Reseña — La cura mortal — James Dashner

Maldigo el día en que decidí leer esta serie. En serio, fuck my life.

Sinopsis

El tiempo de las mentiras se terminó… .

Thomas no puede confiar en CRUEL. La organización le borró sus recuerdos y lo encerró en el Laberinto. Luego lo dejó al borde de la muerte, en el Desierto. Y lo separaron de los Habitantes, sus únicos amigos. Ahora CRUEL asegura que el tiempo de las mentiras ha terminado. Con toda la información que reunió gracias a las Pruebas, está en condiciones de avanzar en la cura de la Llamarada. Pero Thomas debe pasar por la Prueba Final. ¿Logrará sobrevivir al procedimiento? ¿Será cierto que se terminaron las mentiras? Quizá la verdad sea más terrible aún… una solución letal, sin retorno.

Opinión personal

 

Cuando empecé a hacer reseñas, me prometí a mí misma que tendría el mayor tacto posible. Entiendo que los escritores debamos soportar cuanta crítica nos lancen y que este factor no me da el derecho de despotricar a otra persona como si fuera un niño prepubescente jugando al Call of Duty online.

Pero en serio, a la mierda el tacto. Sí, sé que yo también soy escritora y que se ve mal que lo diga. Puedes decir que solo estoy celosa y que mi novela es un asco. Adelante. Eso no quita que The Maze Runner sea una soberana cagada.

Sí, eso dije.

Ahora bien, no soy de las que insultan por el placer de hacerlo. Tampoco soy de las que afirman que una obra es una cagada sin fundamento alguno. Así que estructuraré esta reseña de tal forma que mis motivos queden claros. Añado que en esta entrada asumiré que ya has leído las primeras dos entregas, por lo que habrá spoilers. Como sé que podría venírseme una tormenta de fans de Dashner encima, también colocaré pasajes y spoilers del tercer libro para respaldar mis argumentos, pero marcaré estos en blanco; deberás seleccionarlos con el ratón para poder leerlos. La decisión es tuya.

Bueno, allá vamos.

1. Usar un arma biológica para controlar la población era innecesario

En el primer libro, Dashner hace creer que el virus responsable de La Llamarada escapó debido a las erupciones solares que azotaron el planeta. En el segundo, insinúa que en realidad el virus fue desatado como medida para controlar la población, |hecho que es confirmado en el tercero|.

|“Aunque soy más que consciente de que fue un acto de desesperación suscitado por las erupciones solares, liberar el virus de la Llamarada como medida de control de la población fue un crimen abominable e irreversible”.|

Usar un virus para controlar la población podría ser un método viable en ciertos casos, pero no en este. Las erupciones habrán matado al 60% (como mínimo) de la gente y destrozado numerosas fuentes de comida. La prioridad del gobierno sería asegurar los recursos suficientes para la población restante. En estas condiciones, la agricultura se vería gravemente comprometida y nos podemos olvidar de la pesca marítima al haberse derretido los cascos polares. Es fácil deducir que no habrá recursos suficientes para el resto de la población incluso con un plan de racionamiento más estricto que el de Cuba y Corea del Norte combinados. Como es lógico, se desatará el caos entre los sobrevivientes.

Hasta aquí vamos bien. Tenemos un estado de anarquía derivado de la escasez de provisiones que debemos solucionar de algún modo; no hay suficiente para alimentar a todos los supervivientes. Lo lógico es que soltemos un virus creado por el hombre y sin cura para matar a unos cuantos, ¿no?

No. Por el amor de Dios, no. Lo lógico es que cortemos las provisiones a los sitios que nos resulte más difícil manejar y dejemos que la gente muera de hambre. Dejamos de enviar camiones de comida y ya. ¿Demasiado cruel? Entonces envenenemos algunas botellas de agua y raciones de comida para que mueran rápido; perderemos valiosos recursos, pero a la larga, ahorraremos lo necesario y no será tan horrible como morir de hambre.

¿Sigues queriendo usar un virus? Dale, pues. Usemos el de la viruela, que es sumamente infeccioso y anteriormente tenía una tasa de mortalidad del 30%; actualmente podría ser más porque no ha habido ningún infectado en décadas y hemos perdido la inmunidad natural. Y lo mejor de todo es que YA TENEMOS LA VACUNA. Así que podemos hacer un lote de, no sé, 50,000 vacunas y dejar que el resto de la gente muera.

