Una guía de Scrivener para novelistas: revisión

Hoy en día, con la facilidad de modificar nuestros escritos que nos confieren los procesadores de texto y la cantidad de escritores compitiendo por la atención de las editoriales, no hay excusa para escatimar a la hora de revisar un libro. De hecho, hay quien dice que no hay buenos escritores, sino buenos reescritores. Naturalmente, Scrivener no sería una herramienta completa si no tuviera funciones orientadas a la labor de edición.


Notas

Una de las funciones más utilizadas a la hora de revisar una obra es, por supuesto, la del bloc de notas. Para corregir una novela, hay que leerla al derecho y al revés, de preferencia en voz alta y sin editar absolutamente nada hasta haber detectado la mayor cantidad de errores posible. Hay quien prefiere imprimir el primer borrador y anotar en papel, y definitivamente recomiendo recurrir a este método hacia el final de la fase de corrección, pero no al inicio. Acabarás con el Amazonas si imprimes cada vez que cambias un borrador.

Por eso, prefiero compilar mi libro al formato .mobi (más sobre la herramienta de compilación en la próxima entrada) y leerlo en mi Kindle. Ya cuando llevo dos o tres lecturas, comienzo a anotar. Leo en el Kindle y, si encuentro algo que necesite corrección, voy a la escena correspondiente en Scrivener y escribo una nota. No me molesto en anotar errores ortográficos y gramaticales; esos sí los corrijo de último y sobre el borrador impreso en papel.

Cuando abres Scrivener, podrás ver el bloc de notas a tu derecha, en la parte inferior del Inspector. Si no lo ves, solo debes hacer clic en el ícono del bloc de notas, el cual es el primero de los cinco que hay al pie del Inspector.

Instantáneas

Escribir un libro no es cualquier cosa, y es normal que sintamos apego después de haber demostrado tanta dedicación. Quizás es por esto que tendemos a proteger el fruto de nuestro trabajo, a veces de forma excesiva. Es importante reconocer que nuestro juicio está velado y que, en efecto, vemos nuestro libro con ojos de amor. Con los lectores no será así, y es por ello que es necesario ser despiadado.
No obstante, no es un algo sencillo. Hasta las modificaciones más pequeñas pueden resultar dolorosas, y creo que muchos de nosotros hemos rescrito algo solo para llegar a la conclusión de que antes estaba mejor. Por suerte, Scrivener cuenta con una función que prácticamente elimina la posibilidad de que ocurra tal cosa: las Instantáneas.
Como el nombre indica, una instantánea es una copia o “foto” de un documento. Esta copia permanece intacta llueva, truene o relampaguee, y está ahí para que puedas volver a un punto anterior del documento en caso de que no te guste alguna modificación. Es buena costumbre tomar una instantánea antes de modificar nada.
Para tomar una instantánea, solo debes ir a Documentos >> Instantánea >> Tomar instantánea, o usar el atajo Ctrl + 5 para Windows o Comando + 5 para Mac. Tu instantánea aparecerá en el Inspector (si no la vez, has clic en el ícono de la cámara al pie del inspector para mostrar el menú de instantáneas). Tu instantánea no tendrá título. Puedes dejarla así o puedes ponerle uno haciendo doble clic en “Sin título”.
Ahora modifica tu documento principal. Borra uno que otro párrafo, mueve las cosas de lugar; qué sé yo, haz un desastre. Para volver al documento inicial, solo debes hacer clic en tu instantánea y luego en Restaurar. Ahora puedes editar con la tranquilidad de saber que puedes deshacer cualquier cosa que no te guste.

Estados

Ya hablamos de las Etiquetas en una entrada anterior, pero no de los Estados. Los estados están en la pestaña “Metadatos generales” en el inspector.

Esta función sirve para mostrar la fase en la que se encuentra el documento. Por defecto, Scrivener viene con los estados To Do (Pendiente), First Draft (Primer borrador), Second Draft (Segundo borrador), Final Draft (Borrador final). Puedes cambiarlas haciendo clic en el menú desplegable y luego en Editar. Ahí puedes añadir, modificar y eliminar aquello que no necesites.

