3 cosas que los escritores podemos aprender de Deadpool

La película de Deadpool ya salió (spoiler: fue genial) y aquí estoy yo sin poder hablar mucho sobre ella porque no quiero arruinarla para el que no la haya visto. A pesar de este inconveniente, no voy a negar que los escritores podemos aprender mucho de la excelente labor de promoción que recibió Deadpool gracias a ciertas estrategias de marketing. Seamos honestos: queremos vender nuestros libros. La mayoría de nosotros no aspira a hacerse rico, pero si publicamos, es para que nos lean. Cuantos más lectores, mejor.

Recapitulemos: a menos que hayas estado viviendo bajo una roca, habrás oído de esta nueva película de super héroes llamada Deadpool. Lo más probable es que nunca hayas leído el cómic y solo conozcas al personaje de pasada, por la adaptación que recibió. Sin embargo, este anti-héroe desconocido por el público general logró recaudar la increíble cifra de 137 millones en su primer fin de semana. Si investigamos el desempeño de una de las películas de Batman, digamos, The Dark Knight Rises, hallaremos que esta recaudó más: 160 millones en su primer fin de semana. Va ganando Batman.

No obstante, es peligroso fijarse en los números sin analizar el contexto. Batman recaudó más, pero su presupuesto era de 250 millones de dólares. Además de esto, Batman es un héroe reconocido cuya figura ves en todos lados, desde el pasillo de juguetes en Walmart hasta las estanterías de GameStop. Todo el mundo lo conoce.

Por otro lado, Deadpool tiene una base de fans más bien modesta comparada con la de Batman. Pese a esto, logró recaudar esa impresionante cantidad con un presupuesto de tan solo 50 millones. Cubrió sus gastos el primer día que estuvo en cines. ¿Cómo logró este “héroe” poco conocido romper tal récord en el competitivo mundo de las películas de super héroes? ¿Y qué podemos aprender los escritores de este éxito?

Aquí les dejo tres cosas que los escritores podemos aprender de Deadpool.

Descubre el corazón de tu novela

Mariana Eguaras, asesora editorial con más de quince años de experiencia en el mercado, dijo una vez que se podía vender un libro como se vende un Yogurt. No obstante, aclaró que el marketing de un libro es mucho más complicado porque hay que conocerlo a fondo. Hay que leerlo bien, desentrañar los elementos claves y basar la campaña de promoción en ellos para atraer al público adecuado. Un yogurt es un producto, mientras que un libro es un contenido. Para promocionarlo bien, hay que conocer su corazón.

Veamos un ejemplo: un elemento clave de las películas de super héroes es el traje. Debido a que es uno de los elementos que generan más expectación en el fan, se revela en una etapa tardía de la campaña de promoción. Los de Deadpool sabían que no podían hacer lo que los demás: poner a Deadpool en una pose heroica como Batman o Daredevil. Esto cumpliría el objetivo de revelar el traje, pero estaría ignorando otro elemento más importante aún: el mismísimo corazón del cómic. Deadpool nació como la parodia de un personaje de DC conocido como Deathstroke. Es irreverente, sarcástico e ingenioso. A menudo se lo encuentra en situaciones absurdas, oye voces y da indicios de saber que está en un cómic.

Una pose heroica implicaría ignorar todo esto, por lo que los del equipo de marketing se decantaron por algo no convencional, algo perfecto para Deadpool.

Esta fue la revelación del traje:

Los fans se volvieron locos. Les encantó el traje y les encantó saber que Fox estaba preservando el corazón del cómic. Ahora, veamos un ejemplo de un equipo que pudo haberlo hecho mejor: Susurros, de A. G. Howard, una obra derivada de Alicia en el país de las maravillas. Estudiemos la portada y la sinopsis:

Susurros, de A. G. Howard

Alyssa Gardner oye susurrar a los insectos y a las flores (enfermedad que llevó a su madre al manicomio). Esta maldición familiar se remonta hasta su antepasada Alice Liddell, la mujer que inspiró a Lewis Carroll para escribir Alicia en el País de las Maravillas. Cuando la salud mental de su madre empeora, Alyssa se da cuenta de que la ficción está basada en una terrible realidad: el País de las Maravillas existe y es un lugar mucho más oscuro y retorcido que el desvelado por Lewis Carroll. Allí deberá enmendar los errores que cometió Alicia para salvar así a su familia.

Esta es la sinopsis original, antes de que los demás libros de la trilogía fueran publicados. Basta con leerla para saber que será una historia de fantasía oscura ambientada en el País de las Maravillas. ¿El problema? Por ninguna parte se menciona un triángulo amoroso que abarcará decenas, cientos de páginas. La portada y la sinopsis no sugieren que la trama será relegada a segundo plano para alimentar un romance adolescente. Este es un elemento clave que quieres exhibir ante el lector. De otro modo, podrías terminar atrayendo lectores equivocados. Debido a esto, las editoriales modificaron la sinopsis. El último párrafo de la misma dice:

Alyssa descenderá por la madriguera del conejo hacia un mundo mágico, pero también despiadado. Durante su increíble aventura, tendrá que decidir en quién confiar: en Jeb, su mejor amigo, por el que siempre se ha sentido atraída, o en el fascinante y seductor Morfeo, su guía en el País de las Maravillas y con el que lleva soñando desde que era niña.

Perfecto. Ahora sí. Contiene los elementos principales de la novela y el lector sabe de qué va exactamente solo con leerla.