Como pueden ver, había mil y un formas de controlar la población sin los riesgos que conlleva usar un virus desconocido. Pero Dashner quería una excusa para transformar a los infectados en zombis, manía que me lleva al segundo punto:

2. Los virus no funcionan así

Resulta que el virus responsable de causar la Llamarada era asintomático y mataba rápido. Además, no se transmitía por el aire (según el segundo libro). No obstante, desarrolló nuevas formas de transmisión y nuevos síntomas al mismo tiempo. Cualquiera que sepa biología rudimentaria te dirá que eso es imposible. ¿Cómo demonios mutó de tal forma?

Pero, ¿sabes qué? Está bien. Esta es una incoherencia a nivel científico, no una violación del sentido común. Así que la perdono. Lo que no perdono es lo siguiente:

3. Las curas no funcionan así

De todo lo que no me gustó de esta saga, esto fue lo peor. Habría tolerado el resto, pero este factor va más allá: es un insulto a los logros de la raza humana.

La razón por la que Tomas y los demás fueron sometidos a unas pruebas tan duras fue porque los de CRUEL estaban estudiando sus patrones mentales para desarrollar una cura a partir de ellos. Sí, eso es un principio médico muy utilizado. ¿Recuerdas esa vez que logramos curar el Alzheimer viendo cómo funcionaba el cerebro de una persona sin dicha condición?

 ¿No? ¿Eso nunca pasó?

Claro que nunca pasó, maldita sea.

Thomas y compañía no padecen de la Llamarada. Ni siquiera pueden contraer el virus. Por ende, sus cerebros no están combatiendo la infección y, aunque lo estuvieran, no obtendrías datos valiosos de ellos. Lo que quieres analizar es su sistema inmunológico y su material genético, lo cual determina por qué sus cerebros no resultan dañados; no es al revés.

En una pandemia tal, solo tener a un inmune sería un recurso valioso, y Dashner tenía a cientos, miles. Lo correcto sería analizar el material genético de al menos cien inmunes para hallar la mutación específica que los hace resistentes a la enfermedad y cómo funciona. Una vez tienes esa información, puedes elaborar un tratamiento a base de ello (así hemos desarrollado numerosos medicamentos para distintas enfermedades) e incluso podrías introducir la mutación en el código genético de los no inmunes.

Oh, sí, es posible añadir un gen al código genético de una persona. Por ejemplo, el 1% de los europeos caucásicos tiene la mutación delta 32 en el gen que codifica la proteína CCR5. El VIH se ancla a esta proteína para entrar a las células e infectarlas. En los individuos con esta mutación, el cuerpo casi no produce CCR5, por lo que el virus no puede atacar la célula. No desarrollan SIDA.

Ya existen procedimientos que permiten transferir dicha mutación a las células de otra persona, y también se podrían usar células madre (algo a lo que muchos le rehuyen, pero en situación de pandemia nadie diría ni pío). Actualmente se están desarrollando distintas terapias genéticas para un gran número de condiciones y el único motivo por el que no lo hemos logrado es que existen problemas éticos con los que debemos tener mucho cuidado. En situación de pandemia, esas restricciones desaparecerán más rápido de lo que me toma chascar los dedos.

Volvamos a esta trilogía: no puedo creer que una organización como CRUEL, llena de científicos e investigadores, haya elaborado una prueba sin ninguna base científica e ignorado ramas con un potencial de éxito más elevado, como la inmunología y la genética. Ya me imagino cómo llegaron a esa conclusión:

—Coño, estamos bien jodidos…
—Tranquilo, que ya sé cómo vamos a desarrollar la cura.
—¿En serio?
—Sí. Mira, buscamos a unos chicos inmunes y los dividimos en dos grupos. Vamos a construir dos laberintos gigantes y los vamos a encerrar ahí. En el centro habrá un claro. Todas las noches se cerrarán las puertas y el laberinto se llenará de unas criaturas con muchos pinchos y garras.
—Ah, para protegerlos del exterior.
—No, claro que no. Para matarlos.
—¡¿Matarlos?!
—Sí. Cuando por fin descubran cómo salir del laberinto, los hacemos cruzar una zona árida y un par de ciudades llenas de infectados, a ver cómo se las arreglan. Les diremos que ellos también están infectados para que se animen a caminar rápido.
—Pero tendrán protección, ¿no?
—Bueno, un poco, pero la mitad morirá en el camino.
—¿Pero por qué?
—Para estudiar sus patrones mentales y desarrollar una cura, claro.
—Ah, ya entendí. Ahora todo tiene sentido.

No, no lo tiene. Si tienes un grupo de inmunes, los proteges, los analizas, desarrollas tu cura y, por si acaso, los sigues protegiendo hasta que cumplan los diecisiete años para que puedan tirar como conejos y comenzar a reproducirse. NO LOS MATAS.

