Error #1: punto de vista caótico

Iniciamos la serie Errores de escritores con un problema que puede llegar a ser bastante grave. Ocurre así: El lector lleva varios capítulos siguiendo las acciones y pensamientos de un personaje al que llamaremos Daniel. El argumento es trepidante, las cosas se están poniendo bastante tensas: el malo tiene a la novia de Daniel, Sara, colgando sobre un pozo de caimanes radioactivos y solo tiene que apretar un botón para bajarla. Daniel entra en la sala armado con dos metralletas y, de la nada, el lector se encuentra en la cabeza de Sara. Pero eso es raro, ¿no? Porque se supone que estaba leyendo esta historia desde la perspectiva de Daniel, y a menos que el tipo haya adquirido telepatía con la última inyección de esteroides, no debería saber lo que Sara está pensando.

Ahora imaginemos que el texto entero está plagado de saltos abruptos. Un párrafo de una novela con un punto de vista caótico se vería más o menos así:

Daniel se acercó a la puerta, la derribó de una patada y apuntó al centro del gigantesco calabozo. «¿Daniel?», pensó Sara, retorciéndose en un intento de ver mejor. Daniel vio que Sara pendía de un hilo sobre un pozo lleno de caimanes radioactivos. Uno de ellos saltó y estuvo a punto de cerrar sus fauces en torno a uno de los pies de Sara. «Qué lata», se dijo el caimán.

Lo que ocurrió aquí fue un cambio de punto de vista, lo cual no es un error per se: dentro de los tipos de narrador en tercera persona, existe el llamado narrador omnisciente. Usarlo bien es digno de admiración. PERO lo que veo a veces son cambios de perspectiva bruscos que no encajan con un buen uso del narrador omnisciente, sino que más bien ocurren porque el autor no puede organizar sus ideas. Veo cambios de una oración a otra que no siguen ningún motivo lógico, y ahí es cuando se da el problema. ¿Cuál es la necesidad de cambiar de Daniel a Sara, y luego al caimán?

He llegado a leer textos con cambios de perspectiva en casi todos los párrafos sin ninguna razón. Más bien, los empecé a leer pero nunca terminé porque todo se sentía caótico y no podía seguir el hilo de la historia.

Es imperativo ser consistente con el punto de vista por el simple hecho de que saltar de cabeza en cabeza confunde al lector. En casos severos, hasta lo frustra. Es como tener la misma película en diferentes pantallas, todas fuera de sincronización.

Cómo evitarlo

Las novelas corales son narradas desde diferentes puntos de vista, así que la solución NO es eliminar posibles variaciones a lo largo de la historia. De hecho, es emocionante cuando en una novela hay varios personajes que comparten el protagonismo porque la mayoría de los protagonistas tienen una especie de protección divina; no esperamos que mueran. Pero si no hay protagonista, no percibimos dicha protección y el lector solo puede rogar por que su personaje favorito no muera como un perro.

Así que si quieres variar la perspectiva, adelante, hazlo. Sin embargo, asegúrate de ser consistente. No hay ninguna fórmula preestablecida, pero para evitar confusiones, la mayoría de los escritores se limita a un punto de vista por capítulo. Algunos incluso colocan el nombre del personaje narrador al inicio del capítulo, o inician la primera oración con una oración que deje claro quién es el narrador. Pero como dije, no es ninguna regla. Hay quien hace un punto de vista por escena, o incluso hay escritores que se atreven a cambiar en la misma escena. Lo importante es que haya una transición clara y que haya un motivo tras el cambio.

Una técnica para hacer una transición clara es usar el nombre del personaje al inicio de la primera oración que marca el inicio de su narración y usar su voz personal (si estás pasando desde la perspectiva de un adulto a la de un niño, modifica el lenguaje).

Como mencioné, también debe haber un motivo tras el cambio. Si el adulto está teniendo una conversación interesante, no hay necesidad de pasar al punto de vista del niño… a menos que él esté presenciando algo todavía más interesante (como la aparición de un fantasma o qué sé yo).

4 comentarios

Deja un comentario
  • Creo tener bastante experiencia leyendo novelas corales. No me parece que sea necesario hacer un capítulo por punto de vista, aunque siempre depende de las exigencias de la obra. Aunque eso sí, por lo general los escritores tienen la decencia de incluirlo en un párrafo aparte.

    Luego hay obras ambiciosas y experimentales, como muchas de las que salieron del boom latinoamericano o las de los autores angloparlantes de principios y mediados de siglo XX, pero ahí es claro que las pretensiones eran otras y que la estructura en apariencia caótica estaba en realidad muy bien cuidada. En el caso que tú señalas es evidente que se trata de un descuido de los narradores.

    • Como dices, cuando el autor sabe lo que hace, no hay ningún problema. El problema es cuando el autor cae en la inconsistencia por ignorancia, y el resultado es similar a una película filmada por mil cámaras que no enfocan los sucesos relevantes. Hasta he llegado a ver libros que cambian de tercera persona a primera de un párrafo a otro sin ningún motivo.

  • Yo sé que más adelante tendré que revisar lo de los puntos de vista de mi novela. Empecé escribiendo desde el punto de vista de los dos protagonistas, intercalándolos por escenas. Luego, dos personajes secundarios ascendieron a co-protagonistas y la cosa se complicó bastante. Todavía no estoy muy segura sobre cómo dejaré lo de los puntos de vista en la versión final.

    Otro aporte que yo haría además de lo que mencionas del punto de vista caótico, es cuando un autor usa un punto de vista que no aporta nada verdaderamente relevante a la trama o tramas de la novela. Hace poco me leí una novela en que la autora le dedicaba varios capítulos del libro a seguir a un personaje que no tuvo mayor relevancia en la historia, y lo que contó en un montón de capítulos podría haberlo contado —de forma mucho más interesante, por cierto— en apenas unas cuantas páginas.

  • Yo también estoy utilizando distintos puntos de vista La mayor parte del tiempo, el del protagonista principal. Pero de vez en cuando cambio al de los dos secundarios principales. Creo que bien utilizado es un recurso que puede dar mucho juego. Pero claro…. bien utilizado :)
    Yo procuro que los cambios sean lo suficientemente claros como para que no haya lugar a confusión, pero no está de más repasarlo por si acaso :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.