Catálogo de personajes: el Obi-Wan

Un personaje mayor que actúa como el mentor de uno menor e inexperto, usualmente el héroe de la historia. Un Obi-Wan no es el protagonista. Aunque es más experimentado y fuerte que el protagonista, no puede suplantarlo, ya sea porque está demasiado viejo y se ha retirado o porque el destino no lo eligió a él. Está ahí para entrenar al próximo héroe y pasar la antorcha. 

Es muchas veces un hombre en la tercera edad, pero cada vez es más común
ver a mujeres también, y hoy en día no es atípico ver a uno en sus
cuarentas. Lo cierto es que entre más viejo es el Obi-Wan, más respeto debes tenerle. Piénsalo, ha sobrevivido en un mundo peligroso lo suficiente para alcanzar una edad madura. Obviamente debe ser muy bueno en lo suyo. Lo más posible es que pueda limpiar el piso con tres o cuatro oponentes más jóvenes que él.
No obstante, la vida del Obi-Wan no es nada fácil. Debe acoger a un completo novato y mostrarle el camino del heroísmo. Casi siempre, le toca convencer a su nuevo aprendiz de conseguirse un buen par de testículos, o, por el contrario, lidiar con un pupilo irreflexivo al que debe disuadir de usar una técnica demasiado peligrosa para él. Debe revelar la información en pedazos para proteger al protagonista de la dura verdad y aguantar sus explosiones de rabia cuando este se entere de que le está ocultando cosas. Debe darle consejos, vigilarlo las veinticuatro horas del día para que no termine muerto o en otro plano dimensional, salvarlo cuando mete la pata…
¿Y todo para qué? Para morir antes del clímax de la historia. 
Sí, en el 80% de los casos, el Obi-Wan muere; en el otro 20%, solo desaparece (secuestrado, por medios mágicos, etc). Su objetivo no es sobrevivir, sino entrenar al protagonista y pasar la antorcha. Si permanece a su lado por demasiado tiempo, el protagonista nunca asumirá las responsabilidades que conlleva ser un verdadero héroe. Lo más común es que muera de forma trágica y el protagonista jure venganza, para luego asumir su verdadero rol en la historia.

Ejemplos

  • Obi-Wan: bueno, lo puse en el título por algo.
  • Dumbledore, de la serie Harry Potter, es un Obi-Wan de la variedad excéntrica. Cierto, está algo tostado, pero la mayoría de la gente habla de él con asombro, y no olvidemos que es el único al que Voldemort le tiene miedo. 
  • Shehyn, de El temor de un hombre sabio, es la cabeza de una escuela de guerreros legendarios. La mayoría de dichos guerreros usan rojo para que sus enemigos no los vean sangrar. Shehyn usa |blanco, porque un enemigo que la haga sangrar merece el honor de saberlo|.
  • Altair y Ezio de Assassins Creed se convierten eventualmente en mentores.

2 comentarios

Deja un comentario
  • Por casualidad, ¿conoces la senda del héroe? Esta relacionado con lo que mencionas.
    Brandon Sanderson, refiriéndose a como muchos de los escritores de Fantasía Épica siguen el camino del héroe a rajatabla, lo definió como ''Síndrome de Campbell''.

    Fue Campbell el que estableció lo del camino del héroe…Creo que originalmente fue en un estudio de las mitologías…Pero es perfectamente aplicable en la fantasía:

    a)El héroe es un joven leñador o granjero. Vive tranquilo y feliz en su mediocridad.
    b)De repente, sucede algo que irrumpe en su mundo. Posiblemente sus padres mueran. Un viejo conocido (Un anciano, o el padre, algún extraño e interesante desconocido en algunos casos) le contara que esos eran sus padres adoptivos. En realidad, es el hijo perdido del rey/es no se quien reencarnado/etc, y esta destinado (Preferentemente por una profecía) a ser el héroe.
    c)El héroe no se siente preparado, cree que todo es un chiste. Rechaza. Pero como dije, la muerte de sus padres, o la destrucción de su pueblo, y la persecución de malos malosos lo empuja a la aventura sin otra opción.
    d)El viejo conocido lo salva y se lo lleva de viaje. Le va contando poco a poco la verdad, van averiguando mas, lo va entrenando. Al final, muere por los malos malosos.
    e)El héroe logra escapar. Con sus conocimientos, y cumpliendo su destino, consigue la super arma/magia.
    f)Con la super arma (O super magia) derrota al enemigo, cumpliendo la profecía.
    g)Posiblemente retorna al hogar, ahora siendo un conocedor del mundo, en nada parecido al joven ingenuo de antes.

    Como veras, muchos libros de fantasía siguen esa estructura. Una parte del proceso es la muerte del mentor, como bien mencionas. Como ejemplos mas rajatablas de esto: Los primeros libros de la Rueda del Tiempo (Moraine ocupa el rol de mentora, en cierto momento, en el primer libro, remplazada por Thom Merrillin), de Robert Jordan. Luego, la Espada de la Verdad, de Terry Goodking (El mentor es el viejo mago este, cuyo nombre no recuerdo…supuestamente muere, luego el escritor creo que lo resucita).
    También Harry Potter sigue bastante la estructura. El Señor de los Anillos en cierta forma, pero no totalmente. El Hobbit lo hace bastante, creo yo.

    Y hay muchos otros ejemplos.
    Como dato curioso, Brandon Sanderson combate ferozmente al Síndrome de Campbell. En muchos de sus libros se puede ver como sigue fielmente la senda del héroe para luego dar vuelta todo, como si Brandon se burlase de la propia senda. Un ejemplo es Nacidos de la Bruma, donde, no recuerdo si en el segundo libro, cuando la protagonista esta a punto de conseguir la ''Super arma'' antes mencionada…Bueno, que sorpresita que me lleve. Pese a todas las criticas negativas que se le pueden tirar a Brandon, detalles como esos lo ensalzan por encima de muchos otros escritores.

    En fin, saludos, muy interesante tu blog! Seguiré mirando 😉

    PD: También hay otras estructuras reconocibles en fantasía, una es la tan usada en sagas literarias que son usadas para dar sustento y promocionar a universos de rol, tipo D&D, donde los protagonistas siempre son varios, usualmente un mago, un guerrero, un ladrón, etc. Tipo Dragonlance, Reinos Olvidados…
    Otra estructura, que creo que surgió con Terramar, de Ursula Le Guin, es la de la ''Academia de magos''. Usualmente un adolescente/joven que tiene poderes sobrenaturales, por lo cual son diferentes al resto de las personas (Siempre considere que este tipo de lecturas tienen éxito por la empatía que generan con los adolescentes de baja autoestima que se creen diferentes y fantasean con tener alguna habilidad que los haga superiores a los demás), con esta estructura se puede reconocer principalmente a Harry Potter, a Crónicas del Asesino de Reyes, de Patrick Rothfuss, Crónicas del Mago Negro, de Trudi Canavan, etc.
    Saludos!

    • Definitivamente la conozco, y es bastante común en fantasía (bueno, viene de un estudio de relatos mitológicos, por lo que no sorprende. La fórmula funciona, pero intento evitarla porque, bueno, no me gustan las fórmulas. No obstante, es cierto que casi todos nosotros usamos alguna estructura predeterminada y arquetipos. Esto no es necesariamente malo, solo cuando se lleva a límites extremos.

      PD: No he leído nada de Brandon Sanderson, pero se ve interesante. A ver si encuentro Nacidos de la Bruma.

      ¡Nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.