Si alguna vez la humanidad llega a padecer de tal estupidez entre sus científicos más destacados, MERECEMOS LA EXTINCIÓN.

4. CRUEL es ridículamente inútil para ser tan poderosa

A través de la serie, CRUEL se nos presenta como un enemigo sumamente poderoso. Los tipos lograron construir no uno, sino dos laberintos gigantescos. Podemos calcular el área aproximada del laberinto usando la velocidad de Thomas y Minho al correr. Asumamos que corren a una velocidad de 7 kilómetros por hora y que hay 10 horas de luz, desde el amanecer hasta el anochecer. Tomando en cuenta dos descansos de 30 minutos, tendremos que recorren 63 kilómetros en un día, ida y vuelta, así que serían 31 kilómetros desde que salen hasta el extremo. Por supuesto, es un laberinto, no una línea recta. Digamos que son apenas 2 kilómetros en línea recta desde el Claro hasta el extremo. Son 4 kilómetros cuadrados. Y eso apenas es una sección, porque según el libro, el laberinto es así:

Sin tomar en cuenta el Claro, que tiene el tamaño de varios campos de fútbol americano, el área del laberinto es de 32 kilómetros cuadrados. 32 kilómetros de paredes que pueden cambiar de posición por sabrá Dios qué mecanismo, cielo artificial y quién sabrá qué más. Actualmente, no podemos construir algo así.

A esto hay que sumarle el arsenal tecnológico de CRUEL: tienen a su disposición una flota de navíos y transplanos, pueden controlar mentalmente a la gente, crear paredes invisibles, etc. ¿Y me dicen que no pueden hallar una cura?

La inutilidad de CRUEL va más allá, por supuesto. Lograron crear dos laberintos impenetrables, pero no pueden mantener a la gente fuera de sus instalaciones: |en una ocasión, el Hombre Rata dice que de cuando en cuando se meten Raros|. Esto sin mencionar que |un grupo de adolescentes consiguió escapar de las instalaciones de CRUEL. ¿Pueden construir dos laberintos pero no pueden extremar las medidas de seguridad en el cuartel principal?|.

En serio, no me sorprende que la humanidad esté a punto de extinguirse.

5. Los personajes siguen siendo de cartón

No se puede negar que los personajes son planos. |Thomas repudia a Teresa incluso después de comprender por qué lo traicionó, pero no tiene ningún problema con Gally, cuando lo que hizo este fue mucho peor|. Desde la segunda entrega me quejé de que Brenda no era más que el reemplazo de Teresa, |y bueno, lo fue. Teresa murió frente a Thomas, este lamentó su pérdida por cinco minutos y luego dejó que Brenda lo besara. En definitiva, Brenda estaba ahí para sustituir a Teresa y nada más|.

También me obstina la cobardía de Thomas, lo cual refleja que a Dashner le dio pereza explotar su pasado al cien por ciento. Después de dos libros anhelando recordarlo todo, |Thomas decide NO recuperar sus recuerdos. En un principio, se entiende. El procedimiento viene de la mano de CRUEL y no se puede confiar en ellos. Luego, Thomas visita a un tal Hans para que le quite un dispositivo que tiene en la cabeza, el cual le permite a CRUEL controlarlo. Brenda, en quien Thomas confía, confía en Hans. Aún así, Thomas se niega a recuperar sus recuerdos. Por último, está una conversación entre Thomas y Brenda en la que Thomas suelta esta perla:|

|“—No quiero saber nada; no quiero saber nada más. Lo único que me importa es que lo que vamos a hacer a partir de ahora. No quiero saber nada sobre mi pasado ni el tuyo ni el de CRUEL. Nada. Y tenemos que ponernos en marcha.”|

Toma, ahí está la prueba de que Dashner es un flojo.

Podría seguir, pero en verdad, ya veo que esta reseña se ha convertido en una entrada sobre todo lo que está mal con The Maze Runner. Lo dejaré aquí. Admitiré que Dashner tenía una premisa interesante y ostenta un envidiable dominio del ritmo que obliga al lector a seguir leyendo. No obstante, esto no contrarresta el efecto de unos personajes de cartón y un argumento que tiene más agujeros que un colador de pasta. Dashner escribió esto fumado, tomado o las dos.

Insúltame si quieres. No te censuraré ni nada. Pero seguiré diciendo que The Maze Runner es una cagada y seguiré teniendo la razón.

 

Y ahora, si me disculpas, voy a lavarme el cerebro con lejía a ver si logro borrarme la memoria.

