Reseña — Weird Things Customers Say in Bookstores — Jennifer Campbell

Licenciado por la editorial y Malpaso traducido como «Cosas raras que se oyen en las librerías». Si quieres trabajar en una, este libro destrozará todos tus sueños. Y si eres librero, te consolarás al saber que no eres el único que tiene que oír preguntas ridículas.

Trabajo en una librería, así que esta colección de relatos tenía que acabar en mis manos.

 

Sinopsis

Este es un libro de anécdotas en el sentido más estricto del término. Cuando un cliente se acerca a una librería no siempre sabe qué quiere leer, y si lo sabe, no conoce exactamente el título del libro que busca, o el nombre del autor del libro, o… La oportunidad para el malentendido, la anécdota o el chiste está servida. Sin embargo, detrás de cualquier chiste se esconden verdades incuestionables, que en este caso tienen que ver con el «despiste» de los clientes y la creciente incomprensión con respecto a esa pregunta tan antigua: «¿Qué es un libro?»

CLIENTE: ¿Tenéis Bridget Jones: Loca por él?
LIBRERO: Lo hemos agotado, pero se lo puedo pedir. Llegará en las próximas 48 horas y podríamos enviárselo por correo.
CLIENTE: No le tengo confianza en la oficina de correos. ¿Me lo podéis mandar por fax?.

Ficha técnica

Título: Weird Things Customers Say in Bookstores
ISBN: 9781468301281
Título original: Weird Things Customers Say in Bookshops Presentación: carátula dura
Autora: Jen Campbell 190 páginas
Editorial: Overlook Precio: 15 USD

Opinión personal

Hace unos años, un tweet de John Cleese inspiró a Campbell a abrir un blog donde narraba las anécdotas más extrañas y divertidas que ocurrían en su librería. Imagino que a partir de esa premisa decidió llevar todas esas experiencias al formato impreso, con la colaboración de otros libreros.

Empezaré diciendo que trabajo a medio tiempo en una librería, así que podría afirmar que esta colección de anécdotas fue creada solo para acabar en mis manos. Mientras leía, sentí como si estuviera en un grupo de apoyo al estilo de Alcohólicos Anónimos, pero llamado Libreros Exasperados. En el gremio oímos cosas que te hacen perder la fe en la humanidad.

Tienes a los clientes que no saben ni de qué hablan…

Customer: Do you have a book on dinosaurs? My grandson’s really into them.
Me: Absolutely, we have one over here.
Customer: Does it have every type in here?
Me: I believe it’s a very comprehensive collection, yes.
Customer: Great. Does it have a chapter on dragons?

Cliente: ¿Tienen algún libro sobre dinosaurios? A mi nieto le gustan mucho.
Yo: Por supuesto, tenemos uno justo aquí.
Cliente: ¿Tiene todos los tipos?
Yo: Sí, creo que es una colección muy completa.
Cliente. Bien. ¿Tiene un capítulo sobre dragones?
… a los que creen saber de lo que hablan…

Customer: Do you have a copy of 1986?
Me: 1986?
Customer: Yeah, Orwell.
Me: Oh. 1984.
Customer: No, I’m sure it’s 1986; I always remember because it’s the year I was born.
Me: …

Cliente: ¿Tiene una copia de 1986?
Yo: ¿1986?
Cliente: Sí, Orwell.
Yo: Oh, 1984.
Cliente: No, estoy seguro de que es 1986; siempre lo recuerdo porque ese fue el año en que nací.

Yo: …

... a los que creen que eres un avanzado cyborg con almacenamiento de información ilimitado…

Customer: I read a book in the eighties. I don’t remember the author or the title. But it was green, and it made me laugh. Do you know which one I mean?

Cliente: leí un libro en los ochenta. No recuerdo el autor o el título. Pero era verde y me hizo reír. ¿Sabes a cuál me refiero?

... y a los autores insufribles.