Usa el tiempo a tu favor

The Twelve Days of Christmas es una canción navideña en la se enumeran doce regalos que una persona dice haber recibido de su enamorado durante doce días. Muchas campañas se basan en esta canción para crear una variante orientada al marketing. Así, tenemos artistas que sacan una nueva ilustración en los doce días previos a Navidad, o empresas que sacan un nuevo producto todos los días por ese periodo de tiempo. Los de Deadpool no se quedaron atrás, y así nació la campaña 12 Days of Deadpool. Todos los días, los fans recibirían nuevo material, como entrevistas y posters. La campaña culminó con el lanzamiento de un nuevo trailer.

Y, por supuesto, los fans adoraron la campaña. Moraleja: las cuentas regresivas funcionan. Es más efectivo dosificar la información que sacarla toda al mismo tiempo. Es por eso que se recomienda comenzar a promocionarse al menos seis meses antes de lanzar un libro, para conseguir lectores y darles tiempo de que se familiaricen contigo. Muchas editoriales también siguen este principio, revelando primero la sinopsis de un libro y citas para culminar con la portada.

Otro punto importante es la fecha de lanzamiento en sí. ¿Te has dado cuenta de que un montón de novelas de romance salen en San Valentín? ¿O que en diciembre las estanterías están llenas de cuentos navideños? El mercado editorial es cíclico. Sigue un patrón que no es del todo rígido y que puedes aprovechar. Algo similar ocurre con la industria del cine. Por lo general, las películas de super héroes importantes se estrenan durante el verano. Deadpool sería estrenada el 12 de febrero, una fecha difícil porque San Valentín estaba a dos días de distancia. ¿Se acobardó el equipo? Oh, no. Lo aprovecharon sacando un tuit que prácticamente gritaba: película romántica.

Fue hermoso…

Échale un vistazo a tu calendario a ver si hay alguna fecha importante. ¿El protagonista de tu libro es enfermero? Ponlo en promoción en el Día del enfermero. ¿Es un libro de humor? Aprovecha el día de los inocentes.

Recompensa a tus fans

Si conoces el corazón de tu novela y usas los canales adecuados, llegarás a tus lectores potenciales. Algunos te leerán. Entre ellos habrá un grupo al que le gustó tanto tu obra que comenzarán a recomendarla. Harán cosas como escribir entradas en sus blogs y promocionarla en Twitter sin que tú se lo pidas. Reconócelos. Recompénsalos. Deadpool no se hizo viral porque los de Fox o Ryan Reynolds se la pasaran las veinticuatro horas del día diciendo: compra tickets para ver Deadpool. Se hizo viral gracias a los fans.

Los fans particularmente activos recibían ciertos beneficios, como ser los primeros (o incluso los únicos) en ver un trailer. Esto provocó que los propios fans comenzaran a promocionar la película y que crearan su propio contenido. ¿Recuerdas el tuit romántico que sacó el equipo de Deadpool? Alguien HIZO un trailer romántico:

Reconoce a los fans que te retuitean, que te escriben reseñas sin que se lo pidas, que recomiendan tu novela. Recompénsalos, así sea solo con palabras de gratitud. Después de todo, publicas para ser leído, y ver a alguien ajeno promocionar tu novela o escribir un fic es maravilloso.

¿Crees que hay algo más que podamos aprender de Deadpool?

6 comentarios

Deja un comentario
  • Primero que nada… No he visto la pelicula, y ya me dieron ganas de verla jajaja
    Sobre tus consejos tienes toda la razón, son cosas que he comprobado por separado y funcionan. Vamos a ver si podré con algún libro cumplir con todas al mismo tiempo; se hace algo difícil estar pendiente de todo, pero lo más importante es que ahora estoy consciente de que esa es una manera correcta de seguir haciendo marketing y del impacto que pueden tener todas a la vez. Gracias Ana. =)

    • Justamente eso es lo más difícil: estar pendiente de todo. Una campaña de promoción no es poca cosa y se convierte en algo bastante pesado cuando tienes otras responsabilidades. La labor de los publicistas es bestial.

      ¡Gracias por comentar!

  • Primero: Buena lección la que hemos aprendidos de estos publicistas, si señor.
    Segundo: Por si no quedaba demostrado, cualquier aspecto vital te puede generar una enseñanza: así los del cine nos enseñan cómo vender un libro. Vive con los ojos abiertos ―y con los oídos limpios…―.
    Tercero: No es la película que más ha destacado por su rentabilidadde momento, pero está en ese grupo «rompedor» que ha sabido descollar de alguna manera y rentabilizarlo. ―¿Os acordáis de «Paranormal activity»?― Eso también cuenta para vender: Originalidad y darle al cliente lo que busca. ¿Cómo? Escribiendo lo que te gusta a ti, pero mirando hacia afuera. Vamos, disfruta de la escritura y rompe moldes.
    Cuarto: Soy más de dejar reposar las películas antes de verla, pero me parece que ésta la veré en breve. Se lo merecen el director, los actores, el guionista, el compositor, maquilladores, tramoyistas… y los publicistas

    Gracias, Ana, por compartir esta reflexión.

    • Para que veas que se pueden sacar lecciones de todo. Nunca pensé que haría una entrada de marketing de libros (no es lo mío), mucho menos una que incluyera a Deadpool.

  • Hola Ana!

    Llevaba mese sin pasarme por aquí. Aunque me encanta la blogosfera, el maldito trabajo y las prisas me mantienen alejada de este mundo que adoro, y que necesito. Me he puesto hoy a repasar los blogs que más me gustan. Como siempre, publicas poco pero de gran calidad.

    Me encantó el artículo y me encantó leerte.

    Tengo pendiente la reseña de Los moradores del cielo que, te adelantó, me gustó bastante.

    Suerte con todo!

    Lyra.

    • ¡Qué bueno verte por acá! Yo también tuve ciertos asuntos que atender en la vida real, pero estoy de vuelta. Al menos espero hacer una entrada todos los martes, con una que otra adicional los viernes.

      Estaré esperando la reseña con ansias.

      ¡Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.