Calificación final

 

Lamento haber leído esto.

22 comentarios

Deja un comentario
  • ¡Guaaaaau! *Silbidito de admiración* Juro que hasta pude sentir el ácido emanando de esta reseña. La verdad, creo que hice bien dejando esta trilogía a la mitad xD Y a juzgar por los spoilers tampoco me perdí de mucho.
    Pero bueno, así como hay libros maravillosos que te hacen pensar que Dios existe, no pueden faltar los que mas bien te dan ganas de suicidarte y hacerte perder la fe en la humanidad.

    • En este momento, me arrepiento de no haber dejado la trilogía, que pude haberlo hecho. Me dije que tal vez estaba equivocada, pero como ves, mis sentidos de lectora no fallan. Esta obra tiene tantos agujeros que podría pasar una manada de elefantes a través de ellos.

    • Suele suceder, aunque existen libros que pueden remontar al final (razón por la que me obligo a seguir leyendo), pero casi nunca pasa. La verdad yo también pensaba seguirla, pero era demasiada la tortura y tuve que parar; ya después estaba muy concentrada en el colegio y otros libros como para continuarla, creo que eso fue lo que me salvó.

    • Por cierto, mi madrina me dijo que la película era buena (gracias a mí creo que va a terminar regalando su tomo de Correr o Morir xD); tal vez esa es una mejor opción que el libro si pensamos que los actores pueden meterle más emoción a los personajes y que de paso la acción siempre queda mejor en película, además es un hecho que va a haber mejor ambientación (o eso creo).

    • Creo que esta es la clase de historias que podrían ser más entretenidas en la pantalla que en papel, pero en lo personal, no pienso darle a Dashner ni un centavo. Mi único consuelo fue que pedí prestados estos libros. De haberlos comprado, me habría sentido estafada.

  • Impresionante, Ana. Te aplaudo de pie. Nunca me detuve a pensar en muchos de los aspectos que mencionaste, y eso habla muy mal de mi yo pasado.
    Lo cierto es que el tipo cae tan bien que te obnubila un poco el hecho de una lectura concienzuda, creo yo, pero no dejo de insultarme por ello ^_^.

    • Creo que lo que gustó tanto fue que Dashner tiene talento para el ritmo. Estructura su historia en torno a capítulos cortos que terminan en cliffhanger, lo cual insta al lector a seguir leyendo. La mayoría de los que se enamoraron de esta obra eran adolescentes que no estaban acostumbrados a leer, e incluso lectores más ávidos podrían olvidarse de lo demás por el ritmo acelerado.

    • Hola!!
      Ciertamente Hasta el Momento solo Leí el corredor del Laberinto!!
      Creo Que Los Aspectos Que Mencionas Ya Ve Viniendo desde el primer Libro!!
      Pero aun así es un Libro Que en su Momento me Engancho
      Tengo Pensado Terminar la Saga!!
      Un Beso!!

  • Concuerdo contigo, Ana. Dashner tiene un gran manejo del ritmo, pero tira la lógica por la ventana.

    Después de verme la película me leí el primer libro y definitivamente me quedo mil veces con la película. Luego, como para variar el final es un cliffhanger, me leí el segundo libro. Y después, para no dejarla incompleta, comencé con el tercero; pero a las pocas páginas me dije "esto no me da buena espina" y me salté al final y lo leí. Entonces decidí no terminar de leerme el libro. Ya ni si quiera me acuerdo de los detalles de la historia porque apenas abandoné el tercer libro la trilogía entró en la categoría lecturas para olvidar.

    Creo que esta es de la clase de series que más me frustra leer porque al principio prometen mucho y luego salen con un montón de babosadas. Sin embargo, como escritora, algo de provecho le saqué analizando el manejo del ritmo que hace Dashner.

    Gracias por la reseña y que alegría leerte de nuevo :)

    • ¿Por la ventana? La batea al espacio y va a perderse en el estómago de algún dios lovecraftiano; eso es lo que Dashner le hace a la lógica.

      Tenía la impresión de que estaríamos de acuerdo con este libro.

      ¡Un saludo!

  • Jaja no he leído la saga y tampoco me llama demasiado a pesar de las buenas reseñas que he visto. Aunque después de leer reseñas como esta me reafirmo en mi posición de no darle una oportunidad aunque quien sabe qué me pareceria a mi.
    Gracias por la reseña.

