Reseña — Desconexión — Neal Shusterman

Teníamos esta novela en la librería, pero como no quería comenzar más series, no me la llevé a casa. Entonces Susana Eevee le dio cuatro estrellas en Goodreads y, encima, le dio cinco estrellas a la segunda parte, así que no aguanté la tentación y comencé a leer. Fue una grata sorpresa.

Sinopsis

Tres personajes, un mismo destino. Connor, Risa y Lev huyen para salvar la vida.La Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como “Guerra Interna”, fue un conflicto prolongado y sangriento que concluyó con una resolución escalofriante: la vida se considerará inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño cumpla los trece años, entre los trece y los dieciocho los padres tendrán derecho a desconectar a su hijo. Los órganos del adolescente se trasplantarán a distintos receptores, de modo que, desde un punto de vista técnico, no muera. Al proceso por el cual se acaba con un niño al mismo tiempo que se le conserva con vida se le llama desconexión. Actualmente, la desconexión es una práctica frecuente y socialmente aceptada.

Connor es un chico difícil al que sus padres no logran controlar; Risa, una niña sin padres de la que el estado se ha hecho cargo, pero que carece del talento necesario para sobrevivir a los recortes; y Lev es un diezmo, un niño que fue concebido y criado para ser desconectado como ofrenda a Dios. Sin embargo, tal vez se les presente una posibilidad de escapar… y de sobrevivir.

Ficha técnica

 

 

Título: Desconexión
ISBN: 9788467829396
Autor: Neal Shusterman ASIN: B009K5CGLM
Saga: Desconexión #1 Libro de papel: 16,50 euros
Editorial: Grupo Anaya eBook: 6,99 euros
Traducción: Adolfo Muñoz García Primeras páginas

 

Opinión personal

Admito que tenía una actitud más bien escéptica hacia este libro a pesar de que me venía recomendado, más que todo porque el concepto de desconexión no me entraba en la cabeza. Más bien, no me entraba en la cabeza que una sociedad entera pudiera considerarla una forma aceptable de tratar con los chicos problemáticos. ¿Te imaginas que tus propios padres pudieran deshacerse de ti cuando ya tienes una conciencia e identidad formadas? Pero sin matarte, porque todo tu ser sería usado como material de repuesto para otras personas, así que técnicamente no estarías muerto.

—Por favor, señorita Expósito: la desconexión no es la muerte, y estoy seguro de que todos los presentes nos sentiríamos mejor si usted no sugiriera algo tan patético como eso. La realidad es que el ciento por ciento de usted seguirá con vida, solo que en estado diviso.

A medida que avanzaba la novela, mi escepticismo desaparecía reemplazado por el temor de que una práctica así pudiera convertirse en realidad. Digo, como funciona la política en ocasiones, podría pasar. Y este efecto ocurrió en gran medida gracias a los personajes principales: Connor, traicionado por sus propios padres, Risa, desechada para ahorrar espacio, y Lev, quien fue concebido expresamente para ser sacrificado a Dios.

Durante toda su vida, a Lev solo le estaba permitido creer una cosa. Esa cosa lo había rodeado, lo había envuelto, lo había constreñido con la misma suavidad sofocante de las capas de material aislante que lo envuelven ahora. Por primera ve en su vida, Lev siente que aquellos lazos que le aprietan el alma empiezan a aflojarse.

Los tres acaban juntos por cosas del destino y se enfrentan a un mundo desconocido, con demasiados enemigos y muy pocos aliados, luchando contra las probabilidades en un intento de evitar lo que fue impuesto sobre ellos. El concepto tras la historia es atrayente, el argumento me atrapó y me encariñé con los personajes y su causa. Una buena distopía juvenil con acción, traición y personajes realistas. ¡Y sin ningún triángulo amoroso! ¡Aleluya!

 Calificación final

PD: ahora sí, ¡no más series hasta que termine las que tengo!

8 comentarios

Deja un comentario
    • Sí, y hay escenas que hasta dan grima, pero me parece que es una novela muy bien lograda con un concepto original. A ver si el mes que viene leo la segunda parte.

  • "Una buena distopía juvenil con acción, traición y personajes realistas. ¡Y sin ningún triángulo amoroso! ¡Aleluya!" xDDD faltan libros sin triangulos, la verdad.
    yo me pase todo ese libro preguntandome como harian para poder desarmar a una persona sin matarla… y cuando terminaron por contestarme la duda desee nunca haber preguntado. esa escena es terrible.
    quiero el segundo :S

    • Uy, sí. Cuando llegué a esa parte, hasta aparté la mirada de la hoja de la grima que me dio. Me pareció muy bien lograda. Hay que ser bueno para hacerte sentir así. A ver si el próximo mes me leo la segunda parte.

  • El concepto de la desconexión me resulta escalofriante, pero la historia ha llamado mi atención. Me lo apunto en la lista de posibles lecturas.

    Gracias por la reseña :)

  • Realmente me encantó! Como dijiste, tiene una trama muy realista y muestra perfectamente el lado oscuro de la humanidad, además de cómo pueden llegar a afectar las circunstancias a una persona (Lev). Eso, y no hay triángulos!!! xD

    Este libro logró sacarme emociones fuertes. Creo que las más destacables ocurrieron primero al llegar al momento en que te explican el proceso de desconexión, tuve que apagar la tablet por un momento de la desagradable sensación que me dio; y también al puro final, donde te muestran al Almirante y lo que había estado haciendo, hasta me hizo llorar. T-T

    Quiero leer el segundo cuanto antes, pero hace poco empecé el colegio otra vez y estoy acaparada por las tareas y lecturas que ya de por si te dejan en clase de español u.u

    • Uy, sí, esa parte me dio grima que tuve que mirar a otro lado por un par de segundos. No pensé que fuera a ocurrirme algo así.

      En lo que puedas, lee el segundo. Me gustó más que el primero y creo que será lo mismo contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.