Planificación literaria IV: el esquema

Pues llegamos al tema central, la entrada que explica en detalle la herramienta por la que los escritores de mapa resultan tan peculiares: el esquema. Sí, hay escritores que tras aplicar los primeros pasos prefieren seguir planificando, idear un esquema. ¿Pero qué es un esquema?

Un esquema es, básicamente, un documento que muestra en detalle los sucesos de una novela. De hecho, es una lista descriptiva que contiene todas las escenas que componen una obra en forma lineal. Por eso es importante saber cómo desarrollar una escena, para poder organizarlas en un esquema y poder escribirlas de forma efectiva.

Aquí es cuando la mayoría de los escritores gritan al cielo y condenan el hacer un esquema. Dicen que los esquemas limitan la creatividad, que una vez haces un esquema, tienes que seguirlo al pie de la letra, que sólo los que no pueden organizar sus pensamientos lo usan, que es imposible saber lo que va a pasar antes de escribirlo (ja) y un muy largo etcétera.

La mayoría de estos raciocinios son sólo mitos. No, un esquema no limita la creatividad; no, no tienes que seguir un esquema al pie de la letra; no, no sólo lo usan los que no pueden organizar las cosas en sus cabezas; no, no es imposible saber lo que va a pasar antes de escribirlo. Un esquema es una herramienta para evaluar la validez de un arco argumental antes de ponerse a escribir (y así evitar callejones sin salida), para experimentar de forma relativamente segura sin haber escrito 10.000 palabras que se irán a la basura.

El esquema no es un mapa, es una sugerencia. Admitámoslo, las cosas cambian día a día. Algo que no se te ocurrió al primer día de planificación puedo venirte a mitad de la novela. De pronto se te ocurrió ese giro argumental épico que tanto estabas buscando; te entusiasma, te seduce. Con un esquema, puedes ver si ese giro argumental entra en conflicto con lo que ya habías establecido, con el final que tienes en mente, y evaluar si vale la pena cambiarlo o no (si es realmente épico, adelante, nada te impide ajustar ese esquema y seguir).

Antes de profundizar en cómo hacer un esquema para una novela, me gustaría aclarar que no todos procesamos información del mismo modo, por lo que no todos los esquemas funcionan para todos los escritores. Por lo tanto, presentaré varios tipos de esquema. Como ya he mencionado varias veces, lo importante de esto es explorar para dar con lo que nos funcione mejor.

Además, si sientes que el nivel de detalle te agobia, lo que debes hacer sencillamente es incluir menos cosas y descubrir más. Si el esquema se siente como un cinturón de castidad, lo estás haciendo mal.

Sin más, los tipos de esquema más populares:

El tradicional

Estos esquemas presentan información detallada en forma de lista, de manera tal que todas las escenas siguen un orden lineal. Este tipo de esquema sigue la estructura de los outlines tradicionales que usan los estudiantes a la hora de hacer un ensayo.

Escena 15
Lugar: el café de la esquina.
Personajes: Fulanito y Menganita.
Propósito: Complicar la relación entre José y Marta.
Tipo de escena:  Externa (diálogo, conflicto, punto focal)
a. José se encuentra con Marta en el café, emocionado porque piensa pedirle que se mude con él.
i. José se molesta porque Marta no para de hablar por el Whatsapp después de tanto tiempo sin verse.
ii. Ella no le pone mucha atención y no se muestra receptiva.
b. Marta suelta que se va a estudiar en la capital y que lo mejor sería dejarlo.
i. José la mira sin entender. Ella le muestra su carta de aceptación.
ii. Él intenta convencerla de que pueden tener una relación a distancia, de que irá a visitarla, pero ella no quiere.
iii. Marta le da un beso casto en la frente y se va chateando con el teléfono.
c. José abandona el restaurante con los hombros hundidos y las manos en los bolsillos.

La mayor ventaja de este tipo de esquema es que puede ser bastante detallado, ya que se pueden añadir tantas cosas como desee el escritor. Algunos, sin embargo, sentirán que la estructura tan rígida les es incómoda. Además, es difícil cambiar esquemas de este tipo una vez se empieza a escribir.

El letrero

Este tipo de esquema cuenta con una estructura más flexible para los escritores que no quieran tantos detalles para poder descubrir mientras escriben. Sólo se trata de rellenar espacios con lo crucial en una libreta. Por ejemplo:

Escena 15
Lugar: el café de la esquina.
Personajes: José y Marta.
Objetivo: complicar la relación entre José Marta.
Tipo de escena: Externa (diálogo, conflicto, giro argumental)
Sinopsis: José se encuentra con Marta en el café de la esquina. Le va a pedir que se mude con él, pero Marta no se muestra receptiva y no le da la oportunidad de hablar en serio. Entonces ella dice que se va a estudiar a la capital y lo mejor sería dejarlo.