    Un beso

    • No me hagas mucho caso, que a lo mejor a ti te gusta. Yo tiendo a ser muy exigente cuando los escritores intentan incorporar ciencia a sus escritos porque resulta y acontece que soy muy nerd en ese sentido. Sin embargo, The Maze Runner es una lectura amena, así que si algún día te animas a leerla, inténtalo. A lo mejor a ti te encanta.

      Besos :)

  • Ana yo leí la trilogía completa y me dió la sensación que eran tres libros diferentes, porque empieza siendo aceptable y va decayendo hasta ser deplorable. Me enojé muchisimo con el segundo libro, pues yo esperaba, primero que se terminara cuando salieran del laberinto porque no había más razón para que siguiera. Luego cuando me enteré que estaban en una especie de "investigación científica" me dije, bueno quiero saber porque los metieron en ese laberinto, y cuando dijeron "por una enfermedad que está por extinguir a la humanidad" dije what´s fuck!!! O sea, que tiene que ver un virus y la inmunidad de los personajes con sus patrones de conductas… Hubiese sido mejor que me digan que los metieron ahí porque son crueles y les gusta ver sufrir a chicos adolescentes… Y cuando leí el último libro, donde a esa altura Teresa había traicionado a Thomas, donde ya no tenía ni esperanzas de que me expliquen porque ellos podían comunicarse telepaticamente, donde uno de sus amigos resulta que estaba infectado y se volvió "loco" después, etc. Vienen y me dicen que se derrumba el edificio de cruel porque lo están atacando, teresa muere aplastada y Thomas se salva con Brenda. Y encima aparece un video de la fundadora de cruel diciendo que este era el plan B por si todas las idioteces que hicieron antes no fucionaban para encontrar la cura, había diseñado un lugar para los "inmune" y tira la onda como que eellos van a repoblar la tierra… COINCIDO CON VOS ANA, PORQUE NO CARAJO PENSARON EN ESO DESDE UN PRINCIPIO, HASTA PODRÍAN HABER POBLADO LA TIERRA DESDE EL LABERINTO!!!….

    LA VERDAD QUE UNA DECEPCIÓN, PORQUE LA IDEA INICIAL ERA BUENA, UN LABERINTO COMO CARCEL ES BUENO PERO DERRAPARON!!

    • Todo lo que dijiste en este comentario coincide completamente con mi proceso mental tan pronto terminé la última entrega. ¿Eres mi hermana gemela perdida?

    • Cuando lei el prólogo de tu novela, los moradores del cielo, cazador presa, supe que eramos hermanas gemelas jajaja.. No porque hayamos tenido la misma idea, sino porque te puedo apostar que tenemos las mismas ideas descabelladas, te felicito por tu novela!!! Luego lei por ahí que deseabas escribir una distopia, y yo llevo un año queriendo hacerla, pero creo q no es el momento, tengo que tomar distancia de las distopias que se están poniendo de moda, así que me encauce en otro proyecto y por eso te hago tantas preguntas jejeje

    • ¿Sabes qué? Me indignaba tanto el backstory de esta serie que me olvidé por completo de ese detalle. Solo que no es un detalle, sino un agujero gigantesco en la trama.

  • Pues, creo que debo darte las gracias. Maze Runner me derritió el cerebro. Estaba encantada con el ritmo, con la forma en que iba dejando preguntas para responder más adelante, y si he de ser sincera, llegué a un punto en que la conclusión por la que llamas flojo al autor ("No quiero saber nada") me partió el corazón: empaticé con el miedo de Thomas a tener que lidiar con lo que hizo. Y luego me quedé esperando el momento en que se armara de valor y enfrentara ese miedo. Se me acabó el libro y muchos de los misterios se quedaron sin resolver o tenían poco sentido o simplemente eran decepcionantes. La cuestión es que me quedé esperando una final más aceptable. Pasé de esperar que fuera un mal libro (por rumores oídos y leídos por ahí) a concluir que tenía muy buenos aspectos y luego… luego todo eso que acabas de decir y un poco más. Como dije el libro me derritió el cerebro, al grado de no saber si era cualquier libro, uno bueno en su tipo (¿cuál. es. su. tipo?), o lo peor que he leído en la vida.

    Tu reseña me hace sentir mejor respecto a mi propia opinión del libro jajaja.
    No es que yo haya decidido odiar el libro porque no me gusto el final; es que aunque tenga sus buenos detallles, hay demasiadas piezas que nunca terminan de encajar.

    • Me temo que esta es la razón por la que le di un solo gatito. Habría preferido mil veces que Dashner narrara una historia simple con todos los cabos bien atados, pero soltó tantas cosas en el primer libro que se terminó ahorcando el mismo. Lamentablemente, la historia quedó mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.