta de que estaba viendo una imagen de la arteria femoral profunda. Sería infinitamente más fácil perforar la arteria desde afuera con una estocada o atacar directamente a la rodilla.

    • Ojo: un espada bien afilada (y los que tenían las armas como oficio se cuidaban mucho de tenerlas bien afiladas) corta la carne que da gusto (o disgusto). No es que no se pueda cortar un muslo (hay evidencias arqueológicas que prueban que ocurría, incluso, con cierta frecuencia) de un tajo, pero por lo general las articulaciones son mucho más vulnerables a un corte.
      Otro detalle que hay que tener en cuenta es que es difícil asestar el clásico tajo que representan las películas y videojuegos, como si quisieras cortar en dos un árbol. Un golpe así te deja vendido, y además, los brazos y el arma del otro van a estar estorbando. Claro que, si ya le has arrebatado el arma o está postrado… es otra historia. Aunque eso, en realidad, es una ejecución, más que un combate.

  • Esto me ha recordado lo difícil que es ser escritor. La gente no se imagina el montón de cosas que uno debe investigar y aprender para que las historias estén bien hechas y resulten verosímiles.

    Me gustó mucho esta entrada y quedo a la espera de las siguientes.

    Besos.

    • La gente lo que ve es el libro. Yo antes de meterme en esto no tenía ni idea de lo complicado que era. No me refiero solo a la escritura, sino también al proceso de preparar el libro para el público. Todo parece fácil hasta que te metes en el asunto :)

      ¡Besos!

    • Uff! Sí, eso lo he comprobado no solo con la escritura sino en otros campos también. Como dice el dicho: “los toros se ven mejor desde la barrera”.

  • Uy, esto me viene perfecto. Justo estoy corrigiendo una escena de pelea y siento que la tengo muy incompleta. Me suscribo al blog, quiero seguir estas publicaciones.
    ¡Saludos!

  • Que genial serie, la verdad sigo tu blog desde hace un par de semanas, a pesar de que escribo mas ciencia ficcion, aprecio los consejos de corazón. Y me gustaria preguntar ¿es posible un articulo sobre armas de fuegos?
    Muchas gracias.

  • OMG!

    No te haces idea de lo que me has ayudado con este artículo… son cosas simples (más o menos), pero que te tienes que parar a pensar si se quiere hacer bien.

    Muchas gracias! Y de cabeza a suscribirme y a leer lo que me queda para estar bien informada :)

  • Hola, escribo mi comentario en esta entrada, pero podría haberlo escrito en cualquier otra. Llevo dos días mirando tu blog y es genial. Permíteme felicitarte. Tus entradas son muy buenas, empezando por esta en la que pongo mi comentario. Te limitas a explicar física básica y algo tan sencillo y tan real como la reacción del cuerpo humano ante el dolor que, salvo que estés muy entrenado en lo contrario, es siempre de evitación. Sin embargo, sin duda por influencia del cine, tendemos a ser muy poco realistas al describir escenas de acción.
    No solo me ha gustado tu sección sobre peleas y armas. También lo que escribes sobre planificación. He leído varios libros de guionistas que, se dice, son los que más saben de estructura. Te puedo decir que, con unas pocas entradas muy sencillas, has conseguido ir a lo esencial y explicarlo para que todo el mundo lo entienda.
    Enhorabuena y te deseo mucha suerte en tu carrera de escritora. Te la mereces.

    • Un millón de gracias. Me alegra que mis entradas te gusten y tus palabras me animan a continuar escribiendo para este blog 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.