Su principal ventaja es que no es para nada estricto, a diferencia del esquema tradicional. También requiere de menos detalles, por lo que a los escritores que les gusta descubrir mientras escriben podrán preferir este método. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muy pocos detalles podrían llevar a un callejón sin salida sin que el escritor se de cuenta hasta haber escrito bastante.

Tarjetas

Cómo hacer un esquema para una novela

Este método implica usar fichas bibliográficas de esas que usábamos en la escuela para organizar nuestras escenas. Es excelente para los que no aprenden de forma tan lineal, sino visual y táctil, ya que permite reorganizar todo con suma facilidad. Además, si tienes espacio y un tablón de corcho, puedes pegarlas todas y tener todo a la vista, sin mencionar que también puedes pegar fotos que te ayuden a describir la ambientación y notas.

Este tipo de esquema es sumamente portátil, pero si la novela es bastante larga, puedes terminar con un montón de fichas que ocupan mucho espacio. Sin mencionar que si las pierdes, pues… ay. No las pierdas.

Hay programas que sirven la función de tablón de corcho. El espacio en bits es ilimitado, pero con una pantalla pierdes una de las mayores ventajas del método: tener todo a la vista en cualquier momento. Claro, viene a cambio de que es mucho más difícil perder un archivo que un montón de tarjetas.

Tabla de Excel

Este método usa hojas de cálculo para hacer un esquema. Necesitas al menos dos columnas, aunque la verdad es que puedes añadir tantas como prefieras dependiendo del nivel de detalle que necesites. En la primera columna puedes colocar las categorías que necesites y en la otra añades los detalles. Por ejemplo:

Escena 15
Personajes José y Marta
Objetivo Complicar la relación entre José y Marta
Sinopsis José se encuentra con Marta en el café de la esquina. Le va a pedir que se mude con él, pero Marta no se muestra receptiva y no le da la oportunidad de hablar en serio. Entonces ella dice que se va a estudiar a la capital y lo mejor sería dejarlo.

Con este método tienes la ventaja de tener todo tu contenido prácticamente a salvo (si tienes la previsión de respaldarlo de varias formas). Con algunos trucos de Excel, puedes añadir colores para marcar eventos importantes. Además, puede que no tengas todo a la vista como con el método de las tarjetas, pero una hoja de cálculo en Excel es prácticamente infinita, por lo que todo estará en la misma hoja de cálculo sin necesidad de pasar página ni nada. Bastará usar ctrl + F para llegar a un punto específico.

Hay muchos más tipos de esquema y las variaciones son infinitas, pero estos son los más populares. Intenta experimentar con el que más te llame la atención y vaya con tu forma de procesar información. Recuerda también que debes añadir detalles sin sentirte agobiado. La idea de gastar tiempo haciendo un esquema es ahorrarte mucho más tiempo en el proceso de escritura, pero si añades demasiado y además te sientes incómodo con eso, no lo hagas. Haz sólo lo necesario para poder escribir. El esquema ha de ser una herramienta flexible que te haga la vida más fácil, no que te la complique.

Ya nos acercamos al final. En la próxima entrada, hablaré de otras herramientas de gran utilidad, tales como mapas para los escritores de fantasía (sí, esto también cuenta como planificación).

4 comentarios

Deja un comentario
  • Me ha resultado muy gracioso leer este post, porque me ha recordado todas las veces que he intentado hacer un esquema. Siempre comienzo poniendo puntos y frases cortas y escuetas y al final, sin darme cuenta, he escrito en un mismo punto una escena enterita (por lo general la primera de la historia) xD.

    De todas formas, muchas gracias por lanzarnos estos salvavidas, no sabes cómo me están ayudando.

    ¡Muchos besos!

  • Muchas gracias por estas ideas que los que empezamos no conocemos. Muy bien explicado y sencillo de entender.

    Mi intención es empezar un esquema en excel pero me surge una duda. Comentas que en la segunda tabla debemos poner las respuestas. ¿A que te refieres?

    De nuevo gracias!

    • Hola. Me refiero a que el esquema se puede hacer de cualquier manera, pero se suele hacer con dos columnas: en la primera se colocan ciertas etiquetas o categorías, como Número de escena, Personajes, Sinopsis, etc., mientras que en la segunda se rellenan los detalles de estas etiquetas. Fíjate en el ejemplo por si te queda alguna duda 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.