Reseña — Lectores aéreos — Gabriella Campbell

Lectores aéreos, de Gabriella Campbell

Sinopsis

Mantícoras moribundas. Musas desafortunadas. Cortes de realidad. Un universo paralelo escondido en el trastero de un restaurante. Casas que respiran. Vacas alienígenas. Magos enamorados. Mujeres que paren delfines. Adictos sin remedio. Pelucas con escenas navales. Corazones de cristal. Reencarnaciones fatales.

Estos son solo algunos de los temas presentes en estos catorce relatos de corte fantástico (y uno de terror). Todos los cuentos van tocados de algo que no es de este mundo y todos tienen en común una búsqueda de lo bello y lo tenebroso a través de la sexualidad, el absurdo y, cómo no, la magia.

Añadir Lectores aéreos a Goodreads

Ficha técnica

Título: Lectores aéreos
Autora: Gabriella Campbell
Editorial: Autopublicado
ASIN: B00Y777W62
Precio: 2,99
Disponible en Amazon

Opinión

Sí. Una vez más, reseñaré un recopiltorio de relatos. Ya varios me han dicho que no leen cuentos porque necesitan la longitud de una novela para mantener el interés, para saborear la tensión. Yo solía pensar igual. Sin embargo, en los últimos meses he descubierto que no hay nada que una novela pueda lograr que un relato no, y Lectores aéreos ha terminado de demostrar cuán equivocada estaba al creer que el cuento es inferior.

La fantasía no se limita a reinos encantados y hechiceros barbudos. La ficción en general funciona mediante ardides alimentados con la imaginación, o, en palabras menos románticas, mediante preguntas respondidas con mentiras. Esta característica se hace más acervada en el terreno de la fantasía puesto que el autor debe colocar al lector en una situación imposible y hacerle creer que es real. Es por esto por lo que la fantasía está entre el realismo y la especulación. La fantasía bien escrita tiene un poder evocativo innegable. Es como el género erótico, que se distingue de la mera pornografía por su poder evocativo, por su capacidad de difuminar la línea entre lo sexual y lo estético sin la necesidad de recurrir a descripciones sobre la longitud del pene del protagonista.

Asimismo, Lectores aéreos se distingue de otros recopilatorios de  fantasía por yacer en esa línea entre lo real y lo imaginario, por combinar ambos elementos hasta hacerlos indistinguibles, por hacer preguntas que no tienen respuesta.

—¿Qué ocurriría si viajaras en una nave espacial llena de criaturas mitológicas? (Pero tienes un trabajo de lo más mundano, como limpiar jaulas o barrer pasillos).
—¿Qué ocurriría si descubrieses que tienes la posibilidad de inspirar a otros para convertirse en grandes artistas? (Pero tú, a la vez, no tienes ningún talento reseñable).
—¿Qué pasaría si la realidad se modificara a tu alrededor muy poco a poco, hasta el punto de hacerse irreconocible?
—¿Y si tu amante y tú vivierais en líneas de tiempo diferentes?
—¿Y si tu casa tuviera vida propia? ¿Y si tomase decisiones no acordes con las tuyas?
—¿Qué ocurriría si pudieras escuchar los pensamientos de los demás? (Y no solo los buenos, los positivos, los amables).
—¿Y si pudieras reunir a toda la Londres victoriana para averiguar la identidad de Jack el Destripador?
—¿Y si tuvieras una adicción terrible, una adicción que te atormentara, a pesar de haber encontrado una vida nueva, un trabajo nuevo y al amor de tu vida?
—¿Y si tu vida entera estuviera marcada por una profecía? ¿Y si supieras cuándo te enamorarías, cuándo morirías? (Pero no cómo).
—¿Y si existiera un sistema legal que nos castigara por delitos cometidos en nuestras vidas pasadas?
—¿Y qué pasaría si parieras un delfín?

La característica que más me fascinó de este recopilatorio es que plantea preguntas, mas no ofrece respuestas. La gran mayoría de los relatos culminan en un punto álgido sin descender hacia la resolución que nuestros cerebros humanos tanto anhelan en las obras de ficción, lo cual genera en el lector una sensación de estar incompleto, sin acabar, de flotar en el aire. Tal vez el título provino de esa sensación, aunque también es posible que Gabriella se imaginara lanzando a los lectores en una catapulta. No sé. Con lo raro que son estos relatos, la imagen no me sorprendería.

No quiero hablar del contenido de los relatos porque podría arruinarlo para algunos. Solo diré que mis favoritos fueron Musa, Paredes como gargantas, Black Magic Woman, Y diente por diente. Son quince relatos apasionantes que vale la pena leer. Si te gusta que te dejen el cerebro como un batido de fresa, este recopilatorio es para ti. Si prefieres que cada historia tenga una conclusión lógica, huye en la dirección contraria.

Calificación final

4.5-gatitos

4 comentarios

Deja un comentario
  • “Preguntas respondidas con mentiras”, exageradas y, sin embargo, tan bien integradas que ninguno de los cuentos de Lectores aéreos se tambalea.
    Leí este libro de cuentos hace muy poquito. Cierto: el tratamiento que hace de la fantasía es muy interesante. Disfruté mucho su lectura. Lo de la “sensación de incompleto” que comentas ocurre, en mayor o menor medida según el cuento. Para algunos lectores encontrarse con tantos grados de libertad puede ser angustioso, para otros puede ser genial. Esta fantasía y esta amplitud funcionan muy bien como estímulo. Si tienes la imaginación agarrotada, este libro puede ayudarte a deshacer el nudo y liberarse de nuevo. A partir de su lectura generé unas cuantas ideas, seguramente un par de ellas se conviertan en cuentos dentro de poco.
    Si eres un gran lector y ya no te sorprendes con cualquier cosa, creo que es muy buena opción probar este libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.