Reseña — Susurros — A.G. Howard

 

Alyssa Gardner oye susurrar a los insectos y a las flores (enfermedad que llevó a su madre al manicomio). Esta maldición familiar se remonta hasta su antepasada Alice Liddell, la mujer que inspiró a Lewis Carroll para escribir Alicia en el País de las Maravillas.Cuando la salud mental de su madre empeora, Alyssa se da cuenta de que la ficción está basada en una terrible realidad: el País de las Maravillas existe y es un lugar mucho más oscuro y retorcido que el desvelado por Lewis Carroll. Allí deberá enmendar los errores que cometió Alicia para salvar así a su familia.

 

Ficha técnica

 

Título: Susurros
ISBN: 9788494112324
Autora: A.G. Howard Tapa blanda con solapas
Editorial: Oz Editorial 416 páginas
Traducción: Lorenzo Díaz Precio: 17,90 euros
Sandra Sánchez
Leer adelanto
P. Zumalacárregui

Opinión personal

Nunca me he sentido muy atraída hacia los spin-offs y retales de Alicia en el país de las maravillas, pero con este no pude evitarlo. Digo, mira esa portada. Es porno solo para el deleite de los ojos. Y la sinopsis terminó por venderme: ¿Una enfermedad congénita que hace que las mujeres oigan hablar a los insectos y las flores? ¿La madre de la protagonista está en el manicomio porque se tomó la historia de Alicia muy a pecho? ¿Y si no está loca? ¿Y si la historia es real y su locura se debe a una maldición que la protagonista deberá romper para evitar más desgracias?

Las primeras páginas nos presentan a Alyssa Gardner, joven que desde que tuvo su primera menstruación comenzó a oír a los insectos hablar entre sí y desarrolló el hábito de atravesar sus entrañas con agujas para callarlos y usar sus cadáveres en complicadas piezas artísticas. Alyssa asume que las voces que oye son producto de su enfermedad y evita por todos los medios que nadie más sepa que las oye, o terminará en el manicomio como su madre.Esto cambia cuando Alyssa oye a su madre hablar con una flor y se da cuenta de que oye exactamente lo mismo que ella. Las flores y los insectos hablan de verdad. Al enterarse de que Alyssa también oye esas voces, le cuenta que lo que oyen se debe a una maldición familiar, pero le ruega que no busque el País de las Maravillas. Cuando Alyssa insiste, la madre se descompensa y el padre decide firmar los papeles para que reciba terapia electroconvulsiva potencialmente irreversible. Ahora Alyssa debe ir al País de las Maravillas para romper la maldición, devolverle la cordura a su madre y evitar que le frían el cerebro.

La idea detrás del libro es verdaderamente genial.

Pero ocurrió un percance. Me estaba esperando un argumento de los que te dejan sin aliento en un mundo macabro y terrible. Mi cerebro veía esto:

¡Corre, Alicia, corre!

Pero por alguna razón que no entiendo, la autora se desvió con esto:

No voy a mentir, la novela sí presenta el País de las Maravillas como un mundo retorcido y perturbador. Pero la dinámica entre los personajes y el empeño de la autora en hacer énfasis en eso hace que el argumento pase a segundo plano. Dicha dinámica es más o menos así:

  1. Alyssa y Jeb tienen un momento íntimo.
  2. En un ataque de celos, Morpheo lanza una pulla que logra que ambos se molesten el uno con el otro.
  3. Alysa y Jeb discuten.
  4. Se reconcilian.
  5. Vuelven al punto 1.

Sin mencionar que Jeb, el interés romántico principal, no me gustó para nada. Es sobreprotector al punto de ser controlador. Cada paso que da Alyssa tiene que tener el sello de aprobación de Jeb, y si por alguna razón a él no le gusta, entonces se viene una pelea. Alyssa sí protesta, pero cuando por fin tiene la oportunidad de valerse por sí misma, queda reducida a un estado de indefensión casi total.

Esto hace que la protagonista se vea débil y dependiente de Jeb, incapaz de tomar una decisión por su cuenta o de mantener una postura. Jeb me cayó mal desde un inicio y llegué a odiarlo. Alyssa me caía bien, pero con su indecisión solo logró fastidiarme. El único personaje que me gustó fue Morfeo, quien desempeñó un excelente papel de antihéroe.

Por suerte, el argumento vuelve a encauzarse y el ritmo alcanza un punto álgido. Los giros del final son excelentes y el motivo principal por el que recomiendo leer esta novela. También cabe destacar que Alyssa sí se torna más madura y segura de sí misma. Espero que la segunda parte presente nuevas sorpresas y que el argumento no se demore en ridículas peleas de novios. Esta es una novela recomendable.

Gatómetro

 

 

2 comentarios

Deja un comentario
  • Había oído hablar sobre ella en varios blogs… y no acaba de decidirme pero hoy, al leer tu reseña, me ha interesado mucho! (Y no por el triángulo amoroso!) sino por la trama sobre una hija que intenta hacer lo imposible porque su madre no reciba un terapia fatal…me atrae un montón.Me lo apunto y ya te contaré qué tal! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.