Reseña — Reconexión — Neal Shusterman

Según el autor, nunca creyó que escribiría una trilogía completa basada en Desconexión. Qué bueno que haya sacado una secuela cinco años después. Arriesgado, pero con los interesantes elementos que vi en la primera entrega y ese final abierto, más bien habría sido un error desaprovechar la oportunidad.

 Sinopsis

Gracias a Connor, Lev y Risa, y a las repercusiones de su revuelta en la Cosechadora de Happy Jack, la población ya no puede seguir mirando para otro lado. Tal vez la desconexión sirva para librar a la sociedad de jóvenes problemáticos y, al mismo tiempo, para surtirla de órganos muy necesarios para los trasplantes, pero su inmoralidad ha saltado por fin a la palestra.

Connor no da abasto dirigiendo el Cementerio, un refugio para los ASP, chicos que, como él, han huido de la desconexión. Risa, paralizada de cintura para abajo como consecuencia del atentado en la Cosechadora, teme resultar más una carga que una ayuda para él. Y Lev se ve envuelto en un movimiento clandestino que pretende rescatar diezmos, y en el cual se le venera como si fuera un dios.

Uno de ellos será traicionado. Otro se escapará. Y el tercero se encontrará con el misterioso Cam, alguien que no existe, y hará un sorprendente descubrimiento sobre lo que se esconde detrás de la desconexión.

 Ficha técnica

Título: Reconexión
ISBN: 9788467842012
Título original: UnWholly Fecha de publicación: 11/2013
Saga: Desconexión #2 Encuadernación: tapa blanda
Autor: Neal Shusterman 486 páginas
Traducción: Adolfo Muñoz García Precio: 17,99//5,99
Editorial: Anaya Primeras páginas

Opinión

Tenía altas expectativas para este libro y, al mismo tiempo, algunos temores. Más de una distopía juvenil ha empezado bien para luego ir decayendo en las subsiguientes entregas. ¿El motivo? Sus autores no exploraron las repercusiones del problema planteado en la primera novela, o se distrajeron con otra cosa. Por suerte, Shusterman no queda en ese grupo.

Los sucesos de la primera novela sacudieron los cimientos de la sociedad. Se alzó una importante ola anti desconexión y se aprobó la reforma Tope-17, la cual reduce el límite de edad legal para ser desconectado a 16 años en lugar de 17. Uno pensaría que es algo bueno, pero Shusterman fue muy sensato en su forma de plantear el nuevo paradigma: ahora que una quinta parte de los adolescentes no son desconectables, hay escasez de órganos en una sociedad que está acostumbrada a recibir trasplantes por cualquier nimiedad. La oferta no puede satisfacer la demanda de la población, por lo que de inmediato el mercado negro llena ese hueco. Ahora los desconectables no solo tienen que huir de la Brigada Juvenil, sino también de los piratas de partes; cabe destacar que estos últimos no sienten el más mínimo resquemor al cosechar órganos de jóvenes que no han recibido una orden de desconexión.

Por supuesto, la paranoia comienza a apoderarse de la gente y los medios la alimentan con propaganda a favor de la desconexión. Se avecina un enfrentamiento.

El Cementerio también se enfrenta a nuevos desafíos. Los desconectables deben mantenerse en bajo perfil para evitar una posible redada, la comida y las medicinas escasean, la RAD no hace caso a las sugerencias de Connor para actuar de forma firme pero pacífica.

Además, aparecen nuevos personajes. Primero está Starkey, un desconectable carismático y sumamente inteligente que está ofuscado en descargar toda su ira en la sociedad que lo rechazó (odiarás a este tipo). Luego, está Camus Agrex, de quien no hablaré mucho porque es una de las sorpresitas que guarda la novela. Finalmente, está Roberta, representante de la misteriosa organización Ciudadanía Proactiva, de la cual aprenderemos en las siguientes novelas, sin lugar a dudas.

En fin, quedé gratamente sorprendida con esta nueva entrega. Me alegra que Shusterman haya decidido sacar una trilogía*, porque con estas dos primeras novelas tan bien construidas y emocionantes, la tercera promete ser fenomenal. La tercera fue publicada en inglés el año pasado. No he visto ninguna noticia de Anaya, pero tal vez la tengan lista para enero. Como yo le tengo muchas ganas, probablemente me la lea en inglés mientras tanto.

*Actualización: me acabo de dar cuenta a través de Goodreads que la serie recibirá una cuarta entrega en noviembre 2014, convirtiéndola en una tetralogía. Esta sí es la última. Sabiendo esto, me parece que voy a leer en inglés, porque si espero a que las traduzcan me da algo.

Calificación final

6 comentarios

Deja un comentario
  • Hola Ana.

    A veces me imagino que voy a ser escritor y leo tu blog, pero luego me doy cuenta de que no tengo imaginación y se me pasa.

    De momento, estoy intentando pasar a ebook un libro de no ficción que publiqué hace unos años. Estoy utilizando Scrivener que descubrí gracias a ti y es una joya. El problema que tengo es que no me salen las fotos. He mirado en todos los tutoriales (incluyendo Scrivener para Dummies) y sigo igual. ¿Sabes qué puedo estar haciendo mal?

    Yo tengo un Mac OS Plus y compilo el documento como epub. Luego lo cargo en mi Sony Reader T2, pero las fotos siguen sin salir. ¿Podrías ayudarme?

    PD.: ya se que el tema no tiene nada que ver con el post pero…

    • ¿Qué tan grandes son tus imágenes? Es posible que se deba al tamaño de las fotos. La mayoría de los e-readers no pueden lidiar con una imagen que exceda los 300 kb o los 600×900 píxeles.

      Saludos,
      Ana

      PD: para futuras preguntas, por favor utiliza la página de contacto, no los comentarios en el blog.

  • Ana leí tu reseña y me llamó la atención el nombre de uno de los personaje "anaya".. Puede ser que tenga que ver con la novela "sin historial" porque la protagonista se llamaba así. Igual no te recomiendo la lectura de esa novela, te deja con muchas dudas y con ganas de matar a la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.