Los estados serán visibles en el tablón de corcho y en el panificador, pero no en el editor.

El tablón de corcho y el planificador

Si bien el tablón de corcho están orientados a la labor de, bueno, planificación, se pueden usar a la hora de corregir a la novela.

El tablón de corcho es una de las novedades más populares de Scrivener, y algo que definitivamente llama la atención. Cada tarjeta muestra la sinopsis de cada escena, la cual puedes escribir tú mismo o puedes decirle al programa que la genere de forma automática (prefiero hacerlo manualmente).

Si cada escena tiene una sinopsis de una o dos líneas, entonces el tablón de corcho mostrará los sucesos de tu novela a grosso modo.

Como puedes ver, el tablón de corcho muestra la etiqueta (en mi caso, el color azul significa que hay un error argumental) y los estados (la marca de agua que aparece sobre la tarjeta).

Quizás la captura de pantalla no sea suficiente (tuve que quitar algunas cosas para evitar spoilers), así que usemos El rey león como ejemplo. Podría verse así:

  • Mufasa le muestra el reino a Simba y le dice que no vaya a la zona oscura.
  • Simba va a la zona oscura y se enfrente a las hienas. Mufasa rescata a Simba.
  • Scar planea asesinar a Mufasa
  • Scar lleva a Simba a un paso y provoca una estampida.
  • Scar va a buscar a Mufasa para que rescate a Simba. Logra rescatar a Simba, pero muere.
  • Simba huye.

Si hay escenas en las que nada ocurre (la sinopsis está vacía), lo más probable es que tengas que borrarlas. Si el orden no cuadra por algún motivo, puedes hacer clic en la tarjeta y arrastrarla a donde debería estar. Por supuesto, deberás corregir varias cosas, pero usar el tablón de corcho de este modo podría ayudarte a verificar que los sucesos discurran en un orden lógico y que no haya incongruencias.

También puedes usar el Planificador para esto. El planificador mostrará las escenas de manera lineal, por lo que quizás te sirva si eres una persona metódica.

Ya creo que hemos discutido las funciones más importantes de Scrivener. Solo falta la herramienta de compilación, la cual explicaré en las siguientes entradas.

4 comentarios

Deja un comentario
  • Hace poco me regalaron de cumpleaños el Scrivener aprovechando un bono de descuento que conseguí en el último NaNoCamp. Ahora estoy intendo organzar mi novela y el material relacionado dentro de Scrivener, así que tus post sobre el programa me vienen de maravilla. ¡Muchas gracias! :)

    Estoy participando en NaNoWriMo, pero tuve que hacer una pausa estos días porque estuve enferma, y también porque sentí que necesitaba trabajar un poco más el World Building y terminar un marco general que diseñé para mi historia. Scrivener me está siendo de mucha ayuda para todo esto y la verdad estoy encantada con el programa. ¡Me está gustando mucho!

    Leí que también ibas a participar en NaNoWriMo. ¿Cómo vas?

    ¡Saludos!

    • Apenas he escrito unas 2700 palabras, pero no considero que me esté yendo mal, sino todo lo contrario. He estado trabajando fuertemente en la novela durante todo el mes: he profundizado en las historias de los personajes y sus motivaciones y objetivos, he creado un marco general que le de una base más consistente a mi novela, he trabajado en una "Construcción de mundo" más completa y profunda; y siento que he aprendido muchísimo de mi proceso de escritura. Hasta ahora solo he escrito durante tres días (incluído hoy) y de ahí he sacado las casi 3000 palabras que llevo este mes. Sé que se supone que NaNoWriMo es un mes solo para escribir y nada más, pero yo quiero algo más que eso. Quiero una novela que tenga sentido, una novela que después del debido proceso de revisión y edición, pueda publicar. Aún así no me he rendido con la meta de NaNoWriMo y he diseñado estrategias para alcanzarla durante los días que quedan. Algo que me está ayudando es este post de un escritora llamada Rachel Aaron: http://thisblogisaploy.blogspot.com/2011/06/how-i-went-from-writing-2000-words-day.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.