Customer: You don’t have a very good selection of books.
Me: We’ve got over ten thousand books.
Customer: Well, you don’t have the book I’ve written! (storms out)

Cliente: No tienen una buena selección de libros.
Yo: Tenemos más de diez mil libros.
Cliente: ¡Bueno, no tienen el que yo escribí! (sale hecho una furia)

En serio, si algún día publicas un libro, no seas así de imbécil. Ya me han tocado dos de esos.

El libro tiene unas cuantas ilustraciones. No están en todas las páginas, pero sí son numerosas y oportunas.

Si estás interesado en el mundo de las librerías o si trabajas en una, este libro es para ti. Si conoces a algún librero, este sería un excelente regalo.

Como nota final, la mayor queja que he notado en otras reseñas es que las anécdotas parecen falsas porque no puede haber clientes que hagan preguntas tan estúpidas… Oh, si tan solo tuvieran razón…

Calificación final

14 comentarios

Deja un comentario
  • Uno de mis libros favoritos es El canalla sentimental de Jaime Bayly. Es, como casi todos sus libros, casi autobiográfico. Hay una escena en la que él va a la librería para comprobar que su más reciente novela está en la sección de los más vendidos. No lo encuentra, así que se dedica a buscar sus libros en los estantes perdidos para ponerlos en la mesa de novedades. Al día siguiente regresa y se da cuenta de que ya no están. Le pregunta a uno de los libreros por su libro, esperando que le digan que los han vendido todos, pero por supuesto le informan que ya los han regresado al estante donde nadie los ve porque nadie los compra. La escena termina con el autor triste, llevando uno de sus libros a la mesa de bestsellers. Me imagino que no será un caso aislado.

    • Nop, no es un caso aislado. Hace como tres meses descubrimos a un autor colocando sus libros en la mesa "Recomendados por nosotros". Su argumento era que si lo dejábamos es los estantes, no lo íbamos a vender. Como ves, no es nada raro.

      Añado "El canalla sentimental" a mi lista de lecturas.

    • Y esto es en librerías; lo que deben oír en otros locales debe ser atroz. Pero bueno, no cambio este empleo por nada. Es la bomba.

    • Lástima, porque a mí me hizo reír a mandíbula batiente. Pero claro, pertenezco al gremio y la verdad es que hay muchas anécdotas por ahí.

      ¡Besos!

  • Siempre he querido leer uno de estos, pero cada vez que estoy a punto de encargarlo pienso: "¿Para qué, teniendo #Clientedeldía en twitter?" xD

    Ahora ya en serio, no conocía ningún título en concreto, pero ahora que sé cuál buscar se va a ir directo a mi pila de pendientes xD

  • Hola!!
    Pues la verdad es que no había oído de este libro, pero lo que se ve es algo de lo más interesante para leer mientras se desea pasar el rato, no sé si lo adquiriría para tenerlo en mi estantería, pero si me lo pasaran no me quejaría.

    Gracias por la reseña.
    Saludos =D

    • A lo mejor hasta lo encuentras en tu biblioteca. Ahí fue cuando lo encontré por primera vez, y como me encantó, le dije al jefe que lo ordenara en nuestra librería. Ahora los clientes saben lo que sufrimos XD

      ¡Abrazos!

  • Voy a terminar comprando esto por el puro placer de burlarme de otros (e irme preparando para trabajar en una librería).

    Con solo la anécdota de la sinopsis quedé perpleja, pero tranquila, no solo ustedes viven esto, estas son como las preguntas que le hacen a mi hermana (trabaja en recepción en un hotel), una vez le preguntaron que a qué hora iba a hacer erupción el volcán… ¡Ah! Y en otra ocasión vi un artículo de las preguntas que recibía una agencia de viajes, había cosas como “En el folleto que nos dieron no decía que en la playa habría peces en el agua, nuestros hijos estaban aterrados.” o “Estoy increíblemente molesto, nadie nos informó que en España todos los taxistas hablaban español”. Apenas para pegarte un tiro n.n

    • Trabajar en hostelería y comercio es someterse a la estupidez humana. Es como el Overlook Hotel de El resplandor: te vuelve cada vez más loco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.