Mi forma de planificar una novela

Aprovechando que terminé la primera parte de Los moradores del cielo y ya tengo el Camp NaNoWriMo encima, creo que es hora de explicar el método que uso para planificar una novela. Es algo que quería hacer después de haber escrito sobre la planificación literaria en general para que nadie se sintiera influenciado a hacer las cosas a mi modo, por así decirlo. Esto de planificar una novela es muy personal y lleva algo de tiempo dar con los métodos más adecuados a la forma de ser del escritor. Si no has leído esas entradas, sugiero que empieces por ahí.

Sin más, mi forma de planificar una novela.

1) Generar ideas (por toneladas)

Una novela empieza con una idea que rápidamente llega a otras. Probablemente tenga una historia que no me deja en paz ni para dormir, por lo que tengo una idea general de lo que ocurre, pero no un argumento. Lo primero que hago es escribir una oración sinopsis que describa lo que va a pasar. Algo así como “un hombre que al dormir despierta en otro mundo donde tiene una identidad diferente”.

Tengo cierta dirección ahora, al menos un inicio. Además de eso, tengo una sopa de ideas que necesitan ser encajadas en un argumento lógico, pero en este preciso momento es muy temprano para eso. Muchas de esas ideas son inconexas (algunas ni llegarán a formar parte de la novela) y hay pozos negros del tamaño del lago Titicaca. Hay que rellenar un poco esos huecos antes de organizar nada.

Tormenta de ideas. Descripción gráfica.

Lo que hago es sentarme con una libreta y hacer una sesión de tormenta de ideas. Básicamente, si tengo una idea que me gusta y debo llegar de esa idea a otra, me hago unas preguntas: ¿por qué pasa? y ¿cómo pasa? Lápiz en mano me pongo a escribir lo que sea que mi cerebro decida lanzar sin pensar en calidad literaria, ni gramática ni puntuación. Esto se trata de producir la mayor cantidad de ideas sin el efecto inhibidor de nuestro editor interno.

Incluso sin la influencia de ese editor interno, el cerebro es un órgano que prefiere generar ideas de forma lógica, por lo que una vez halle una idea que le resulte una consecuencia plausible de otra, sigue el mismo hilo hasta llegar al punto al que queríamos llegar. Bingo, desaparece el lago Titicaca.

Repito lo mismo con los otros puntos hasta tener una serie de ideas que podrían funcionar bien juntas.

2) Añadir una estructura

Hasta ahora tengo un montón de ideas escritas en varias hojas de papel y muchas más en la cabeza. He logrado rellenar algunos agujeros, pero no puedo seguir sin tener una estructura sólida. Es exactamente la misma estructura que se ha venido usando por milenios, y es por algo: porque funciona. Esto es lo que necesito:

Inicio
Nudo
Desenlace

¡Tan simple! Pero no puedo descuidar la estructura. Esto es como construir una casa, no hay que comprar materiales de mala calidad ni dedicarse mucho al techo cuando los cimientos apenas aguantan las paredes. Si algo se hace mal, la casa se desploma, o al menos se pone fea muy rápido.

Así que lo que hago ahora es volver a la libreta y escribir lo que tengo, tomando en cuenta qué escenas necesito al inicio para impulsar al protagonista a la acción, qué necesito en el nudo para complicar su camino y el de otros, y qué necesito al final para resolver el conflicto. (Como nota al margen, me gusta empezar por el final).

Mis primeras anotaciones son muy desordenadas (y además tengo letra de doctor que ni yo entiendo a veces), por lo que me tomo el tiempo de escribir una lista estructurada con los puntos argumentales que necesito con letra más legible (también podría usar un procesador de texto, pero nada como una libreta para esto aunque mi letra sea tan fea).

3) Desarrollo los personajes

Ahora necesito personajes. Claro, muchos aparecieron en mi cabeza antes de que escribiera mi primera nota y tuvieron mención de honor en esa libreta llena de garabatos, pero los personajes son especiales. La trama les ocurre a ellos, sino es sólo una historia en la que no tienen participación y son sólo pedazos de cartón.

Me atrevo a decir que esta es mi parte favorita, eso de hacer fichas de personajes. La verdad es que no sé si los creo o si ellos mismos emergen; quizá sea ambas cosas, pero necesito conocerles para saber si la historia funciona. Si al final pongo que un tipo se sacrifica por una niña de cinco años pero ese tipo no ha salvado a nadie en su vida, se sentirá raro a menos que haya un motivo por dicho comportamiento. Y más me vale saber ese motivo.

Para facilitarme la vida, uso el método descrito en Cómo evitar una Mary Sue. Es bastante largo, pero me siento cómoda con él. Los personajes principales llevan más trabajo, por supuesto. Son los que tienen más tiempo de exposición, pero también están los “aces” o “jugadores estrella”, que son los que hacen temblar el mundo y tienen influencia sobre la trama sin llegar a ser más que personajes secundarios, como Dumbledore.

4) Lista detallada, sinopsis y más ideas

Ahora que sé bastante bien de qué va esta novela, hago una sinopsis con los puntos más importantes, la cual no abarca más de 250 palabras. Esto me ayudará a mantenerme encauzada.

También tengo que trabajar en otra cosa. En el paso 2, probablemente aparecieron más agujeros que hay que rellenar, pero no lo hago hasta tener a los personajes claros. Así que ahora vuelvo a abrir la libreta y hacer una tormenta de ideas para rellenar esos agujeros y con esto hago una lista detallada aún más grande.

