Introducción al “worldbuilding”: un enfoque zen

Así que quieres crear un mundo, ¿eh? Quizás estás a punto de embarcarte en la escritura de una novela, o en la planificación de un juego de rol o incluso un videojuego. Cualquiera sea el caso, amigo mío, necesitas tres cosas: paciencia, entusiasmo y un plan. Paciencia porque lo que viene puede tomar algo de tiempo, entusiasmo porque como lo que viene puede tomar tiempo, mejor aprender a disfrutarlo aunque te haga doler la cabeza, y un plan porque es algo que te ahorrará mucho tiempo.

La creación de mundos, o worldbuilding, no es un proceso formulaico. Hay tantas formas de crear un mundo como hay mundos. Hay quien inventa sobre la marcha, agregando y modificando de manera espontánea; por otro lado, también están los que se acercan a esta aventura con más cautela y de forma más sistemática. La pregunta es: ¿qué tan complicado debe ser un mundo?

Worldbuilding como crear mundos de fantasia
Una gran cantidad de escritores apelan a la complejidad, en parte inspirados por autores icónicos como Tolkien, quien inventó sus propias lenguas. Básicamente, algunos han terminado por asumir que es necesario inventar idiomas, ser un as en cartografía y tener un doctorado en historia (y otro en antropología, economía, sociología y todas las ías, solo por si acaso) para que una novela de fantasía funcione; es casi una competencia. Y el que no tenga un mapa en las primeras página, hay que crucificarlo.

A mi parecer, el enfoque de una novela debería ser la historia en sí, y el mundo está para hacer de soporte y enriquecerla, no para tomar su lugar. Por lo tanto, worldbuilding puede ser tan sencillo o tan complejo como necesite esa historia que estás creando.

Así que lo primero que quiero que hagas es entrar en modo zen: tu mundo ha de tener los detalles que deba tener. No inventes un idioma a menos que lo necesites de verdad o que te guste crear idiomas (un hobby fascinante). No te mates dibujando mil mapas a menos que te guste la cartografía (otro hobby fascinante). La idea es simplificar, pero sin llegar a ser flojo.

Lo segundo es que consideres un enfoque un poco más sistemático, porque para simplificar primero tendrás qué definir qué va a necesitar tu historia, en qué clase de mundo va a ocurrir. Te recomiendo que antes de ponerte escribir, tengas una idea general del funcionamiento de tu mundo en general. En esta serie de entradas, intentaré formular preguntas que podrían ayudarte a definir qué necesitas y cómo podías obtenerlo. Empezaremos desde lo macro (forma, tipo, funcionamiento del mundo), pasaremos por el punto medio (geografía, recursos, historia del mundo) y terminaremos con lo micro (historia de la región en específico, magia, costumbres, organización social, vida diaria).

Por supuesto, no todas estas preguntas podrían aplicar a ti. Son solo una pequeña ayuda para crear un mundo imaginario que funcione, que sea un marco efectivo para la historia que vas a crear.

Siguiente entrada: aspectos generales

10 comentarios

Deja un comentario
  • ¡Me alegra mucho que hayas comenzado a publicar sobre el World Building!

    Yo suelo dibujar mapas, pero no con la idea de que pasen la aprobación de un cartógrafo, sino más bien como herramientas que me ayudan a ubicarme dentro de mis mundos e historias.

    Lo de enfoque zen me cuesta algo de trabajo aplicarlo. Tengo una tendencia hacia el perfeccionismo y creo que eso a veces hace que me tome deasiado tiempo haciendo las cosas y que avance muy muy lentamente. Aunque tampoco llego al extremo de crear idiomas completos por que sí XD! (aunque admito que la idea me resulta interesante).

    Estaré atenta a tus próximas entradas sobre world-building, este tema me interesa mucho :)

    PD: Por cierto, ya estoy retomando mi blog y por fin pude aceptar oficialmente el Liebster Award y nominar otros blogs 😉

    • Es que si tu aventura abarca varios lugares, claro que conviene hacer un mapa. Yo misma he hecho algunos, pero no es algo obligatorio. El "enfoque zen" se trata de hacer solo aquello que necesitas.

      Me alegro que estés retomando el blog :)

  • Hola

    Muy interesante la idea… Yo soy un poco flojo en ese aspecto, y no suelo ni crear mundos detallados con mapas, ni me imagino la historia de los reinos ficticios que aparezcan ni me suelo inventar idiomas (bueno, por afición sí, pero para usarlos en una historia, nunca).

    Seguiré leyendo la serie, que sigo tu blog.

    Un saludo.

    Juan.

  • Hola, solo quería dejar un saludo.

    Descubrí tu Blog hace unos meses y desde entonces suelo visitarlo casi todos los días, son muy interesantes los temas que tratas, me han servido un montón para aclarar esas dudas de aficionado a la escritura que surgen.

    Espero tu próxima entrada.

    Saludos desde Chile.

    • Muchas gracias por leer, y si tienes algo que acotar en las siguientes entradas, algo que haya pasado por alto, no dudes en hacérmelo saber, por favor. ¡Saludos!

  • Faulkner, oneti, mi amigo silanes han creado mundos. Es parte de un tipo de novelistas crear mundos. Silanes creo un pueblo en el desierto resurrección y sus peronshes habitan en las 24 novelas de su saga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.