5) El esquema

Sé de escritores que hacen esquemas bastante detallados para sus novelas, pero yo prefiero algo más suelto que me de libertad de movimiento. Agarro un montón de fichas bibliográficas. Enfrente coloco la escena y atrás la sinopsis (admito que a veces me pongo floja y escribo como dos oraciones, pero siempre y cuando tenga lo más importante no tengo problemas). Luego pego todo a un tablón de corcho y admiro mi trabajo (y me sobreviene una mezcla de ansiedad y alegría al pensar en el trabajo que se me viene encima: escribir la novela).

Algunos creen que hacer el esquema es lo que más tarda, pero en realidad apenas me toma un par de días. El esquema se hace cuando ya se tienen las ideas bien claras, y tener las ideas claras con un cerebro ansioso por escribir es difícil. Más me toma generar ideas coherentes que hacer el esquema.

6) Información de trasfondo

Con todo el trabajo hecho hasta ahora, me puedo lanzar a escribir, pero prefiero dedicar una o dos horas más a explorar información de trasfondo. Para mí eso es importante porque lo que escribo es fantasía, lo cual implica que el lector se verá expuesto a culturas diferentes a la suya. Exploro esas culturas más o menos en detalle dependiendo de su relevancia, llegando incluso a crear lenguajes de ser necesario (hasta ahora sólo llevo uno, el accadio).

Y otra cosa que necesito a juro y porque sí es un mapa. Esto no sólo es para el lector, sino también para mí porque mi sentido de orientación es completamente nulo. De hecho, el mapa del universo de Los moradores del cielo lo hice como al décimo capítulo porque sabía lo mucho que me iba a perder sin él. Encuentro más fácil ver el mapa y escribir que escribir y luego hacer el mapa.

7) ¡A escribir!

¡Ahora sí! Tarde o temprano tenía que empezar a escribir y ahora, tras unas dos semanas de planificación, ya toca.  Muchas cosas cambian mientras escribo y sé que el primer borrador va a ser bien feo por más que me planifique, pero con este método disfruto mucho de la escritura y siento que no me desvío innecesariamente hacia frustrantes callejones sin salida.

Cómo encaja esto en Los moradores del cielo y el Camp NaNoWriMo

Los moradores del cielo es una historia con cuatro partes que por sí solas podrían ser novelas cortas (pero preferí juntarlas porque me gustan los libros con algo de peso en las manos). Lo que hice en este caso fue planificar todo a grosso y luego trabajé en la trama de cada parte antes de ponerme a escribirla. Es decir, planifiqué los sucesos más importantes a gran escala en toda la trama, luego planifiqué la primera parte y la escribí. Al termina, planifiqué la segunda parte en detalle y la escribí.

Ahora me toca la tercera. Me metí en el Camp NaNoWriMo, que ya está a la vuelta de la esquina y la verdad es que no me dará tiempo hacer el esquema, pero ayer llegué a Venezuela y en el aeropuerto hice mi sesión de tormenta de ideas y hoy trabajé en una lista detallada. Creo que en los dos días que me quedan para planificarme podré llegar lejos.

Estaré bien. Espero. Me tocaron excelentes compañeros de cabaña, así que al menos pasaré un buen rato mientras sufro.

7 comentarios

Deja un comentario
  • ¡¡Muchas gracias por compartir tu método!!

    Quería leerme primero las entradas anteriores sobre planificación literaria antes de ver ésta.

    Yo todavía no encuentro del todo mi método "ideal" de escritura, aunque cada vez me siento más cerca de encontrarlo.

    Los mapas son una parte muy importante para mí, sobre todo en las historias de fantasía. Incluso en una de ellas tengo no uno, si no varios mapas. Pero yo suelo hacerlos antes de empezar a escribir; en mi proceso suelen ir casi al mismo tiempo que las lluvias de ideas iniciales (claro que con el paso del tiempo voy modificando los mapas o agregándoles más detalles).

    Con tu entrada sobre los esquemas me di cuenta que no van mucho con mi forma de ser, al menos no me sentí inclinada a probar ninguno de ellos.

    Ahora que lo pienso… ¡tal vez los mapas sean los esquemas ideales para mí! (y no hablo de mapas mentales o conceptuales sino geográficos), me acabo de acordar que el esquema global de una historia lo tengo diseñado sobre un mapa de donde se desarrolla la historia poniendo números de acuerdo al orden en que el protagonista se desplaza por el mapa, y sacando notas dependiendo de lo que sucede en cada lugar. ¡Y hasta ahora me doy cuenta! XD!

    • Primera vez que oigo que un mapa podría ser un esquema, pero si vale, vale XD Para mí el mapa es tan necesario como el esquema, sino más. Me vuelvo loca sin él.

  • ¡Acabo de descubrir tu blog!
    He estado buscando algo que me explique lo que es un beta reader y ¡POR ESTAS HERMOSAS CASUALIDADES DE LA VIDA! he dado con tu blog. Bueno, después de eso comencé a indagar más y ¡Me he enamorado! El contenido me encanta. Soy escritora principiante y este blog me ha aclarado un montón de cosas y más.
    Ten por seguro que estaré más seguido por aquí 😀 Solo eso por el momento:D
    ¡Saludos!

  • Bueno, pues yo también me cuento entre los que han descubierto recientemente tu blog y te felicitan por él jejeje Muchas gracias por contarnos tu método de escritura y demás consejos para completar esos relatos que pululan por nuestras cabecitas. Seguiré tus próximas publicaciones con interés :-)

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar etiquetas y atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2016 Ana Katzen.